La vanguardia… ¡a la televisión!

La vanguardia… ¡a la televisión!
Fecha de publicación: 
30 Abril 2014
25
Imagen principal: 

 Los principales directivos del Instituto Cubano de Radio y Televisión parecen tenerlo claro: hace falta que los mejores creadores del país vayan a trabajar a la televisión nacional. Pero lo cierto es que no muchos han acudido…

Danilo Sirio, presidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) ofreció declaraciones al programa Hurón Azul durante el reciente congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba: las puertas de la Televisión Cubana (TVC) están abiertas para los mejores creadores, para la vanguardia artística del país.

Otros altos directivos de la institución se han pronunciado en ese mismo sentido en varios escenarios. La dirección del ICRT parece tener claro que una televisión de excelencia necesita también de creadores de excelencia.

La televisión sigue siendo el principal medio de entretenimiento en Cuba, pero lo cierto es que en los últimos años ha sufrido el impacto de varios fenómenos: uno de ellos, el famoso paquete (compendio de series, programas y películas procedentes de productoras extranjeras) que avispados comerciantes ofrecen puerta por puerta, le resta cada día más espectadores a la señal nacional.

Algunos son tremebundos, piensan que pronto que la TVC se quedará sin televidentes. No parece probable, por varias razones: la primera es que no todo el mundo tiene acceso a esas propuestas mercantiles (por falta de recursos para adquirir el paquete o por falta de medios de reproducción); la segunda, y la más importante, es que en todas partes la gente necesita estar conectada a su realidad más inmediata: ese es el talón de Aquiles de esos compendios (en los que coexisten propuestas de alto valor estético con mucha basura pirotécnica de televisoras miamenses): no pueden ofrecer una visión convincente del entorno.

La lucha entre el paquete y la televisión nacional, no obstante, está planteada. Está claro que prohibir no es el camino. Primero porque resulta imposible, teniendo en cuenta las nuevas reglas del juego: la gente siempre se las va a arreglar para ver lo que quiera, cuando quiera. Y segundo, porque políticas restrictivas pueden lanzar el sofá por la ventana: cerrar la puerta a lo que viene de afuera es contraproducente.

La estrategia nacional debe ser ofrecer una alternativa fuerte al torrente de información y de propuestas que entra de mil maneras y se divulga memorias flash mediante en una dinámica creciente.

No hay otro camino: la televisión tiene que ser mejor.

Pero partamos de una verdad que no siempre aceptamos: nuestra televisión, desde el punto de vista de variedad y pertinencia de contenidos, ya es una de las mejores del mundo. Pocas televisoras públicas ofrecen un espectro tan multicolor de propuestas. La cosa no está en lo que se propone, sino más bien en cómo se propone.

En pleno siglo XXI la TVC está a la zaga en el sentido espectacular. Hay que decirlo: en años de visualidad abrumadora hay que competir desde la contundencia visual. Y tampoco hay que rechazar de plano todas las experiencias de una televisión con intereses capitalistas que ha estudiado muy bien los públicos y sus necesidades (hasta el punto de que ha terminado por crear nuevas “necesidades” y nuevos públicos).

La ecuación parece diáfana: cuando los mejores artistas hagan la televisión, la televisión mejorará. No es tan fácil. De hecho, buena parte de los técnicos y artistas que trabajan en el ICRT integran la Uneac, que se propone ser la vanguardia de la creación en Cuba. Y muchos de esos creadores son portadores de exigencias que en buena medida corresponden con las del público mayoritario.

El principal problema todavía está en la insuficiente actualización de los mecanismos de realización y producción. La TVC está llamada a modernizarse, pero no solo en su “apariencia” sino también en sus bases.

Las actuales estructuras (que con los años parecen anquilosadas) dejan demasiado espacio al conformismo, a la mediocridad como norma, a la falta de iniciativas.

Hace falta más rigor, de acuerdo; pero también hace falta más (y mejor) materia prima. Se puede ser muy riguroso, pero si se cuenta solo con productos de desconcertante medianía, si no se cuenta con propuestas más contundentes, no bastará con el rigor.

Hay que atraer a gente inteligente y capaz, para que acompañen a los inteligentes y capaces que ya están dentro de la institución. Y que por el imperio de la calidad, los mediocres vayan dejando paso.

Lamentablemente, este proceso necesitará tiempo; lo bueno sería poder aplicarlo en un dos por tres. Pero la TVC es un ámbito demasiado complejo y demasiado grande. Los cambios necesariamente serán paulatinos.

Hay una realidad del tamaño de un templo: mientras que un realizador cubano gane más por hacer un video clip que por realizar una telenovela será difícil que los buenos hagan telenovelas. De hecho, los buenos que hacen telenovelas (que por supuesto que los hay) las hacen más por compromiso con su arte y por satisfacción personal que por incentivos monetarios.

Mientras que un buen realizador gane lo mismo que un realizador regular o un realizador francamente malo (el tan llevado y traído igualitarismo que todavía sufrimos) no habrá manera convincente de estimular a los buenos realizadores.

La vanguardia tiene que ir a la televisión, pero no basta con que las puertas estén abiertas. Hay que crear condiciones para recibir a la vanguardia. Es más, hay que lograr condiciones para que la vanguardia que ya está en el seno de la institución pueda manifestarse, sin caer en círculo vicioso del conformismo y la apatía.

