Eusebio Leal: eternamente agradecidos

Solapas principales

Eusebio Leal: eternamente agradecidos
Fecha de publicación: 
31 Julio 2020
9
Imagen principal: 

En La Habana, en la ciudad en que nació hace 77 años, ha muerto Eusebio Leal Spengler. Ha muerto en la ciudad que recorrió una y otra vez, en la ciudad que narró en interesantes alocuciones, en la ciudad a la que se consagró en cuerpo, mente y alma.

Nadie podrá poner en duda la magnitud de la obra de Eusebio Leal: es concreción maravillosa, piedra sobre piedra; es aporte indiscutible, material y espiritual, a la calidad de vida de muchos cubanos. Él cumplió con creces la divisa martiana de que honrar honra. Honrar ha sido su itinerario.

La enfermedad que lo azotó en los últimos años no venció su determinación titánica de resistir. Y de resistir creando. Por cuestiones de salud no pudo asistir a actos importantes del aniversario 500 de La Habana, pero tan grande había sido su impronta en esas celebraciones, que la ciudad toda le rindió homenaje.

Admiración, respeto, cariño de todo un pueblo: Eusebio Leal era una de las más entrañables personalidades de la cultura cubana. Se ganó el reconocimiento unánime a golpe de trabajo y por una ejecutoria sostenida en la ética y la lealtad a principios irrenunciables.

Era voz impresicindible de nuestra República de las ideas, polemista agudo y respetuoso, orador extraordinario. En años de profundos debates sobre el devenir de la nación, sobre los desafíos comunes de nuestro futuro, él fue siempre guía y referente.

Amaba la historia, y no la concebía como simple crónica de acontecimientos: estaba convencido de su importancia para asumir los retos de la contemporaneidad. Los pueblos se deben a su historia y la hacen todos los días: ese era su credo.

Doctor en Ciencias Históricas de la Universidad de La Habana; Máster en Estudios sobre América Latina, el Caribe y Cuba; Especialista en Ciencias Arqueológicas. Miembro de academias de historia, la lengua y bellas artes de varios países, Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular en varias legislaturas, Embajador de Buena Voluntad de la Unesco. Decano de la Facultad «Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana», Profesor Emérito de la Universidad de La Habana, Presidente de la Red de Oficinas del Historiador y Conservador de las Ciudades Patrimoniales de Cuba, Presidente de Honor de la Sociedad Económica de Amigos del País. Historiador de La Habana: su hoja de servicios puede dar fe de una entrega que trasciende las fronteras de su patria.

Cuba le reconoció con altas distinciones y premios. Varios países le entregaron sus más altos honores. Universidades de todo el mundo lo titularon con doctorados Honoris Causa.

Pero Eusebio Leal se reafirmaba en su proverbial modestia. ¿Qué es un simple hombre en la gran encrucijada de los tiempos? —se preguntó un día.

Querido Eusebio, usted no fue un simple hombre. Usted abrió caminos. Usted construyó para la eternidad. Usted dejó discípulos agradecidos. Con usted estaremos siempre en deuda. 

Comentarios

Descanse en paz incansable luchador de la soberanía y la independencia de nuestro querida patria reflejado, evidenciado en su gran labor en favor de la historia de la nación cubana, del rescate de las ciudades patrimoniales en fin una extensa obra de infinito amor, pasión, compromiso con el presente y futuro de cuba, los agradecidos por todo lo que usted hizo nunca lo olvidaremos, hasta siempre padre historiador, porque usted nos enseñó amar a la historia, ante usted y sus restos mortales inclinaré siempre mi frente como muestra de respeto y admiración.
Descanse en paz incansable luchador de la soberanía y la independencia de nuestro querida patria reflejado, evidenciado en su gran labor en favor de la historia de la nación cubana, del rescate de las ciudades patrimoniales en fin una extensa obra de infinito amor, pasión, compromiso con el presente y futuro de cuba, los agradecidos por todo lo que usted hizo nunca lo olvidaremos, hasta siempre padre historiador, porque usted nos enseñó amar a la historia, ante usted y sus restos mortales inclinaré siempre mi frente como muestra de respeto y admiración.
Ñooooo que decir!!!!!! es dolorosa su perdida. Era simplemente extraordinario.
carlos@uebse.geysel.une.cu
"Él cumplió con creces la divisa martiana de que honrar honra". Muy bien dicho por el autor. Los cubanos nos enorgullecemos de haber tenido la oportunidad de tener a esa enciclopedia viviente con una oratoria increíble. Sus intervenciones son de hombre gigante, con una pasión infinita. Nos duele su muerte pero nos alegra su Vida.

Páginas

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video