ESTILOS DE VIDA: Sobre cabellos rizados y "afros"

Solapas principales

ESTILOS DE VIDA: Sobre cabellos rizados y "afros"
Fecha de publicación: 
25 Marzo 2015
0
Imagen principal: 

 

HABLEMOS DEL CUIDADO DE LOS CABELLOS RIZOS. Nunca más oportuno en un país como el nuestro en el que el mestizaje y el clima por momentos hacen una rareza de los cabellos lacios. Es útil detenernos en los esmeros específicos que lleva la cabellera ensortijada.

NO ES SECRETO PARA NADIE QUE EL CABELLO RIZADO muchas veces demanda más esfuerzo que el lacio. Según declaraciones de especialistas las razones del rizo en los cabellos es que la cutícula de estos, a diferencia de los lisos, no está completamente sellada. Esto los torna mucho más quebradizos, tendientes a la sequedad, frágiles, contrario a lo que muchos puedan pensar.

ESTE TIPO DE CABELLO ES NATURALMENTE más seco que el lacio. Por eso es aconsejable hidratarlo y nutrirlo profundamente, pues garantiza un rizo más definido y cuidado.

DE MÁS ESTÁ DECIR QUE LOS CABELLOS DEBEN estar siempre limpios; esto es ley de salud y belleza, sobre todo en un país como el nuestro, y en este verano que ha llegado tan severo. Y antes de lavar el cabello rizo hay que desenredarlo con cuidado. Esto evitará que tengamos que hacerlo después del lavado cuando los cabellos, mojados, están más quebradizos.  

EN EL LAVADO SE ACONSEJA UTILIZAR un champú nutritivo que hidrate los cabellos haciéndolos más flexibles y manejables. Luego, en el secado, debe cuidarse no restregar los cabellos con la toalla, sino que se deben "prensar" suavemente con esta, recogiendo su humedad con cuidado y así evitar que se enreden.

SIEMPRE QUE PUEDAS prescinde del secador pues suele encrespar más el pelo, y el calor estropea los cabellos con rapidez. Si vas usar el secador entonces es aconsejable que lo utilices con un difusor para que el aire no actúe directamente sobre una zona específica del cabello y desorganice tus rizos.

MUCHOS ESPECIALISTAS COINCIDEN en que, a la hora del secado, el aire libre es el mejor aliado. Se recomienda voltear la cabeza hacia abajo, agitar la melena y peinarla suavemente con los dedos, y luego con un cepillo de púas anchas.

TEN EN CUENTA QUE como la cutícula del cabello rizo es más delicada, las puntas pueden abrirse más fácilmente. Córtalas a menudo con una tijera para evitar que se abran.

CUIDA DE NO USAR PRODUCTOS que contengan vaselina, pues esta cubre el cabello pero no lo humecta.

SI TUS CABELLOS TIENEN UN RIZO MUY CERRADO, puedes relajarlo, abrirlo y definirlo con un tratamiento de queratina. Este te dará una onda menos marcada, además de reparar y fortalecer la melena y facilitar el peinado. Evita otros tipos de laciados y tintes porque los químicos le quitan al cabello la humedad natural.

SI ERES DE RAZA NEGRA O MESTIZA Y QUIERES LUCIR tus cabellos naturales con el conocido estilo Afro, además de seguir los consejos anteriores, dedícale a tu pelo especiales atenciones. A la hora de lavar tu cabeza utiliza un champú formulado para pelo seco o extra seco y un buen acondicionador que deje tu cabellera hidratada y manejable. Si el champú es natural o no posee sulfatos es mucho mejor. Aplica champú abundante por tus cabellos y frótalos con la yema de tus dedos. Para evitar que se te hagan nudos, lava el pelo siempre en la misma dirección.

ENTRE SEMANAS PUEDES LAVAR TUS CABELLOS SOLAMENTE CON ACONDICIONADOR para que se mantengan manejables sin resecarse. Los entendidos aconsejan que, cuando se posee este tipo de cabellos, es riesgoso realizar más de tres lavados con champú a la semana pues el cabello puede resecarse y debilitarse: los rizos impiden que el aceite natural que nutre el pelo baje del cuero cabelludo hacia las puntas y el uso constante champú interfiere también en este proceso. Aquí el acondicionador se hace indispensable.

ANTES DE DESENREDAR TUS CABELLOS APLÍCATE una crema humectante o desenredante cuando aún lo tengas mojado. Primero péinate con los dedos para evitar nudos, y luego utiliza un peine con espacios anchos entre los dientes para desenredar tus cabellos por secciones, progresivamente, desde la punta hasta la raíz.  

PARA NUTRIR TUS CABELLOS, SUAVIZARLOS, Y DOTARLOS DE UN BRILLO EMBELLECEDOR puedes recurrir a aceites naturales como el de oliva, de aguacate, el ricino, el de almendras o el socorrido aceite de coco, uno de los más utilizados. Este aceite está considerado el mejor para el cabello, sus beneficios han sido probados científicamente.

LOS ESPECIALISTAS REVELAN QUE EL ACEITE VIRGEN DE COCO es capaz de penetrar y nutrir profundamente el cabello desde la raíz. Como posee peróxidos naturales, aclara gradualmente el color de los cabellos claros; tiene propiedades calmantes y regenerativas, además de ser antioxidante, antibacteriano y anti-fúngico. Un masaje en el cuero cabelludo con este aceite es un método eficaz para combatir la caspa. Contribuye a estimular el crecimiento, en especial en cabellos maltratados y es un excelente acondicionador. El aceite de coco provee también las proteínas necesarias para nutrir el cabello dañado, evita que el pelo se vuelva quebradizo y que se abran sus puntas.  

LA NOCHE ANTES DE LAVARTE LA CABEZA puedes aplicarte un aceite en tus cabellos secos. También puedes untarte acondicionador y dejártelo puesto una hora. Esto garantizará que al día siguiente, después del lavado, tu cabellera luzca más brillante y suave.

PUEDES ELABORAR UN TRATAMIENTO CASERO PARA EL CABELLO. Por ejemplo, tomas un aguacate maduro ―fruto muy rico en aceites― lo pelas y trituras, y le agregas luego tres cucharadas de yogurt natural, mezclándolo todo hasta tener una crema homogénea. Aplicas esta pasta sobre tus cabellos húmedos y envuelves tu cabeza con una toalla caliente. Treinta minutos después, retíralo todo y enjuaga con agua tibia.

JUNTO AL CORRECTO LAVADO Y LOS TRATAMIENTOS NUTRITIVOS también puedes tomar otros cuidados para estimular el crecimiento de tus cabellos y su fortaleza: bebe mucha agua, ocho vasos al día para una correcta hidratación. Es indispensable una alimentación rica en proteínas, el consumo de huevos y carnes blancas es aconsejable. En este empeño también son útiles las vitaminas. Procura tomar jugos de frutas, comer vegetales. Una pastilla multivitamínica diaria te puede ayudar.

ANTES DE DORMIR CUBRE TUS CABELLOS con un pañuelo satinado o sedoso. Así evitas que tu pelo roce contra las fundas de algodón y se reseque. Si no quieres cubrirte el cabello puedes usar una funda de satín o de seda.

HASTA AQUÍ LOS CONSEJOS POR HOY. En próximos días nos detendremos en los cuidados de los conocidos dreadlocks.

COLUMNAS ANTERIORES

Ejercicios físicos: ¿quieres empezar?

Secretos del perfume

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

Infografía

Video