Cuando el espejo no destella

Solapas principales

Cuando el espejo no destella
Fecha de publicación: 
31 Marzo 2015
0
Imagen principal: 

Así lo ha reportado el sitio digital BBC Mundo en días recientes. Otra vez la belleza parece destronar fichas mucho más importantes, y en esta ocasión resulta casi dramático porque desempleados y a veces contratistas están haciendo depender la solvencia económica de una cara bonita.

Paradójicamente, cuánto de feo puede ocultarse atrás de un rostro hermoso, y viceversa. Incluso, nada más relativo que la belleza, porque qué hubieran dicho los griegos de estos cuerpos y rostros magros, a veces resultado de anorexias y bulimias, que tanto distan de aquellos otros voluptuosos, bien apartados de la talla S. La Venus de Bottichelli hubiera quedado descalificada en la primera ronda de cualquier concurso de belleza o modelaje.

culturas africanas bellezaPero ni siquiera hay que mirar atrás. Hoy mismo, ¿cuál sería la opinión de los africanos que llevan sus rostros rayados (escarificación) como señal de linaje, o de las tribus Dogon, donde se insertan un plato u otro objeto en los labios con un significado espiritual, al contemplar a esos españoles “embellecidos” gracias a las inyecciones de bótox y ácido hialurónico?

Aunque no son pocas, parece que aún deben resonar más alto las voces críticas que se alzan contra los patrones y estereotipos que imponen el mercado, la industria de la estética y la cosmetología, y los medios de comunicación a nivel global.

A finales del pasado siglo fueron muchas las feministas, como Naomi Wolf, Judith Rodin, Carol Hunter y Jane R. Hirschmann, y también la española Almudena Albi Parra, entre otras, las que abogaron enérgicamente por la mujer, recordándole de distintos modos que «Tu cuerpo es tuyo», y desnudando los modos en que esos atavismos, porque lo son, frenaban su avance como ser humano y ser social.

Pero ahora sucede que las mujeres no resultan las únicas víctimas de tales estrategias, las cuales primero generan insatisfacción, inseguridad con el propio cuerpo, y a renglón seguido ofrecen soluciones casi milagrosas. A la meta hasta le han puesto nombre: alcanzar el Cuerpo 10: bello, delgado y joven.

La Sociedad Americana de Cirugía Plástica y Estética (ASAPS) asegura que cada vez es más profunda la inmersión de los hombres en el mundo de la estética. Pero no los mueve el hedonismo, sino las ansias de obtener trabajo.

La asiduidad del sexo masculino a esta alternativa que ellos suponen un tanto a favor del empleo, la confirma la Sociedad Americana de Cirugía Plástica y Estética (ASAPS). Una investigación realizada por dicha entidad revela que los hombres americanos mayores de 50 años recurren cada vez más a la toxina botulínica (el popular bótox) y al ácido hialurónico para enmascarar arrugas y marcas de expresión.

Los tratamientos en EE.UU. el año pasado en las mujeres tuvieron un crecimiento del 252%, y en los hombres del 106%.

Por su parte, la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME) igual reporta un crecimiento de clientes masculinos. De acuerdo con una encuesta que la SEME efectuara en 700 clínicas, la cantidad de hombres que contrataron sus servicios estéticos se elevó a un 30 por ciento en 2011 y a un 20 en 2012.

Como tendencia, lo más demandado por los hombres son los tratamientos de rejuvenecimiento facial y cuidados de la piel (los tratamientos antiarrugas, cuidado del contorno de los ojos, o cuidados post afeitado), tratamientos para frenar la caída del cabello o los microinjertos capilares, tratamientos para adelgazar y la depilación láser.

Para nada la estoy emprendiendo contra aquellos, de cualquier género, que desean mejorar su apariencia. Pero si ello se vuelve el eje de su existencia… Y si eso va a decidir su selección para un puesto laboral, pues esos empleadores están desechando lo más importante, encentrándose en un árbol en vez de mirar el bosque.

Pero sucede que los más jóvenes, y también los más hermosos, parecen contar con mayores probabilidades de encontrar plaza. De todas formas, hacer bingo en el mercado laboral anda bien difícil en la llamada Zona Euro, donde la crisis ronda en torno al 11,2 por ciento, según Eurostat.

El profesor de Economía de la Universidad de Texas Daniel Hamermesh, quien desde 1996 estudia la relación entre el atractivo físico y el bienestar laboral, calculó, basándose en varios estudios previos, que  los trabajadores más atractivos físicamente perciben entre un 8 y un 12 por ciento más de sueldo, en comparación con sus pares menos agraciados, lo mismo si se trata de mujeres que de hombres, respectivamente. Para estos últimos, la brecha se abre en un tres por ciento, y en el caso de las mujeres llega a un cuatro por ciento.

botox

Hamermesh asegura que la mayoría de las personas prefiere tratar con personas hermosas, y por eso el mercado está dispuesto a pagar bien y mejor a los bonitos. «La belleza es escasa y la gente está dispuesta a pagar por ella, al igual que por cualquier otra cosa que sea muy escasa. Por lo tanto, goza de una prima o beneficio en los mercados del trabajo, del matrimonio, de los préstamos, y sin duda, en otros», ha declarado el estudioso a la prensa.

En el caso del trabajo, indica el experto, eso hace a los bonitos generar mejores ventas, lo que eleva su productividad, su sueldo y las ganancias de su empresa. Con respecto a la educación, Walker y Frevert encontraron investigaciones donde se demuestra que los profesores, lo mismo en la enseñanza general que en la universitaria, tienden a asumir que los estudiantes lindos son más competentes e inteligentes, lo cual se refleja en las notas que les otorgan.

Para ponerle la tapa al pomo, los psicólogos sociales Lisa Slattery Walker y Tonya Frevert, de la Universidad de Carolina del Norte, aseguran, luego de analizar a profundidad el tema de la belleza, que «Es una de las muchas características asociadas al estatus que podemos identificar en las primeras interacciones con una persona».

Como si lo bello fuera indiscutible sinónimo de bondad. ¿Acaso no era bella Livia Drusila, la emperatriz de Roma que envenenó a más de 20 parientes? ¿No lo eran Clitemnestra o Lucrecia Borgia?

¿Será que con tanto bótox queriendo enmascarar las patas de gallina, se olvidó aquello de que lo esencial es invisible para los ojos?

alt

alt

alt

alt

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

Infografía

Video