Empezó en Cuba el curso escolar

Solapas principales

Empezó en Cuba el curso escolar
Fecha de publicación: 
1 Septiembre 2015
0
Imagen principal: 

Del más de un millón 700 mil muchachos que asistirán hoy a las escuelas de la enseñanza general, y de los cerca de 170 mil que ocuparán puestos en las universidades cubanas, casi la totalidad debe haber pensado anoche en cómo será este martes primero de septiembre.

Sobre todo, aquellos que por primera vez asisten a la primaria o a la universidad, antes de dormir deben haberse hecho muchas preguntas. Algunas tendrán respuesta durante el transcurso de este primer día de clases; otras, el discurrir del curso escolar las responderá.

Y si preguntas se han hecho los estudiantes, también sus padres andan pastoreando interrogantes, ya se trate de niños que empiezan el prescolar o de jóvenes comenzando su carrera. Porque entre los habitantes de esta Isla, el valor familia sigue siendo de los primeros, y en familia, los hijos ocupan, y seguirán ocupando siempre, el primer plano.

Por eso, el inicio de cada curso escolar en Cuba es un acontecimiento no solo para el alumnado, sino para prácticamente toda la población, porque quien no tiene un hijo, tiene un nieto, un sobrino, un primo, un amigo, un vecino, que en septiembre se estrena en el camino del saber o avanza en él un peldaño más.

Y cada una de las más de 10 mil 350 instituciones educacionales con que cuenta el país será este martes testigo de cómo el aprendizaje, la superación, el ser cada día más cultos y educados —en el sentido abarcador del término—, sigue siendo aspiración de muchos de los que alientan en este enclave caribeño.

Así lo evidencian la ansiedad de las miradas, los consejos de última hora dados a los más pequeñitos, las promesas en cuanto al estudio o la disciplina que más de uno le hizo anoche a su almohada, el cuidado con que los uniformes fueron planchados, la atención para que no faltara nada de lo imprescindible en la mochila.

Por su parte, los ministerios de Educación (Mined) y Educación Superior, convencidos de la trascendencia de su misión, tensan fuerzas para estar a la altura de lo que de ellos se espera. En consecuencia, la titular del Mined, Ena Elsa Velázquez, declaró a la prensa que sigue siendo objetivo esencial de esa entidad elevar la calidad del proceso educativo, que no solo se refiere a la adquisición de conocimientos y desarrollo de actividades, sino a la formación y desarrollo de valores.

Para contribuir a ello, las condiciones creadas para el despegue de este septiembre «son superiores a las del curso anterior en cuanto a recursos y a la cobertura docente», aseguró la ministra.

En total, se invirtieron 78 millones de pesos en la reparación de más de mil 800 escuelas y círculos infantiles, y a ello se añaden 17,5 millones de dólares empleados en importar mobiliario, equipamiento de refrigeración y cocción, además de módulos de higiene. Se agrega que los alumnos de la enseñanza general encontrarán en sus laboratorios de computación tres mil 900 nuevas computadoras —clientes ligeros—.

Para el mantenimiento constructivo de las universidades se dedicaron 20 millones de pesos, a la par que fueron adquiridos laboratorios de idiomas, Biología, Química y Física, así como equipamientos varios que incluyeron máquinas de climatización, impresoras, fotocopiadoras, proyectores y otros. Cerca de tres mil 200 ordenadores se añadirán a la dotación en estos centros de estudios superiores, de los cuales más del 70 por ciento cuenta con conexión por fibra óptica y, en general, se espera siga extendiéndose en los campus universitarios la posibilidad de conexión inalámbrica o WiFi.

Como poco podría hacerse sin los docentes, aun cuando existiera una infraestructura material óptima, ambos ministerios ratifican su intención de continuar tensando cuerdas en aras de una cada vez mayor superación de los claustros.

Esa es una de las prioridades del Mined para este curso, junto a la formación de maestros y la consolidación de las adecuaciones implementadas en el pasado calendario lectivo. A propósito de las dos primeras, el viceministro Rolando Forneiros aseguró en la Mesa Redonda que para contar con nuevos educadores funcionan en Cuba 21 carreras de perfil pedagógico, a la vez que también tributan las escuelas pedagógicas, inscritas en el nivel medio superior y que a partir de este septiembre sumarán 23 en todo el país. Unos 6 300 futuros maestros ocuparán pupitres este martes como nuevos ingresos en esas escuelas.

A lo anterior se suma el conocido como Curso de formación profesional pedagógico (dos años intensivos), ofrecido por las universidades pedagógicas para contribuir con los territorios más necesitados de cobertura docente.

Sí, son muchos los cubanos que, acompañando a los muchachos con el pensamiento, en el caso de las familias, o en el de los estudiantes, mochila al hombro, han pronunciado hoy la palabra escuela con ese acento de expectación y esperanzas que imprime cada inicio de curso.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video