Elito Revé: «Yo me muero en La Habana» (+ Video)

Solapas principales

Elito Revé: «Yo me muero en La Habana» (+ Video)
Fecha de publicación: 
13 Junio 2018
0
Imagen principal: 

Comenzó en la orquesta tocando las claves y luego el piano, hasta hoy continúa la labor de su padre Elio Revé como director del Charangón. Acá les dejo algunas de las respuestas y el video completo de nuestro diálogo con el líder de la aplanadora de la música cubana que, después de más de 60 años, sigue en la preferencia del público y aclara sin susto, en nombre de la Revé y de toda Cuba: «parece que se cae, pero no se cae».

alt

¿Qué tal si comenzamos con un poquito de historia?

«La orquesta Revé se fundó en el año 1956 aquí en La Habana. Mi papá vino de Guantánamo y trajo el changüí, que es de allá. Somos descendientes de un francés que se enamoró de una esclava y bueno, de ahí viene el nombre Revé, que en francés significa sueño. Han pasado ya seis generaciones de cubanos bailando con la Revé. De la Revé fueron músicos el maestro Juan Formell, César Pupi Pedroso, Juan Carlos Alfonso, Yumurí, Vicente Rojas; otros más jóvenes como Emilio Frías, El Niño…»

¿Cómo se siente saber que han sido una escuela para lo que más vale y brilla en la música popular cubana?

«Hemos tenido la suerte de que, primero, han pasado muchos músicos valiosos: Chucho Valdés, Ibrahim Ferrer, Enrique Álvarez…, pero también mantenerse es una cosa muy difícil en la música popular bailable cubana, y han pasado ya 61 años de historia; hemos hecho mucha música desde mi papá y después que yo he continuado la obra, hemos hecho muchos discos, la obra está plasmada durante todas estas generaciones que han bailado con la orquesta Revé y en la actualidad, porque es una orquesta que mantiene una tímbrica, mantiene un sello».

alt

¿Cuánto hay de continuidad y también de renovación en la Revé?

«Mira, lo más difícil es mantenerse. Hay orquestas que pegan un tema, porque son buenos artistas, buenos intérpretes, tienen talento, pero lo más difícil es mantener una obra, mantener algo en la vida, y es lo que hemos hecho mi papá y yo. En la actualidad, con todos los géneros que entran, la orquesta tiene una buena preferencia nacional e internacional.

«Yo introduje en la orquesta la batería, porque quería enriquecer la percusión, y puse un drum completo; también introduje un bey bajo, también puse a cantar en la orquesta a una mujer, porque es una orquesta muy fuerte, pero hay que darle también variedad al espectáculo, es decir, que he hecho transformaciones en la orquesta para bien de la Revé y de la música popular bailable cubana. Al changüí lo hemos enriquecido, con nuevas variantes, nuevos bríos, pero sin perder el concepto musical de la orquesta».

Recientemente se unieron en la Ciudad Deportiva la Revé y Van Van para un homenaje muy especial. ¿Nos cuenta?

«La idea fue mía, yo hablé con Samuelito y le dije: mira, Elio Revé y Juan Formell han marcado parte de la historia musical de nuestro país y tenemos que regalarle al pueblo de Cuba y al mundo un concierto. Se llamó «Dos leyendas juntas», y ya próximamente va a salir el DVD de ese concierto».

¿Y qué nos cuenta sobre el último CD del Charangón, que está acabadito de presentar?

«Yo me muero en La Habana es un disco que se hizo por el sello Bis Music; tenemos a Yomil y el Dani como artistas invitados, arreglos de Dagoberto González Jr., también de Cucurucho Valdés. Es un disco muy bonito, muy cubano. Ya hicimos un video clip del tema Yo me muero en La Habana con Pánfilo, está ya en las redes. Próximamente sale el clip de La cuchara, otro tema que gusta mucho».

alt

Desde la autoridad que le otorgan tantos años de trabajo, ¿cómo valora la salud de la música popular bailable cubana?

«La salud de la música popular bailable cubana es buena, creo que han surgido nuevos valores, como el Noro, el Niño, Maykel Blanco, gente joven que son el relevo, los continuadores de grupos como el maestro Simonet, el maestro Adalberto Álvarez, los Van Van, Pupi y los que son, son, NG la Banda, Bamboleo, Pachito Alonso; es decir, que tiene que haber una continuidad. Hay que seguir trabajando, hay que seguir haciendo música, sin perder la originalidad; hacer textos, letras bonitas, sin chabacanería, que queden para la prosperidad».

¿Y la Revé cómo se define y qué importancia tiene el público, el bailador, para ustedes?

«La orquesta Revé se hizo en el pueblo y es una orquesta de pueblo. Tiene buena aceptación, les gusta a los jóvenes, a los “tembas” y a los mayores también. Seguimos haciendo música bailable cubana. Trabajamos duro, porque mantener una orquesta no es solo música; es disciplina, organización. Nosotros hacemos la música de la orquesta Revé de la crónica de lo que habla el pueblo de Cuba».

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

Infografía

Video