Béisbol Cubano: Claroscuros en el fenómeno Gurriel

Solapas principales

Béisbol Cubano: Claroscuros en el fenómeno Gurriel
Fecha de publicación: 
11 Febrero 2016
0
Imagen principal: 

Los hijos del 'Héroe de Parma'… Yulieski y Lourdes Jr. Gourriel, decidieron abandonar el equipo que selló una pobre actuación (cuarto lugar) en la Serie del Caribe de República Dominicana.

Sucede que semejante balde de agua fría trasciende el plano meramente deportivo, y en gran medida incluso el económico, que como arrullo de realismo se esgrime a cada nueva fuga de un talento o estrella de la pelota revolucionaria cubana.

Por paradójico que parezca un jonrón con décadas de diferencia ha marcado la vida de los Gourriel: primero el mítico de Lourdes padre ante el zurdo estadounidense Jim Abbot en 1988, ese dibujado en la historia de nuestra pelota revolucionaria como una de las esfinges de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina, fíjense bien, una conexión frente al lanzador Jim Abbot (manco de oro) marcaría el destino de la familia Gurriel. Lourdes, incluso, fue bautizado como el hombre de los grandes momentos.

Décadas más tarde Yulieski, quien debutó con la selección tricolor en los Panamericanos de Santo Domingo 2003,  hijo pródigo en materia beisbolera de Lourdes, le desapareció la Rawlings al panameño Bruce Chen en el I Clásico Mundial (2006), hazaña que lo catapultó al colimador de muchos analistas, y desde el punto de vista mediático sigue y seguirá siendo uno de los vértices sobre el cual giraba el Cuba tanto en el contexto doméstico como en la arena internacional.

Es incuestionable el hecho de que Yulieski destila calidad. En su mirada y pensamiento, desde hace algunas temporadas, denotaba esa sed por probarse al máximo nivel, manifiesta incluso en varias entrevistas esa intención. Con 32 años su reloj biológico lanza una primera alerta roja, en la materialización del objetivo de brillar en la Gran Carpa.

alt

Lourdes Jr., el menor de los tres hermanos, tiene 22 abriles, considerado por muchos especialistas de los mejores prospectos de una pelota cubana que dista del nivel de décadas atrás. Ambos estaban empantanados en una Serie Nacional que a todas luces se derrumba como castillo de Naipes, reflejo del resquebrajamiento de todo el sistema beisbolero cubano.

MLB, LO DEPORTIVO, CÁBALAS Y…

Incluso, el eco de que podrían ser los primeros peloteros cubanos en debutar por cauces legales y bajo contratos de mutuo acuerdo en la Major Baseball League, cobraba una dimensión superior. Varias visitas de la organización de la mejor liga de béisbol del planeta se sucedieron en el 2015, pero lamentablemente a pesar de las buenas intenciones tanto de la MLB como de la Federación Cubana, hasta este minuto todo ha quedado en eso, intenciones.

Sucede que la contratación de peloteros cubanos pasa por la política hostil de la Oficina de Control  de Activos a Extranjeros, perteneciente al Departamento del Tesoro estadounidense, la cual les exige a nuestros jugadores, contrario a lo que sucede en el resto de los países de fuerte tradición beisbolera en nuestro continente, estar radicados fuera de Cuba y no jugar el clásico nacional.

Ante semejante mecanismo de presión ha sido el éxodo la vía por la cual la casi totalidad de peloteros de la Mayor de las Antillas que militan en franquicias de Grandes Ligas han utilizado, y que en el caso de los hermanos Gurriel era casi insospechado, máxime cuando su estatus económico no era ni por asomo, estrecho: Yulieski tuvo una temporada en Japón, contrato pactado con los Yokohama DeNa Bay Stars por un monto cercano a los 990 mil dólares. Además su hermano mayor, Yunieski, se desempeñaba en la Liga Independiente de Canadá con los Capitales de Quebec.

Por si esto fuera poco, su padre Lourdes, fue atendido y trasladado de residencia con toda la familia de Sancti Spíritus a La Habana luego de presentar problemas cardiovasculares.

Una mirada a las estadísticas de por vida de los hermanos Gurriel arroja que Yulieski  en 14 temporadas promediaba para average de 332, con 267cuadrangulaes, 63 triples y 307 dobles, 1 084 carreras impulsadas, 416 de porcentaje de embasado, 585 de slugging, 1 001 de OPS, y 447 ponches, además de 655 bases por bola.

