Judo cubano: Después de Tokio, la ruta a los tatamis olímpicos pasa por…

Solapas principales

Judo cubano: Después de Tokio, la ruta a los tatamis olímpicos pasa por…
Fecha de publicación: 
7 Septiembre 2019
0
Imagen principal: 

Se trata del certamen del orbe previo a los Juegos Olímpicos de tokio 2020, en el mismo Nippon Budokan, con la presencia de casi la totalidad de los pesos pesados en cada una de las divisiones y en el caso de las potencias como Japón, Sudcorea, Francia, Rusia, Holanda, Brasil y otras, inscribiendo a dos figuras en no pocas divisiones.

Muchos, entre los que me incluyo, esperaban un mejor rendimiento de nuestros judocas en el Mundial de Tokio. Uno que estuviera en correspondencia con el quinto escaño en el medallero histórico, a razón de (20-24-41), y solo antecedida por Japón (153-92-109), Francia (56-36-79), Sudcorea (29-10-61), y China (21-13-22).

Pero no siempre las cosas son como las esperamos, y los análisis pasan por diversas variables.

En nuestro caso, se alistaron nueve efectivos, liderados por los recién proclamados campeones en los Juegos Panamericanos de Lima (sumaron 700 rayas a sus respectivos acumulados del ranking), Idalys Ortiz (+78 kg), Iván Silva (90), Maylín del Toro (63), Magdiel Estrada (73) y Andy Granda (+100), a quienes se sumaron Osniel Solís (66), Vanessa Godínez (48), Onix Cortés (70) y Kaliema Antomarchi (78).

En materia de balance, solo entre los hombres pudieron hacer la cruz, entiéndase ganar al menos un combate; Andy Granda (+100 kg), airoso por ippon ante Derek Sua, De Samoa, y luego víctima por esa misma vía del rumano Vladut Simionescu, contrario que parecía accesible pues más o menos exhibe un nivel similar al antillano. El europeo recala en el puesto 17-1 530 ptos, del escalafón rumbo a Tokio y Granda aparece en el 20-1 430; e Iván Silva.

Solís (39-724), y Estrada (27-1 163) sucumbieron en sus apariciones iniciales por ese orden ante el chino Ma Duanbin (46-588), y Behruzi Khojazoda (15-1 488), de Tayikistán.

Ahora bien, Silva, subtitular de la edición 2018, y séptimo escaño en esta oportunidad, merece otra atención, por el hecho de ser uno de los deportistas en los que están cifradas esperanzas de una posible presea bajo los cinco aros.
 
En tierras del Sol Naciente resolvió sus tres primeros combates por ippon, antes de ceder por idéntico veredicto con el anfitrión Scoichiro Mukai (6to-2 721 unidades). Luego en la repesca sucumbió por wazari frente al curtido húngaro Krisztián Tóth (4to-3 372).

Tal performance colocó a Silva con saldo de 30 sonrisas y ocho fracasos en lo que va de 2019, además de afianzarlo en la tercera plaza del escalafón (3 375 rayas) solo separado por tres puntos de Tóth.

Silva sumó 500 unidades con su ubicación mundialista, y respecto a la cita dialogó en exclusiva vía electrónica con CubaSí:

“Hermano, la competencia tuvo un nivel bien fuerte como se apreció. Perdí con el cuarto y el sexto del mundo, en esos combates no sucedió nada en particular, solo que a ese nivel cada pequeño error se paga con la derrota. Tácticamente no seguí al pie de la letra alguna que otra indicación y ellos supieron aprovechar mejor su momento”.

A propósito, ¿qué elementos pulirás de cara a futuras competencias?

“Creo que la esencia es buscar mejorar los aspectos tácticos, pues en lo físico estoy óptimo. Un año con más de 40 combates de calidad, randoris en los entrenamientos y campamentos previos a las competencias más importantes sin lesión da la medida de que estoy bien, además de que he logrado mantener estabilidad en mis resultados, así como ganado en seguridad respecto a mi repertorio técnico”.

Y sí que ha ganado y estabilizado el yumurino de solo 23 años y natural de colón en la provincia de Matanzas, pues según el sitio especializado www.judoinside.com Silva ha conseguido en lo que va de 2019 cuatro posiciones cimeras, dos terceros escaños y otros tantos séptimos en lides de prestigio.

¿Qué resta en el panorama competitivo antes de concluir el 2019?

“A final de año quedan Varios Grand Slam, el más reciente es el de Brasil en el próximo mes de Octubre, además de otros certámenes categoría Grand Prix. En el mundial confieso que después del concurso individual me salió un poco el cansancio acumulado. Menos de un mes entre los juegos Panamericanos y este de exigencia superior”.

alt
Idalys se consolida como seria aspirante a su segunda corona olímpica en Tokio, lo cual representaría su cuarta presea en línea bajo los cinco aros. Foto: Federación Internacional de Judo.

Las féminas e Idalys como vedette indiscutible

Idalys Ortiz es indiscutiblemente el referente del judo cubano, no exclusivamente de su escuadra femenina. Encaramada en la élite de su división desde el año 2007, en Tokio consiguió su octava presea universal, segunda de plata, además de poseer otros tantos oros y cuatro bronces.

Hablamos de una judoca que en este año atesora impecables 26-2 en su hoja de servicios y que sucumbió en la final por hansoku make, tres shidos ante la local Akira Sone, una de las poquísimas judocas ante las que Idalys ostenta balance negativo de 1-2.

Hablamos de que internacionalmente según el propio sitio www.judoinside.com en 307pleitos de categoría acumula 235 sonrisas y 72 fracasos, para un notorio 76.5% de efectividad. Además, comanda con autoridad (5 630 ptos) el escalafón rumbo a Tokio, donde justamente Sone (4 550) luego de agenciarse 2 000 unidades a domicilio, la secunda.

De nuestras otras representantes marcaron en el casillero de las victorias a razón de una per cápita Onix Cortés (70 kg) y Kaliema (78), pero ambas hincaron sus rodillas ne la segunda presentación. Kaliema ante la siempre difícil británica Natalie Powell, quien ha sido su verdugo en los dos duelos efectuados. Pese a que su resultado no se acercó a lo proyectado por Yordanis Arencibia y el resto del colectivo técnico, parece enrumbar hacia los Olímpicos, pues recala 8va-2 414 ptos en el ranking divisional.

También parece enrumbar hacia el mismo destino Maylin del Toro (63), amén de su fracaso tempranero en el Nippon Budokan. Maylin aparece en el 12-1 716, de su categoría.

Para quien el escenario parece un tanto más complicado en este minuto es para Cortés (45-416), urgida de rendimientos de relieve en los certámenes por venir si de escalar posiciones estamos hablando. Y en la peor de las ubicaciones (72-181) se encuentra Vanessa Godínez (48). La jovencita necesitará de un sprint biónico de rendimientos en aras de obtener un cupo en una división sumamente complicada.

Ese es el panorama. El judo antillano tiene en Tokio su horizonte crucial de los últimos cuatro años de trabajo. ¿Podrán hacerse de preseas o al menos representarnos con decoro todos los atletas proyectados? A la vuelta de mayo, y luego agosto, se sabrá.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

Infografía

Video