Estados Unidos le cae a cañonazos al "barco fantasma"

Estados Unidos le cae a cañonazos al "barco fantasma"
Fecha de publicación: 
5 Abril 2012
0

 

Un barco guardacostas de Estados Unidos disparó el jueves sus cañones contra un barco japonés que navegaba a la deriva desde que fue arrastrado a alta mar por el tsunami del año pasado, para detener así la trayectoria de la solitaria nave que flotaba por el océano Pacífico.

La Guardia Costera disparó contra el abandonado Ryou-Un Maru, de 50 metros (164 pies) de largo, en las aguas del Golfo de Alaska y a más de 240 kilómetros (150 millas) de tierra firme, dijo el portavoz Paul Webb. Añadió que tomaría por lo menos una hora que se hundiera.

El barco camaronero, sin luces ni sistema de comunicaciones, tiene un tanque que puede almacenar más de 7.500 litros (2.000 galones) de diesel. Las autoridades no sabían cuanto combustible quedaba a bordo.

De cualquier manera, el gobierno dijo que hundir la nave era la medida más segura ambientalmente hablando, que permitir que el barco siguiera sin rumbo, siendo un peligro potencial para otras embarcaciones. "Es menos riesgoso de lo que sería que choque contra la costa o el tráfico (marítimo)", dijo Webb.

El barco iba a ser desguazado cuando el terremoto azotó Japón, así que no llevaba carga a bordo, según Webb. Dijo que no sabe quién es el dueño del Ryou-Un Maru, que ha estado viajando cerca de kilómetro y medio (una milla) por hora en los últimos días.

Más temprano, Webb dijo que el guardacostas iba a disparar los cañones desde varios centenares de metros de distancia. El objetivo era hacer agujeros en el Ryou-Un Maru y hundirlo. La tripulación de un avión C-130 supervisó la operación.

La Administración Nacional para el Océano y la Atmósfera (NOAA por sus siglas en inglés), así como la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, estudiaron el problema y decidieron que era más seguro hundir la embarcación y dejar que el combustible se evapore en el agua.

La Guardia Costera advertirá a otros navíos que eviten pasar por la zona.

El barco ha viajado a la deriva desde Hokkaido, Japón, donde fue alcanzado por el tsunami que siguió al terremoto de magnitud 9 que azotó ese país en marzo de 2011.

Alrededor de cinco millones de toneladas de escombros fueron arrojados al océano por el tsunami.

El sismo de Japón provocó la peor crisis nuclear en el mundo desde el accidente de Chernóbil de 1986, pero las autoridades de salud y ambientales de Alaska han descartado temores por la posibilidad de que los escombros que lleguen a Alaska estén contaminados con radiación. Han colaborado con sus homólogos federales para evaluar el peligro representado por los escombros, incluido el material afectado por la crisis de la planta nucleoeléctrica de Fukushima, para saber si podrían afecta a pobladores, mariscos o fauna silvestre.

En enero, media decena de boyas que se presume eran de granjas de ostras de Japón aparecieron en Alaska y podrían ser de los primeros restos que llegan tras el tsunami.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video