En el aniversario 92 de su natalicio: Fidel, un paradigma universal

Solapas principales

En el aniversario 92 de su natalicio: Fidel, un paradigma universal
Fecha de publicación: 
13 Agosto 2018
0
Imagen principal: 

Aquella tarde del 13 de agosto del 2016 una interrogante colectiva se abría paso en el teatro Karl Marx: ¿Llegará el Comandante en Jefe? Era su onomástico 90 y la compañía infantil La Colmenita había organizado una gran fiesta en su honor.

Apenas faltaban unos minutos para la función cuando el auditorio en pleno comenzó a corear consignas alegóricas a su figura. Quizás él pensó —en la sencillez y la modestia que siempre le acompañaron— que hubiera sido irrespetuoso no agradecer un gesto como ese a los pequeños artistas.

Acompañado de Raúl, del presidente Maduro y su compañera Cilia, a Fidel se le vio risueño, orgulloso de esa infancia por cuyos derechos había luchado en todo momento.

fildel gala cubasi

Fidel vivió una jornada feliz en su 90 cumpleaños, junto a los niños de La Colmenita.

Hoy, justamente, ya han transcurrido dos años, y para muchos sigue entre nosotros el invicto Comandante, el hombre que arrastró multitudes en busca de un sueño, despertó la conciencia de un pueblo y lo condujo hacia la victoria definitiva.

En Fidel se sintetizan las ideas libertarias de los próceres de la Patria, desde Varela, Luz y Caballero, Maceo y Martí. En el actuar de cada uno de estos hombres —y de tantos otros que incluso ofrendaron sus vidas— está la raíz y el cimiento de todo cuanto hizo por una nación libre y soberana.

Su ejemplo personal e inteligencia, el tesón y la dedicación al trabajo, la conducta ética, humana y solidaria, su visión del mundo, lo convirtieron en un paradigma universal.

Para quienes soñaron una Cuba diferente luego de su ausencia física, el actual camino y desenvolvimiento del país es la expresión de que cuando las ideas y los principios son justos, perduran en el tiempo. De ahí la actual continuidad histórica de la Revolución.

Resultan asombrosos sus extensos discursos y luego sus profundas reflexiones. El clima, los suelos, la agricultura, la salud, la educación, la cultura, la política. ¿De qué no conocía Fidel? Su sabiduría era, verdaderamente, asombrosa y, al mismo tiempo, sabía que resultaba imprescindible hablarle al pueblo, explicarle y argumentarle cualquier idea, por insignificante que pareciera.

Por todo ello, no podía haberse seleccionado otra fecha mejor para iniciar en el país el proceso de consulta popular sobre el Proyecto de Constitución de la República, el cual fuera aprobado los días 21 y 22 de julio último, durante la Primera sesión ordinaria de la Asamblea Nacional en su IX Legislatura.

En el Informe Central al Primer Congreso del Partido, presentado por él en su condición de primer secretario de su Comité Central, en una fecha tan lejana como el año 1975, aparecen enunciados esenciales sobre la nueva Constitución, la cual posteriormente fuera aprobada en febrero de 1976.

«Hoy necesitamos una Constitución socialista, en correspondencia con las características de nuestra sociedad, con la conciencia social, las convicciones ideológicas y las aspiraciones de nuestro pueblo. Una Constitución que refleje las leyes generales de la sociedad que construimos, las profundas transformaciones económicas, sociales y políticas operadas por la Revolución y los logros históricos conquistados por nuestro pueblo. Una Constitución, en fin, que consolide lo que somos hoy y que ayude a alcanzar lo que queremos ser mañana».

La vigencia de tales palabras nos lleva a ratificar lo preclaro de su pensamiento, su experiencia y compromiso político. A esa idea habría que sumar también su concepto de Revolución, valioso legado para el actuar cotidiano de todos los patriotas.  

La idea de «Yo soy Fidel», nacida al calor de un sentimiento colectivo, está presente en cada cubano que admira su conducta intachable y ejemplo personal. El líder histórico sembró ideas y principios que en el presente otros están en el deber y la responsabilidad de llevar adelante.

El presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, es heredero de ese ideario martiano y fidelista, revolucionario y patriota, y los cubanos de hoy confían en que sabrá conducir los destinos de nuestra nación de manera fehaciente, convencido de la legitimidad y justeza de la causa por la cual lucharon los jóvenes de la Generación del Centenario conducidos por Fidel. 

fidel díaz canel

El presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez, heredero del ideario martiano y fidelista, revolucionario y patriota.

«Seremos fieles al legado de Fidel Castro, líder histórico de la Revolución, y también al ejemplo, valor y enseñanzas de Raúl Castro, líder actual del proceso revolucionario», subrayó Díaz-Canel durante su primer discurso ante la Asamblea Nacional del Poder Popular, al asumir la presidencia de la República en abril del presente año.

Este 13 de agosto el invicto Comandante no estará físicamente entre nosotros. Por eso nuestro mejor homenaje —precisamente— será participar e intervenir con sólidos argumentos en las reuniones previstas para realizar la consulta popular sobre el Proyecto de Constitución, en aras de perfeccionar lo alcanzado durante todos estos años de Revolución, la que fuera su gran obra.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

Infografía

Video