miércoles, 14 noviembre 2018, 15:32
Sábado, 14 Abril 2018 11:19

Tocar madera, el aldabonazo de Ares (+ Fotos)

Escrito por  Paquita Armas Fonseca/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(2 votos)

No soy especialista en artes plásticas, sencillamente disfruto o no de una obra. Pero rara vez me sucede lo que este viernes en la galería Villa Manuela de la UNEAC, el asombro siempre caminó conmigo.



Conozco al Dr Arístides Hernández Guerrero desde los años ochenta, cuando ejercía sistemáticamente como siquiatra en el Hospital Calixto García, a la par que publicaba sus “gordos”, agudas caricaturas primero en La aspirina, el Dedeté y luego en otros medios. Es uno de los caricaturistas cubanos más premiados nacional e internacionalmente. La plumilla, la cartulina, el blanco y negro, fueron los primeros componentes de sus piezas, luego incorporó colores y después el lienzo.

Cuando años atrás me comentó que dejaría de ejercer la medicina (psiquiatra y loco será hasta la muerte) y luego que iniciaba una carrera de pintor, no aposté por esa decisión. Tal vez soy conservadora en los cambios, o quizás gustaba (gusto) de los gordos filósofos creados con líneas y apenas fondo, o, necesito un siquiatra al alcance de la mano.

Pero siempre lo sigo, quizás no voy a todas sus exposiciones, pero sé en lo que anda. Ahora esa muestra, Tocar madera, (perdónenme especialistas en artes plásticas) fue un aldabonazo en mi mentón, me noqueó, aunque todos los invitados (Ares tiene tremendo poder de convocatoria) mostraban satisfacción en sus rostros, algunos como yo respiraban asombro.

Ares le canta a los girasoles, a José Martí, a La Habana, a Buda, a nuestro escudo nacional, a Cristo y casi todas las piezas son en acrílico y metal sobre madera, con un montaje exquisito. Me llamó la atención Habana 6AM, una instalación, que reproduce los edificios de nuestra capital en un amanecer, con un aldabón iluminado, metálico en forma de mano, colgando del cielo que creó el artista. Me contó como lo hizo, fue un trabajo de meses y la exposición la empezó dos años atrás, ¡¡¡se nota!!!

El crítico David Mateo, dice en el catálogo sobre Tocar madera que “pone a prueba ahora la capacidad expansiva de sus fórmulas y artificios artísticos. Procedimientos inusuales en su trayectoria creativa como la instalación, la re contextualización objetual o la pintura sobre madera, se utilizan a cuenta y riesgo en esta curaduría  sin que se pierda la sustancia de un perfil iconográfico o las pautas de asociación compositiva”.

Vale la pena visitar Villa Manuela para reencontrarnos con un Ares más maduro, un poco introspectivo porque como dice David, “la elección del aldabón como símbolo mediador entre la mayoría de las piezas, objeto asociado a nuestro imaginero arquitectónico, -y de manera metafórica también- a ciertos momentos de tensión histórica en la Isla, no hace otra cosa que reafirmar la perentoriedad, el alcance, de las interrogantes y conjeturas sostenidas por el artista”.

alt


alt


alt


alt

Visto 763 veces Modificado por última vez en Domingo, 15 Abril 2018 05:12

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar