Van Van sigue a toda máquina con Samuel, el hijo de Él

Solapas principales

Van Van sigue a toda máquina con Samuel, el hijo de Él
Fecha de publicación: 
7 Agosto 2014
0
Imagen principal: 

Quienes han ido a un concierto de Van Van han podido confirmar que Samuel es un artista de primerísima categoría, un legítimo heredero de su padre Juan Formell; no solo porque tiene el mismo apellido sino porque lleva en la sangre el más auténtico sentido de la creación musical y la búsqueda incesante de algo revolucionario, como su progenitor.

 

Eso ya lo sentíamos; hace varios años que Samuel dirige la orquesta que fundó Juan Formell en 1969 y muchos éxitos que han cosechado. Pero al conversar con él y escuchar sobre sus ideas en la música popular, podemos asegurar que la orquesta emblemática de Cuba seguirá estando en primera fila cuando de preferencias del público se trate.

 

“Mi papa me preparó para dirigir la orquesta, de hecho hace casi ocho años que lo hago. A veces él no iba a propósito a los viajes, él quería que me enfrentara solo a los escenarios, como pasó con una gira que hicimos muy intensa el año pasado por Europa y todo salió bien”, asegura Samuel.

 Juan-Formell-w-Samuel-foto1

“La disciplina es fundamental para liderar una banda, comenta el baterista. En Van Van ningún integrante ha durando menos de 10 años, eso quiere decir algo. Hay que imponer respeto y al mismo tiempo resolverles el problema a los músicos”.

 

“La falta de mi padre es física, espiritualmente él está y siempre estará en el escenario. Asumir la dirección total es una responsabilidad mayor, pero ahí vamos. La orquesta está en un buen momento”.

 

Después del fallecimiento de Juan Formell en mayo pasado Los Van Van han hecho tres giras internacionales: México, 26 conciertos en Europa y cuatro en Canadá. En este último país participaron en tres festivales y los invitaron a cerrar la próxima vez estos festivales.

 

La principal herencia que dejó Juan Formell a los suyos fue el no caer nunca en facilismos, hace música pensando en el bailador y al mismo tiempo romper esquemas. “Hay que ver cómo cambian las generaciones y hacer cosas diferentes para el público sin abandonar el songo que es nuestro sello. No se puede comparar a mi papá con nadie, él es un gran músico, yo lo comparo con José Martí”.

 

Los Van Van tienen mucha música para seguir haciendo discos. La sonoridad de la orquesta se mantiene. La gente sigue yéndose contenta de los conciertos.

 

Samuel es el baterista de la orquesta. Estudió percusión y piano en la ENA y pertenece a un grupo de artistas que imparten “clínicas” por el mundo, o sea, clases magistrales. Samuel comentó que en con este proyecto ha trabajado ya en universidades de Boston, San Francisco, Montevideo, México DF, Londres…

 

 Y en septiembre está invitado a la de Puerto Rico. En esas clases él habla sobre la evolución que ha tenido Van Van en todos estos años, de cómo surgió su percusión, de los instrumentos que han incluido, del estilo del songo, de cómo su papá fue cambiando la parte rítmica de la música cubana en los 70. Gracias a las influencias que él tenía del pop y el rock & roll incorporó la guitarra eléctrica, la batería, el bajo, que no eran comunes en la música cubana.

 

En vísperas de la gira nacional que los Van Van iniciaron este 26 de julio en Artemisa, Samuel conversó con Cubasí.

 

El periplo tendrá una primera etapa hasta Camagüey, la banda regresará a La Habana para cumplir con compromisos internacionales y dar toques finales a su próximo álbum “La Fantasía”. En octubre retomarán la gira nacional con presentaciones en Oriente.

 

“En 45 años ha habido mucha música de Van Van, todo esto queremos llevarlo a la gira y hacer conciertos como el que hicimos en junio pasado en el Centro de Arte de París, donde celebramos este aniversario cerrado”, declara Samuel.

 

Dicho concierto duró tres horas y media con música que hacían en los 70 y hasta hoy. Hubo invitados como Pedrito Calvo, Ángel Bonne, Issac Delgado y el violinista William Roblejo. Fue todo excelente, se grabó un DVD que debe salir el año próximo. “Fue bello, el escenario estaba encima de un lago y había 16 mil personas en el público”, se alegra Samuel.

 SamuelFormellJuanFormell1

La disquera cubana Abdala tiene licenciamiento con Francia, así que se espera la circulación de ese volumen en la isla.

 

El nuevo disco “La Fantasía” es una producción de la EGREM y se espera que esté listo para el 4 diciembre, cuando Van Van cumple 45 años. Ese día habrá un gran concierto en La Habana.

