CRÓNICAS BIEN CORTAS: El pueblo de Alicia

Solapas principales

CRÓNICAS BIEN CORTAS: El pueblo de Alicia
Fecha de publicación: 
19 Octubre 2019
0
Imagen principal: 


Desde San Agustín vino bien temprano, se levantó de madrugada, tomó un ómnibus repleto. Debe tener más de setenta años, es una mujer encorvada: «Yo vi bailar a Alicia en el parque Lenin. Era como ver un espíritu. Fue uno de los grandes momentos de mi vida».

Se detuvo un momento frente al féretro e hizo una reverencia. Dice que quiso estudiar ballet, pero que no tenía las condiciones. Ahora es profesor en una Secundaria: «Ella es Cuba. Con ella bailábamos todos».

Estudia ballet en la escuela de Prado, acababa de hacer la guardia de honor, dice que un día será Giselle en este teatro y que para eso estudia: «Cada vez que veo un video de ella, en la escena de la locura, termino llorando. No podemos dejarla morir nunca».

Es primer bailarín del Ballet Nacional de Cuba. La llevó de la mano muchas veces en el escenario: «No hay palabras para describir lo que significa haber estado junto a ella tantas veces. Era una leyenda viva».

No debe haber cumplido cinco años, la trajeron vestida con un tutú: «¡Que viva Alicia siempre!»


 

Fotos: Yuris Nórido

alt

alt

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

Infografía

Video