Serie del Caribe: Águilas del Cibao pararon trote de Alazanes y pican a final

Solapas principales

Serie del Caribe: Águilas del Cibao pararon trote de Alazanes y pican a final
Fecha de publicación: 
8 Febrero 2018
0
Imagen principal: 

Toda Cuba pactó una alianza con Morfeo, en los hogares hubo disputas cruentas por disfrutar en horario estelar de la pelota en lugar de la novela. Pero esa avidez de triunfo no bastó. Las Águilas del Cibao de República Dominicana dispusieron por segunda ocasión de los Alazanes de Granma, solo que en este duelo semifinal picaron con pizarra de 7-4 para darse cita en la final con los Criollos de Caguas puertorriqueños, en la disputa por el cetro de esta Serie del Caribe Jalisco 2018.

Por esas cosas del destino, dos derechos nacidos en nuestro país se retaron en calidad de abridores: el granmense Lázaro Blanco y el pinareño Yuniesky Maya. Blanco sacó la mejor parte, al lanzar cinco y dos tercios casi de forma impecable, hasta el momento en que Ronny Rodríguez le despachó la Rawling por el jardín izquierdo. Aun así su trabajo puede considerarse sólido. Abandonó la lomita con 105 lanzamientos y ventaja mínima de 3-2.

Del otro lado Maya en la segunda entrada cargó con tres, en las que fueron determinantes el triple de Frederich Cepeda, un error en tiro que le abrió la goma, y luego cohete impulsor de Raúl González, sin dudas uno de los puntales ofensivos de nuestra armada.

Contrario a lo que había sucedido a lo largo del certamen el bullpen de la Mayor de las Antillas hizo aguas, en tanto el de los quisqueyanos supo contener a nuestra batería, que salvo el cuadrangular de Frederich Cepeda en la baja del octavo, no pudo ligar más.

En la baja del quinto me hubiese decantado por un emergente en lugar del receptor Frank Camilo Morejón con las bases llenas, quien en definitiva conectó para doble play.

Otro elemento importante y que le posibilitó tomar ventaja a los dominicanos fue el error en tiro del relevista Raidel Martínez sobre toque de bola en sacrificio a la altura del séptimo.

Cuando se juega pelota a este nivel, hay que tratar por todos los medios de que las brechas sean las mínimas, y en la noche de miércoles Dominicana supo aprovechar cada resquicio dejado por el conjunto de la Mayor de las Antillas.

Afloraron en un solo partido muchos de los errores de fondo que subyacen en nuestra pelota. Bateadores ansiosos e incapaces de meterse en conteo, lanzadores con colocación de sus comandos no tan certera, pifias técnicas, de mecánica de juego, como cuidar a los corredores contrarios en las almohadillas.

Nuestra novena, en un certamen de mucha paridad entre los cinco elencos participantes, no supo sacar provecho de una defensa dominicana bastante pobre, la peor del torneo con 16 marfiladas.

De vuelta a los serpentineros, no se encaramaron a la colina de los martirios de manera dominante ni Miguel Lahera, ni Raidel Martínez. Un staff que había sido el más certero de la lid en materia de limpias permitidas, amén de que su relación ponches-boletos era la más mala y el Whip superaba el 1.50.

Alaín Sánchez vino a contener una situación bien tensa en el séptimo y lo consiguió, pero en el octavo permitió dos que se antojaron la puntilla.

Así, los Alazanes de Granma, nuevamente dejan una buena imagen en el certamen, pero dejan a sus hinchas por segundo año consecutivo con ganas de verlos en la final pujando por el título.

Por su parte, las Águilas se dieron cita ante los monarcas defensores boricuas de Criollos de Caguas, victimarios in extremis 6-5 de los Caribes de Anzoátegui venezolanos. La última anotación de los puertorriqueños llegó sin conexión alguna, producto de un wild pitch y error en tiro. Cosas insólitas del béisbol. En ese desafío se emplearon 12 lanzadores entre ambas novenas, y 11 en el de cubanos y dominicanos. Sucede que había muchísimo en juego y los managers no escatimaron en intentar aferrarse a un marcador favorable.

En lo personal discrepo con el orden de salida de nuestros relevistas, pero el mentor Carlos Martí y su entrenador de pitcheo, saben por qué trajeron primero a Lahera y no al villaclareño Sánchez, más allá de la mayor experiencia internacional que posee el artemiseño. De cualquier forma soportar más de una docena de inatrapables en un choque de tamaña relevancia, con siete anotaciones permitidas, se antojó demasiado.

Pasadas la 1:00 a.m. del jueves termino de escribir estas líneas con un cierto sinsabor. Lo confieso, pese a rendir una actuación meritoria, esperaba más de estos Alazanes y su trote victorioso. Y estoy convencido de que a todo amante de la pelota cubana en cualquier rincón del planeta, le sucedió lo mismo.

El colofón de esta Serie del Caribe lo brindarán Águilas y Criollos hoy, a partir de las 9:00 p.m. Jalisco atestiguará si repiten los boricuas o Dominicana rompe con su sequía ganadora de más de un lustro.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

Infografía

Video