Diagnóstico: La modelo del pintor tenía una tromboflebitis de seno

Solapas principales

Diagnóstico: La modelo del pintor tenía una tromboflebitis de seno
Por: 
Fecha de publicación: 
6 Julio 2020
0
Imagen principal: 

Un plano detalle de 'Betsabé con la carta de David' (1654), de Rembrandt, donde se aprecia la marca en una mama de la modelo (foto: Ansa)

El enigma médico que rodeó durante siglos a la pintura "Betsabé con la carta de David" (1654), de Rembrandt, fue develado por un experto italiano en enfermedades vasculares.

    La obra, admirada por millones de personas en el Museo de Louvre, muestra a una mujer desnuda con una prominente marca en su seno izquierdo, que hasta ahora había sido una incógnita. En el texto bíblico, Betsabé, esposa de Urías el Hitita y luego del rey David, es descrita como "bella y sana" pero no se puede decir lo mismo de la modelo que posó desnuda para Rembrandt. Hendrickie Stoffels, la modelo del pintor holandés que luego se convirtió en su compañera sentimental, sufría una patología bastante rara: una tromboflebitis en una vena superficial del seno.

    A esa conclusión arribó Paolo Zamboni, profesor en la Universidad de Ferrara y director del Centro de Emergencias de la Región Emilia-Romaña para Enfermedades Venosas y Linfáticas, conocido por sus estudios sobre el aporte quirúrgico vascular contra la esclerosis múltiple.

    La investigación del experto fue publicada en el Journal of Thrombosis and Haemostasis y surgió de una curiosidad nacida en el ámbito académico. "Hace 12 o 13 años, como docente de Harvard, tuve la ocasión de apreciar una lección en el primer año ligada a la observación de obras de arte, para estimular el espíritu de observación en los estudiantes de medicina", explicó Zamboni a ANSA. Una práctica que el catedrático llevó al ateneo de Ferrara "mejorándolo", es decir, mostrando a los estudiantes cuadros en los cuales podrían encontrar signos de enfermedades, casos clínicos o menos evidentes.

    Entre las 60 0 70 obras que Zamboni sometió a la mirada de sus estudiantes, entre ellas, de pintores como Piero della Francesca o Rembrandt, y en las cuales dejaron sin saberlo rastros de enfermedades, estaba "Betsabé con la carta de David".

    En este caso el enigma nacía de un detalle en el seno izquierdo de la mujer retratada, surcado por una marca irregular, levemente hinchado, de un color entre azulado y parduzco. Un detalle que llevó durante siglos a realizar distintas hipótesis, desde una mastititis a un carcinoma mamario. Ninguna de las propuestas había sido considerada clínicamente satisfactoria, hasta hoy.

    "Uno de los artículos científicos sobre el enigma había establecido, sobre una base biofísica, que la enfermedad de Betsabé no podía estar situada más profunda que a tres milímetros de la superficie de la piel, de lo contrario el pintor no hubiera podido percibirla visiblemente", explicó Zamboni.

    "Y por consiguiente reproducirla. Esos datos me hicieron pensar que Rembrandt hubiera podido representar la tromboflebitis de una vena superficial de una mama, una condición descrita por (el cirujano francés Henry) Mondor en 1939", añadió.

    La intuición llegó a instancias de un caso clínico real que el profesional había tenido en Ferrara.

    "En coincidencia, pocos días después de mis reflexiones encontré en el seno derecho de una paciente algo que reflejaba la mancha irregular azulada que está presente en el seno de Betsabé", contó Zamboni.
    Un caso sobre el cual las verificaciones clínicas confirmaron el diagnóstico de tromboflebitis y excluyó la hipótesis de cáncer o mastitis.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video