Girón: Aquel regreso de los vencidos

Solapas principales

Girón: Aquel regreso de los vencidos
Fecha de publicación: 
22 Diciembre 2012
0

 

 

 

 

Un avión repleto de hombres que bajo la jefatura de la CIA invadieron Cuba en abril de 1961 llegó a Miami el 23 de diciembre de 1962, luego de estar prisioneros durante unos 20 meses.
 

De manera curiosa, y no obstante ese balance, fueron recibidos como héroes en esa localidad con fuerte presencia de la ultraderecha de origen cubano radicada en Estados Unidos.

 

Los recién llegados entonces aterrizaron en una base de la Fuerza Aérea de Homestead, “sintiéndose traicionados por la administración de John F. Kennedy”, al decir de El Nuevo Herald.

 

Trasladados al Auditorio Dinner Key, montaron un ruidoso y masivo encuentro con sus familiares, divulgado por la radio, prensa y televisión de Estados Unidos, así como de otros países.

 

Cinco días más tarde, Kennedy acompañado por su esposa Jackeline, también les brindó su bienvenida en el Stadium Orange Bowl, siempre rodeando a los derrotados por un escandaloso ambiente festivo.

 

Una periodista del Herald, Luisa Yánez, recordó este viernes que entre quienes así actuaban había una adolescente, Ninoska Pérez Castellón, quien esperaba a sus dos hermanos y un tío, los tres invasores.

 

“Recuerdo haber estado en ese auditorio repleto. Puedo realmente decir que como niña vi a esos hombres como mis primeros héroes. Todavía los veo así”, afirmó ahora Ninoska, casada con el hijo de un connotado asesino de la tiranía de Fulgencio Batista.

 

La periodista Yanez caracterizó lo sucedido como “una desastrosa invasión respaldada por la CIA” para derrocar al gobierno de dos años de Castro.

 

Y después, acogidas en las páginas de El Nuevo Herald, deslizó las que podrían ser sus dos más acertadas y lapidarias conclusiones:

Primera, de acuerdo a su lenguaje, que el regreso de esos luchadores también envió el sombrío mensaje de que los exiliados no recuperarán a Cuba.

 

Segunda, que en ese momento una realidad se hizo aún más patente: la comunidad de exiliados cubanos vino a Miami sin pasaje de regreso.

 

Un poco después de la catástrofe político-militar de Girón, también denominada Bahía de Cochinos, como la administración Kennedy aún negaba su participación en el hecho, surgió un titulado Comité Tractores por Prisioneros.

 

Ese grupo de trabajo llegó a ser encabezado al principio por la ex primera dama Eleanor Roosevelt, pero afrontó dificultades con algunos integrantes ultraderechistas del Congreso.

 

Por último esa tendencia logró imponerse con el argumento de que sería una mala idea proporcionarle equipos agrícolas nuevos a Fidel Castro que podría convertirlos en material de guerra.

 

Entonces saltó y se reiteró una interrogante: ¿cómo llevar a Cuba esas toneladas de artículos sin mezclar al gobierno de Washington?

 

Cuando asomaron las primeras posibilidades de llegar a un acuerdo con La Habana –sin mencionar a la Casa Blanca- se manejó la proposición de entregarle medicinas a través de la Cruz Roja Internacional.

 

El 23 de diciembre de 1962 aterrizaba en Miami el primer vuelo procedente de Cuba que trasladaba a quienes la CIA –como se admitió- envió a su nación de origen para liberarla bajo ese signo.

 

Para este sábado han convocado una reunión de los llamados supervivientes en el museo de la brigada, que en estos momentos los recibirá cuando ya tienen o bordean entre los 70 y 80 años de edad.

Ahora en Miami al recordar el suceso hablan de todo, menos del verdadero significado de un fracaso que todavía despluma la historia de Washington en esta parte del mundo.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video