Nuevo reporte acentúa incoherencias sobre ataque en Bengasi

Nuevo reporte acentúa incoherencias sobre ataque en Bengasi
Fecha de publicación: 
10 Noviembre 2012
0

 

El Pentágono acentuó hoy las incoherencias sobre el ataque contra un consulado en Libia, al asegurar que las tropas estadounidenses desplegadas en África demoraron en dar una respuesta aunque supieron del incidente a tiempo.

 

Según un nuevo reporte de esa institución, el comando de Estados Unidos en esa zona ordenó a un avión sin piloto a sobrevolar la sede diplomática de Bengasi el pasado 11 de septiembre, pero tardó una hora en llegar.

 

Luego notificaron del ataque al secretario de Defensa, Leon Panetta, quien a su vez se reunió durante casi dos horas con el presidente estadounidense, Barack Obama, y el jefe del Estado Mayor, Martin Dempsey, en busca de posibles respuestas.

 

En medio de ese encuentro, supieron de que los sobrevivientes fueron evacuados y de la ausencia del embajador Christopher Stevens, cuyo cadáver apareció después en un hospital libio.

 

Esa información contrasta con recientes declaraciones de Panetta sobre la falta de información concreta para responder al incidente con celeridad.

 

"Teníamos pelotones rápidos en la región. Teníamos barcos fuera de Libia y estábamos preparados para enfrentar cualquier contingencia (...) pero el ataque se produjo tan rápido que no hubo oportunidad de saber realmente lo que estaba pasando", explicó el funcionario el pasado 26 de octubre.

 

Puntualizó que aunque los comandos militares de África estaban en alerta por el aniversario de los ataques terroristas ocurridos el 11 de septiembre de 2001, no podían movilizarse hasta confirmar los sucesos en Bengasi, donde murió Stevens y otros tres diplomáticos.

 

"El principio básico es que no se despliegan fuerzas hacia el peligro sin saber lo que está pasando, sin tener información en tiempo real sobre lo que está ocurriendo", defendió Panetta en una rueda de prensa.

 

El ataque en Bengasi encendió un debate político en Estados Unidos contra el gobierno de Obama a pocas semanas de los comicios del pasado día 6, cuando el dignatario demócrata salió reelecto para el periodo 2013-2017.

 

La oposición republicana aprovechó las contradicciones que rodean el caso para censurar con más fuerza la política exterior de Obama, considerada la mayor fortaleza de su gestión, y acusar a su administración de engañar a los ciudadanos.

 

En un inicio la Casa Blanca vinculó el suceso con protestas populares contra un filme antimusulmán y luego lo atribuyó a militantes de la red Al Qaeda en el norte de África.

 

Además, Obama y la secretaria de Estado, Hillary Clinton, compartieron la culpa por no garantizar mayor seguridad a la sede diplomática de Bengasi y prevenir el atentado, ante los constantes reclamos del embajador Stevens por supuestas amenazas allí y el aumento del extremismo islámico en Libia.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video