 

Juan Formell había hablado sobre un gran concierto en la Plaza de la Revolución para esta celebración…

 

No hay autorización en estos momentos para Plaza. Lo haremos en la calle 23, que es un histórico lugar, fue donde por primera vez tocaron los Van Van. Será un concierto multitudinario frente al Pabellón Cuba. Nada mejor que El Vedado para celebrar.

 

¿Habrá invitados como en París?

 

Algunos, estará Pedro Calvo, Pupy, Ángel Bonne, Changuito y otros.

 

La Fantasía tiene temas inéditos, hay dos de Jorge Leliebre, dos temas míos, está Se Vende, que fue un coro por encargo para el filme de Perugorría y que se convirtió en canción porque nos gustó.

 

El tema “La fantasía” lo canta mi papa con Jenny, será una sorpresa, algo muy bonito, ya verán. También hay un opening de Mandy, el cantante más joven de la banda. Él nos sorprendió con su tema y nos gustó. Robertón también tiene un tema.

Seguimos con la idea de recuperar temas de Van Van viejos, que son nuevos para los jóvenes de hoy, como “Es mucho” y “Con lo que tengo me basta”. Ambos los cantaba Pedrito.

 

Tu papá reconocía que el éxito de la orquesta estaba en el apoyo de la familia. ¿Cuál es el método de Samuel para pegar, hacer hits?

 

Eso es difícil de saber. Por ejemplo en el disco que tiene el Buey Cansao mi papá no había apostado tanto por ese tema, se suponía que el hit sería Seis Semanas, de Pupy.

 

Que también lo fue

 

Fue un gran tema, pero no como el Buey Cansao, que casi hubo que mandar a quitarlo de la radio porque sonaba todo el tiempo en las emisoras. Creo que fue el tema más radiado de Van Van en todas las épocas.

 

Es difícil planificar eso. Antes de sacar el tema, eso se va observando en el estudio de grabación. La gente va a las grabaciones y uno los observa si van cantando, si bailan el tema, los amigos hacen sugerencias sobre el coro… y eso coopera. Mi papá nos dio la libertad de aportar dentro del estudio. Esa es una forma de saber si el tema será bueno o no.

 

La difusión es muy importante y lo otro es no abandonar la crónica en las letras. Van Van seguirá haciendo eso, pero también tendremos canciones de amor como lo fueron “Y después de todo” o “Este amor que se muere”, que tienen una letra y armonía espectaculares.

 

Por ejemplo, “Yo no le temo a la vida” lo escribí hace tiempo, lo incluimos en “La maquinaria”, pero no se tocaba tanto, sin embargo el clip ayudó en su difusión. Un tema puede ser nuevo a partir del peso que logre con imágenes. Eso quiere decir que a varios temas de un disco es necesario que se les haga videos.

 

¿Piensan seguir trabajando con Ian Padrón en los clips?

 

Los dos últimos, “Todo se acabó” y “Yo no le temo a la vida” los hizo Alejandro Varela y  estamos muy contentos con ese trabajo. Pero Ian Padrón sí hará con nosotros la gira nacional, de la que saldrá un documental por los 45 años.

 

¿De qué van los discos que estas produciendo de forma personal?

 

Yo tengo preparados dos discos míos de música incidental, para cine por ejemplo. No he hecho propuestas a disqueras cubanas, pero estoy abierto. Ya he conversado con la alemana Termidor y Universal de México, pero no es seguro que firme con ellos.

 van van maquinaria

Se trata de un trabajo personal en el que me acompañan grandes músicos cubanos como Chucho Valdés, Gonzalo Rubalcaba, López Nussa. Hay cosas interesantes, no tengo el mismo formato en cada tema, por ejemplo hay rumba con una Camerata.

 

Hace dos meses el Cubadisco estuvo dedicado a la percusión. Hay eventos en el país, como la Fiesta del Tambor, que se dedican a promover y buscar talentos en esta especialidad. ¿Cómo ves la percusión en la música popular cubana hoy?

 

Tenemos en Cuba que estar orgullosos de tener tantos músicos buenos. Algo que agradecemos de la formación en Cuba es que cada instrumentista tiene que aprender piano. Si yo no hubiera estudiado piano quizás no sería compositor, todo lo que se me ocurre es con el piano.

 

En Cuba somos rumberos, lo levamos dentro. Hay niños que nos sorprenden dando un espectáculo con las congas, los timbales, en fin.

 

Los cubanos hacen música con la percusión, no es tocar el tambor porque sí sino saber qué golpe va en cada momento, cómo hallarle los colores a un tema, buscarle la musicalidad a un instrumento que no tiene notas musicales…

alt

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

Infografía

Video