martes, 24 abril 2018, 12:35
Lunes, 16 Abril 2018 06:09

CRÓNICAS BIEN CORTAS: ¡Sonría, señorita vendedora!

Escrito por  Yuris Nórido/CubaSí
Valora este artículo
(12 votos)
¿Qué culpa tengo yo, humilde cliente, de que usted tenga un mal día? ¿Por qué tengo que soportar sus malos tratos y su mala cara?

Los fines de semana, particularmente los sábados por la mañana, las colas en los mercados suelen ser desesperantes. No soporto hacer una fila de más de diez minutos, pero la última vez no tuve remedio: tenía que comprar pollo.

Me gustaría saber en qué curso de técnicas comerciales aprendieron sus mañas los empleados de tantas tiendas habaneras. Un empleado hace de portero, regula la entrada. Dentro del recinto solo puede haber 10 clientes (aunque sin apretarse caben 20). El nuevo grupo puede entrar solo cuando ya se ha vaciado el mercado. El portero explica que si entran antes, tendrán que hacer la cola frente a la caja para pagar, que nos está ahorrando una molestia (como si no fuera una molestia mayor esperar de pie al sol, afuera).

Y hablando de cajas: cuando por fin entras, de las dos cajas, solo está funcionando una... ¡porque falta personal! Y hay una empleada sentada al lado de las cestas, cuya única función es dártelas (como si uno no tuviera manos para cogerlas); y hay otra empleada que «vela» en el pasillo (no vaya a ser que alguien se meta un pomo de mayonesa debajo de la camisa); y hay otra empleada que está detrás de la que cobra en la única caja disponible, para alcanzarle las jabas... Insisto: ¿En qué curso de técnicas comerciales aprendieron esa manera de organizar la fuerza laboral?

Cuando por fin escojo el pollo, cuando hago otra cola para pagar, cuando me lo cobran, me lo empaquetan en una bolsa pequeña, sin asas... y cuando pido una bolsa más grande (que las hay), porque voy lejos y el pollo está congelado, la dependiente me dice que lo siente, pero que las bolsas grandes son para los que compren más de un producto.


Al señor que estaba delante de mí le tocó jaba grande, porque además del pollo, compró dos pomos de refresco. Pero a él no le gustó la forma en que la empleada lo trató al cobrarle: «¡Ahí le faltan 15 centavos!» Sin mirarle a la cara, con desgano nada disimulado. El señor buscó los 15 centavos y le dijo, con estudiada amabilidad: «¡Sonría, señorita vendedora! Usted está aquí para sonreír, para prestar un servicio con placer». Ella siguió en lo suyo. Ni siquiera se molestó en responderle...  

Visto 820 veces Modificado por última vez en Martes, 24 Abril 2018 12:03

Artículos relacionados (por etiqueta)

Comentarios  

 
#27 José F Mastrapa E 23-04-2018 16:05
Parece que el tema es Nacional. Pregunto: Si usted se disgusta con el mal trato habitual de los dependientes de una tienda a qué otra acudirá para que no le pase igual? Respuesta: A ninguna. La Habana es la capital del mal trato y de la falta de ética de los comerciantes que parecen ser muy eficientes en el tema de ser tan malos y sobrevivir.
 
 
#26 Tony. 23-04-2018 16:05
Laura Deniss, yo también soy de Santa Clara y..... estoy de acuerdo contigo, tienes toda la razón. Y este es un mal del que no escapa ningún municipio de Cuba. ¿Hasta cuándo?.
 
 
#25 #yany# 23-04-2018 10:03
..... y aquí en Bayamo que me cuentan, las dependientas no te miran a los ojos creen que lo que están haciendo es un favor, si te miran lo hacen con altanería y no paran de masticar chicle y parecen una quincallera llenas de pulsas, anillos, aretes y uñas largas que apenas pueden darte el vuelto si se les cae en la mesa y encima de todo esto hay que aguantarles su mala cara
 
 
#24 Amaury 23-04-2018 08:58
Creo que en Cienfuegos sólo se puede excluir de la mala atención a una vendedora de la tienda "El Paraíso", ella trabaja a la entrada en un departamento de perfumería. De verdad que es única, todo lo contrario a las que trabajan en una tienda que se llama "La Eureka" donde he visto el mal trato a la orden del día, dependientes que te atienden sentados o que están conversando entre ellos y no les interesa atender al cliente, total, de lo que venden, nada va para su bolsillo y les da lo mismo que se venda o no.
Pero lo triste del caso es que ningún directivo se preocupa de por qué su centro no deja de tener tan mala opinión de la población, mucho caché y elegancia y la tienda al garete. Revísense que ya es hora.
 
 
#23 chusma 19-04-2018 07:22
Amigo en manzanillo esta duro , las dependiente ni una palabra , y las jabas a 2.00 pesos mn en la calle y con el nombre de TRD caribe .
 
 
#22 yanerys 18-04-2018 13:35
Yuris el articulo esta muy bueno, es verdad que las dependientes no todas, pero la mayoria no te atienden como deberia de ser, te tratan con arrogancia y si le preguntas dos veces la misma pregunta dos veces porque la primera ves no escuchastes te hablan con mala forma y te dan malas contestas. Pero bueno esta situacion viene desde hace rato y nunca se acaba
 
 
#21 LAURA DENISS 18-04-2018 11:56
Amigo..... si te sirve de consuelo..... en Santa Clara tampoco se donde pasan el curso de técnicas comerciales la mayoria de los dependientes de las Tiendas.....
 
 
#20 marianela 18-04-2018 11:06
Estoy de acuerdo con el periodista Yuris. Y no necesariamente hay que identificar el establecimiento ni los dependientes o cajeros, pues sin ser absolutos para no ser tampoco injustos, sucede en la mayoría de las tiendas todas estas barbaridades descritas. Para nadie es una excepción esta anecdota, lo padecemos todos.
 
 
#19 Midy 18-04-2018 10:40
Que hacen los Directivos y las instituciones administrativas de este sector con tanta indisciplina, hasta cuando sera esto
 
 
#18 Midy 18-04-2018 10:37
Soy Matancera, pero recorro por mi empresa casi todo el país y en Matanzas y la Habana, es donde más se ve la falta de amabilidad y de educación que tienen los dependientes de las tiendas y los mercados, cualquiera diría que están en un centro penitenciario, te miran.... cuando lo hacen por supuesto con mala cara, no les pasa que se detienen en el mostrador y nadie les pregunta cómo debía ser.
¿Buenos días, le puedo ayudar en algo?
Será mucho trabajo ser atento y educado.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar