Cinco cubanas VIP

Solapas principales

Cinco cubanas VIP
Fecha de publicación: 
21 Octubre 2016
0
Imagen principal: 

El mundo amanece lleno de noticias todos los días. Muchos nombres ocupan titulares. Hombres y mujeres que, para bien o para mal, se convierten en seres mediáticos, seguidos por los noticiarios, publicitados en las revistas o populares en las redes sociales, se mencionan y se repiten entre sus contemporáneos.

«Very Important Person» o personas muy importantes, es un término más bien del mundo comercial o de la etiqueta social: «clientes VIP», «invitados VIP», la distinción está generalmente marcada por la cantidad de dinero que son capaces de gastar o por la fama que los acompaña; sin embargo, por razones muy diferentes a esas, algunas mujeres se han convertido desde el cinco de septiembre en las personas más importantes de mi barrio, y tuve la oportunidad de entrevistar a cinco de ellas…

Directora de la Escuela Primaria República de Costa Rica

 

Damarys Ramos Báez es una muchacha todavía, quizás no tanto como cuando yo era la alumna y ella la maestra recién graduada en la escuela primaria República de Costa Rica, donde hace un par de semanas recibió a mis hijos como directora, orgullosa de contar con «un colectivo completo que nos permite elevar la calidad del aprendizaje.

«También es importante que comenzaron tres maestras egresadas y hoy uno de los retos que tenemos es preparar a estas muchachitas nuevas, que comienzan, a pesar de que todas están matriculadas en la Universidad para continuar sus estudios, pero nos corresponde darles la preparación individual a cada una. Hoy tenemos la base material de estudio y de vida completa para todos los estudiantes, esas son potencialidades que nos permiten continuar, perfeccionar todo el trabajo que veníamos haciendo para que el estudiante salga formado de manera integral».

Maestra egresada de nivel medio
Una de las jóvenes egresadas es la maestra de tercer grado, Arlet Rodríguez, nuevecita y con muchas ganas de hacer. Me comentó: «Me siento muy contenta, he tenido el apoyo de los padres, estoy con un grupo que ya conocía porque había hecho mis prácticas con ellos, vienen muy bien preparados, porque tuvieron en primero y segundo a Cristina, que es una gran maestra. Recibí, además, el seminario de trabajo preventivo con temas de mucho interés que me dan la posibilidad de brindarles a los padres Escuelas de educación familiar, y otro de los motivos para sentirme alegre es poder continuar estudiando, por eso matriculé en primer año de la Licenciatura. También he sentido el apoyo de todo el colectivo de trabajadores, quienes desde mis prácticas me acogieron con amor y cariño, y me han enseñado cuánto se puede lograr con pedagogía y ternura».

Y precisamente Cristina es otra que ha sido por años una de las estrellas de la vida cotidiana de este vecindario. Desde que mi generación usaba pañoleta, los padres sacaban la cuenta y rezaban para que nos tocara como maestra Cristina Ojito. Ella acumula distinciones y reconocimientos como maestra destacada y ahora se enfrenta a un nuevo grupo de primer grado, pero sin susto, porque la experiencia sobra y, además, «uno los conoce y les va dando seguimiento desde el diagnóstico que se hace en preescolar, así que ya cuando comienzas, tienes bien caracterizado en qué debes trabajar más con cada uno para lograr lo más lindo de la vida, que es verlos leer, escribir y calcular al final del curso; primero es un grado difícil, pero tiene la compensación más grande también».

Maestra de 2do grado
Otra del mismo equipo de las «más populares», no porque las sigan paparazzi, sino familias agradecidas y confiadas que les tocan la puerta de la casa a cualquier hora para aclarar una duda, es Deysi: «Siento muchísima felicidad porque trabajé con ellos, a esos niños yo los moldeé en primero, en segundo grado ya lo que me queda es mucho menos, porque logré lo que yo quería, contando con los niños y con la familia, que es muy buena también. El trabajo de los padres con los niños no es estar divorciados de la escuela ni de la comunidad; estos pioneritos son el futuro de este país y si desde ahora, que están pequeños, no creamos esos hábitos y esas habilidades, esa unión, ese matrimonio, familia, escuela y comunidad, no se logra nada».

La continuidad, la constancia, contribuyen también a que estas mujeres sean especialmente conocidas y queridas en la comunidad, pero algunas tienen un reto diferente, como Anabelkis Estrada, «la maestra nueva» de preescolar, que viene de círculo infantil, quien ante todo aclara: «en realidad, regreso a la enseñanza preescolar, que fue siempre mi especialidad y es lo que más me gusta», y agrega:

Maestra de Preescolar

 

«Estuve cuatro años fuera, trabajando en círculo infantil, que es completamente diferente… Aquí el aprendizaje es más complejo, tienen diferentes áreas de actividades, análisis fónico, lengua materna, matemática. Para mí es un éxito regresar a esta enseñanza, que es lo que realmente prefiero. Este año es un gran reto porque entré nueva, no conocía a los niños, pero el año que viene ya es diferente, porque los voy preparando en el programa Educa a tu hijo. De cualquier modo, me propongo entregarles a las maestras de primero un grupo de niños listos, con todas las habilidades bien desarrolladas, de manera que les facilite el aprendizaje en el futuro».

Puede parecer intrascendente hablar sobre gente común, nombres desconocidos, pero es justo celebrar la suerte de mujeres como estas en cada barrio. En medio de dificultades, deficiencias, imperfecciones, nuestras escuelas conservan estrellas que hacen de lo cotidiano el milagro, lo extraordinario, lo más duradero: saber.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

Infografía

Video