MIRAR(NOS): Cuestión de adjetivos

Solapas principales

MIRAR(NOS): Cuestión de adjetivos
Fecha de publicación: 
23 Junio 2017
0
Imagen principal: 

El término «viejo verde», por ejemplo, como todo el mundo sabe, se emplea para describir al hombre ya maduro que piropea o mira con descaro a las mujeres mucho más jóvenes. También, aunque en menor medida, se tilda de verde a aquellos de la tercera edad que encuentran algún placer morboso (ellos sabrán) en los temas relacionados con sexo (películas, actrices, chistes, etc).

Algunos entendidos coinciden en asociar al verde con la inmadurez, pero proveniente del latín, el vocablo se deriva de «viridis» y también se utiliza para vigor.

De hecho, en el siglo I a.C., el famoso poeta del imperio romano Publio Virgilio Marón, en su obra Eneida, en el Libro VI, describe al barquero Caronte del siguiente modo:

«Caronte, barquero muy desaseado, guarda destas aguas y riberas, está muy poblado de canas en la barba y sin afeitar, resplandeciendo sus ojos como llamas. La capa astrosa le cuelga de los hombros con un fiador. El mismo gobierna la nave con el varal, y extiende las velas, y pasa en la barca mohosa, ya viejo, las almas; pero la vejez de este Dios es briosa y verde».

Aclaro que en ningún modo estoy diciendo que fuera el barquero Caronte un viejo verde. Dejo por escrito que en la antigüedad no era un sentido peyorativo ni que encuadrara en conductas inapropiadas a los señores que rebasaban cierta edad.

Muy por el contrario, príncipe azul es un personaje originario de los cuentos de hadas. Llamado también de forma reciente prince charming (príncipe encantador).

Por lo general, el príncipe azul es un joven con todas las de la ley, ya saben a qué me refiero.

El color azul, al parecer, alude al carácter real del personaje, teniendo posiblemente el mismo significado que en la expresión sangre azul: la aristocracia acostumbraba a alejarse del sol, por lo que estaban pálidos y las venas eran más visibles en su piel blanca (aunque quizá también tenga que ver con la endogamia, fuente de enfermedades cardiovasculares que hacen que la sangre tenga un color rojo menos intenso). A saber, en el siglo XVII, en Francia, se decía que el azul era un color maravilloso.

Hasta este punto seguramente no le he dicho nada nuevo, pero lo que sigue, al menos para mí, ha resultado un descubrimiento. ¿Sabe algo acerca del síndrome del príncipe azul? No son personas con ínfulas de grandeza ni con el termómetro de la vanidad por las nubes. No. Realmente, es común para ambos sexos y alude a las personas que viven con la esperanza (no sé si verde o azul) de encontrar el ideal de pareja soñada.

Principalmente afecta a personas perfeccionistas e inseguras, quienes quieren cubrir sus fallas con las virtudes de una pareja perfecta. Algunos lo que buscan, inconscientemente, es a alguien que los suba de estatus, por eso idealizan a la pareja. Rica, bella y poderosa. Todo esto demuestra que la persona se siente intranquila, inferior o desprotegida, por eso busca a alguien que pueda darle la protección, afecto, cuidados y satisfacciones que siente que le faltan.

Ser perfeccionista no tiene nada de malo, soñar y volar alto tampoco. Malas las caídas o los aterrizajes forzosos cuando la realidad nos despierta.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

Infografía

Video