Covid-19: Los cuentos que vendrán

Solapas principales

Covid-19: Los cuentos que vendrán
Fecha de publicación: 
8 Abril 2020
2
Imagen principal: 
Foto: Pastor Batista/Invasor

Foto: Pastor Batista/Invasor

Nosotros contamos a nuestros hijos del período especial; ellos contarán a los suyos de estos tiempos de pandemia.

Y seguramente lo harán teniéndolos sentados sobre sus piernas, vistiéndolos de besos y abrazos, esos que ahora nadie puede dar.

Ahora mismo, quién sabe cuánta gente anda arrepintiéndose de no haber besado a alguien, de no haberle apretado contra su pecho cuando todavía era tiempo.

Por eso, cuando esta pesadilla pase, porque pasará, en el terreno de los afectos, me atrevo a aventurar que las cosas serán diferentes. Ese refrán al que todos hemos echado mano en algún momento: “hay más tiempo que vida”, quizás quede guardado en alguna gaveta, porque, con esta lección de la pandemia, ya aprendimos que no siempre hay tiempo para el después, y que cuando el beso está latiendo entre los labios, hay que darlo.

No me refiero únicamente a las parejas, hablo de ese amor grande que incluye el decirle a tu amigo, a tu vecino, a tu compañero de trabajo, cuánto lo quieres o lo admiras, sin dejarlo para luego.

Felizmente, no hemos dejado para luego el decirles a nuestros médicos, enfermeras, y a todo el personal de salud de esta Isla cuánto les queremos, cuán agradecidos les estamos, y que nos sentimos orgullosos de mirarles alzando la cabeza, como si estuviéramos hablando con gigantes… porque eso son.

Nuestros hijos contarán a los suyos —a nuestros nietos— de esos cubanos de bata blanca que arriesgaban cada minuto sus vidas por salvar las de coterráneos que nunca habían visto, incluyendo, quizás, a aquel que un día no quiso darle botella u olvidó darle las gracias al salir del consultorio.

Surgirán nuevas formas de hablar del amor, y de esas les contarán. Porque cuando alguien de quien solo ves los ojos se acerca para salvar a otro alguien de quien solo ve los ojos, el amor empieza a andar por una dimensión nueva, sobrecogedora en su grandeza.

De esa contarán nuestros hijos a sus hijos aún por nacer, en un mundo que, necesariamente, tendrá que ser mejor.

Comentarios

"ME QUEDÉ SIN PALABRAS" y no pude evitar las lágrimas en mis ojos y un profundo dolor en el Corazón cuando escuché al Ministro de Salud Pública informar de los 25 trabajadores de la Salud infectados con el Covid-19. RESISTAN....pronto los volveremos a ver y escucharemos sus testimonios.
Parra
Palabras sobrecogedoras. Yo misma tengo 2 hijos: hembra y varón, y tengo q estar encima de ellos todo el tiempo pq a la hembra le gusta mucho besar la frente de su hermano; y a éste jugar de mano con ella. La necesidad de estar encerrados en casa los pone ansiosos. De a poco me hacen caso y luego se les olvida. Es q c quieren y luego se pelean como todo lo hermanos q son. Es amor.
lindalba86@nauta.cu

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

Infografía

Video