En la 55 Serie compilaba números estratosféricos (AVE: 500 en 174 veces al bate, OBP-589, 15 Jr y 20 biangulares, 51 remolques, SLU-874, OPS-1 463, tres ponches).

A la defensa ocupó todas las posiciones del diamante excepto la inicial y cometió 203 errores en 4269 lances para promedio de 952, con participación en 413 doble play, y 2 940 asistencias.

Claro en Cuba tiene tanto miles de adeptos como de detractores, pues la vida lo llenó de momentos cruciales tras el vuelacercas que le propinó a Chen, y ciertamente a la hora buena… le ha faltado el toque.

Su hermano Lourdes, en cambio, ha estado acechado en la última etapa de su carrera por el fantasma de las lesiones. Aún así en cinco temporadas exhibía los siguientes números: (AVE-258, OBP-350, 18 Jr y 36 biangulares, 112 empujadas, SLU-385, OPS-735, y 118 veces retirado por la vía de los strikes). En la presente temporada bateaba para 344 con una decena de jonrones y 17 dobles, 53 fletadas, OBP de 407, SLU de 560 y OPS de 967, además de haberse quedado 23 veces con el madero al hombro.

lourdes

Guante en mano Lourdes, que se desempeñó en todas las posiciones de cuadro e igualmente en los jardines compilaba 950 con 59 pifias en 1 176 lances, partícipe en 152 jugadas de doble matanza y dueño de 552 asistencias.

Repasemos entonces algunos incidentes turbios que antecedieron a la deserción de ambos en Quisqueya: Yulieski, en un incidente de indisciplina a la hora de presentarse a su reincorporación con los Yokohama DeNa Bay Stars es rescindido de su contrato en la pelota japonesa; luego decide no integrar la preselección del equipo Cuba a los Juegos Panamericanos de Toronto ante la ausencia de su hermano Lourdes JR; como mazazo retumbaban los comentarios sobre las perspectivas de ambos para brillar en la Gran Carpa; coinciden como refuerzos del elenco de Ciego de Ávila en la Serie del Caribe. Coartada perfecta.

HUELLAS SENSORIALES

Partiré del hecho de que nunca he aprobado el abandono de ningún deportista durante una competición. Usted tiene un compromiso inicial con sus compañeros de equipo o disciplina, con su país, con el prestigio de un deporte, con el tiempo y los recursos invertidos en su formación, crecimiento y desarrollo…

 

alt

En lo particular la deserción de Yulieski pudiera hallar un paralelo o similitud con el hecho de que Neymar decidiera abandonar a Brasil, o Paul Gasol al quinteto de Baloncesto de España. Tal magnitud entonces cobró el suceso. No dudo que desde hace mucho tiempo ese conflicto de intereses estuviese asestándole dolorosas estocadas: por una parte, continuar siendo el ícono de nuestra pelota revolucionaria en la actualidad, esa que transita por días grises en todas las categorías, que se ha detenido en el tiempo desde sus cimientos; del otro lado ver correr el almanaque y con este desvanecerse de a poco las opciones de probarse en la meca del deporte de las bolas y los strikes: la MLB.

Puede que su padre Lourdes no haya estado de acuerdo con tal decisión. Eso, en este minuto no es trascendental. De igual manera estarán divididos entre la afición los criterios respecto a la determinación de Yulieski y de su hermano menor Lourdes Jr. sin temor a equivocarme me atrevería a decir que esos nombres han sido de los más mentados en Cuba en el transcurso de la presente semana.

Ha habido desde repudio, lógico para muchos, hasta aplausos de otros tantos, pero es innegable que la 'bomba' ha dejado sus trozos de metralla marcados en la piel de millones, de nuestra pelota, de nuestro movimiento deportivo, e incluso en los planos social y hasta político.

 

Tampoco se debe pecar de ingenuos. La variable incitación pesa sobre nuestros peloteros desde hace años. ¿Por qué no puede transitar su contratación por cauces normales? ¿Por qué, de manera natural la MLB no invierte en escuelas de béisbol en nuestra geografía, que aseguren la cantera y posterior presencia en el draft de las Grandes Ligas como sucede en República Dominicana?

Esas son apenas dos de muchas interrogantes. Posiciones ante el fenómeno asumimos todos de las más disímiles maneras. Cuba seguirá siendo deporte, béisbol, tradición y prestigio, a pesar de la constante y hostil incitación, más allá de deserciones y de imagen extrapolada a la figura de jugadores emblemáticos.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

Infografía

Video