“Esta misión que acabo de cumplir es una deuda con Fidel”

Solapas principales

“Esta misión que acabo de cumplir es una deuda con Fidel”
Fecha de publicación: 
24 Noviembre 2018
0
Imagen principal: 

Un sonajero en las manos y un rostro visiblemente emocionado fue la primera impresión que tuve de la doctora Yarima Lastres Carrera, una de los 205 cooperantes que llegaron a la Patria en la madrugada del pasado 23 de noviembre, procedente de la capital de la República Federativa de Brasil.

Más allá del cansancio de un vuelo que arribó con bastante retraso,  las horas de viaje, el sueño y los preparativos de los últimos días para el regreso, la doctora —procedente del municipio capitalino del Cerro— estaba tan exaltada que poco importó todo ello para acceder a entrevistas y dar a conocer su experiencia, en lo que constituyó su primera misión internacionalista.

La escuché narrando la historia del sonajero y la vi entristecerse pensando en aquel paciente que, a sabiendas de la rapidez con que ella debía marcharse, lo confeccionó apresuradamente como muestra de agradecimiento.

Yarima llegó a Brasil el 3 de diciembre de 2016, como parte de la avanzada que sustituiría a los profesionales que ya habían laborado durante tres años en el programa Más médicos. Entonces ella comenzó a laborar en un puesto de salud en la ciudad de Río Negriño, estado de Santa Catarina, en la villa de Volta Grande, al sur del país.

“Conmigo vienen muchos recuerdos, anécdotas, vivencias, sentimientos. Brasil fue una escuela de vida desde todos los puntos de vista. Pienso que como profesional crecí mucho porque allí vi padecimientos que en Cuba están muy controlados, como por ejemplo la sífilis congénita.

“Me siento muy orgullosa de haber disminuido la cantidad de pacientes con sífilis en la zona donde trabajé, pues hicimos lo que sabemos hacer; es decir buscar el contacto, la oportunidad de cortar la trasmisión”.

Contó que atendió muchas enfermedades trasmisibles, como las diarreas, muy comunes en los niños por las condiciones en que consumen el agua, pues muchos la toman de los ríos.

“Es cierto que el gobierno pone las condiciones, entrega el cloro en los puestos de salud, pero nadie les dice a las personas cómo y cuándo deben usarlo y por qué es importante hacerlo. Nosotros educamos a esa población en salud, lo cual indudablemente les estaba faltando, pienso que hicimos una labor que no tiene pago”.

Según su testimonio, Brasil sin los médicos cubanos tendrá un destino muy incierto. “Esta decisión del presidente brasileño afectará a los pobres, quienes solo podían contar con los médicos cubanos”.

Le recuerdo que estamos casi en la víspera de la muerte del Comandante en Jefe Fidel Castro. El dolor entonces es más visible y la emoción le entrecorta las palabras.

“¡Imagínese provengo de una familia obrera, por ello logré estudiar Medicina gracias a Fidel y a los programas sociales que él implantó desde el inicio de la Revolución. Mis padres eran negros, pobres. Por eso hasta cierto punto esta misión que acabo de cumplir es una deuda con él, una deuda de gratitud con la Revolución.

“Me formé como médico con la idea de ayudar a otras personas, y eso fue lo que hice en Brasil. Hoy llego con la frente bien en alto, no me siento mal, abatida, esclava como ellos dicen allá. Fui por libre y espontánea voluntad y regreso con felicidad. De allá vengo con mucho amor y gratitud y dejé lo mejor de mí, conocimientos, solidaridad, mi vida entera...”.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

  • Reanudación del transporte público en la capital, con motivo del inicio de la primera fase de la etapa de recuperación pos-COVID-19, en La Habana, Cuba, el 3 de julio de 2020. Foto tomada de Facebook

Infografía

Video