Es necesario también hacerle más caso a la gente que consume televisión. La lógica, más que ofrecer lo que se supone que esa gente precise, es ofrecer lo que esa gente de verdad necesita, pero con un compromiso decidido por la calidad de la propuesta. Pero ese podría ser tema de otro comentario.

Comentarios

Llegan tarde con el debate sobre nuestra TV. Aqui solo se han tomado medidas cuando la realidad nos ha abofeteado la cara mas de una vez. La gente puso la señal de satelite en sus casas ilegalmente una y otra vez. El ICRT se demoro en concebir multivision y años en poner la señal abierta de Telesur. Luego se autoriza el pirateo y aparecen los discos quemados con programacion extranjera. Y para rematar el paquete! Es verdad que mucha gente no tiene acceso por carencia de recursos pecunarios y de reporduccion pero se las arreglan para "escapar". En realidad esa es la television del futuro. La que tu te conformas a partir de tus gustos esteticos e intelectuales. Vas y compras el programa que quieres ver. Tenemos la television del futuro en casa y no lo sabemos. La inversion mayor debe ser en .....educacion!!!!!!!!!!! La vanguardia va a querer cobrar salarios exorbitantes comparados con el del medico que les trata por ejemplo, sus desordenes mentales. Y la television va a seguir igual.
Creo que la TV primero que todo debe mejorar su parrilla de programación, y eliminar esa repetidera de programas y series que no les gusta a nadie, como por ejemplo ahora están poniendo "El joven hercules" por sexta vez o mas...las películas de Domingo de cine en MV ¿a quien le gusta? por lo general no son seguidas por la mayoria por que aqui no gustan las películas francesas ni las películas en blanco y negro...te pones a ver un programa de "Vidas" de MV y crees tu que te estas actualizando con lo que esta haciendo el artista y cuando vez los créditos 1999, ¿no es desinformación o como se llama eso?, otro problema de TV es la falta de credibilidad de sus horarios, no te puedes llevar por la cartelera o no ves el programa...últimamente en TR anuncian algún partido y lo esperas hasta las 12 de la noche y te cierran el canal, es una falta de respeto.<br />Por eso solo escuchas en la calle, en la parada, em el trabajo hablando de "La viuda negra" y de los programas del paquete como la belleza latina, caso cerrado, decisiones, etc.<br />en el sitio de la TVC www.tvcubana.icrt.cu aparecen cientos de opiniones en su sección de la cartelera y ¿acaso la tv las tienes en cuenta?, ¿acaso dan respuesta a las inquietudes de la problación?, los invito a visitar el sitio..<br /><br />saludos a todos.
Pienso que el artículo es muy bueno y oportuno,y como dice el dicho, nunca es tarde si la dicha es buena. Nuestra TV en sentido de programación variada es buena, y eso lo saben los que hemos tenido la oportunidad de ver la de otros países. Por suerte, estamos ajenos a la publicidad, que te interrumpe los programas y hace que una película, por ejemplo, se dilate hasta el cansancio. Creo que la especialización de los canales y la incorporación de Telesur son pasos de avance, aunque por ejemplo, la programación deportiva, luego de terminada la serie nacional o eventos internacionales de 1er nivel, trasmite una serie de competencias sin ningún arraigo en los cubanos, que nos hace desecharlos.Per donde veo mas deficiencias es en la realización de programas nacionales, y sobre todo, dramatizados. Desde cuándo no se produce una telenovela o un serial cubano que valga la pena, según los cánones del gusto de la mayoría. Otro aspecto que me preocupa: cuáles serían los "filtros" para determinar la calidad de los programas. En fin, que hay tela por donde cortar.
CONSIDERO QUE EL ARTÍCULO REFIERE UN IMPORTANTE MOMENTO DE LA TELEVISIÓN CUBANA, PUES CUBA TIENE TALENTO PARA QUE SU PROGRAMACIÓN TELEVISIVA ESTÉ A LA ALTURA DE LAS MEJORES DEL MUNDO, SIN DESCUIDAR LO MÁS IMPORTANTE: LA IDENTIDAD Y SOBRE TODO PROTEGER LA IMAGEN ANTE EL MUNDO DE NOSOTROS LOS CUBANOS, PUES CRITICO LA MANERA EN QUE SE ABORDAN EN PELÍCULAS, NOVELAS U OTROS FORMATOS TELEVISIMOS TEMAS TAN BURDOS Y A VECES REITERADOS, COMO LOS QUE PUDE APRECIAR EN LA PELÍCULA SE VENDE DIRIGIDA POR PERUGORRÍA, EXCENTE ACTOR, ARTISTA DE LA PLÁSTICA DE CUBA Y DEL MUNDO, NO CREO QUE AUNQUE NUESTRA REALIDAD EN OCASIONES, LLEVE A SITUAR A ALGUNAS PERSONAS CUYA CONSTRUCCIÓN SOCIAL DE LA REALIDAD SEA ESTRECHA Y NO SEA CAPAZ DE VER LOS DIVERSOS MATICES DE LA VIDA, SEAMOS CAPACES DE MOSTRAR AL MUNDO, QUE LOS PROBLEMAS ECONÓMICOS, LAS DIFERENCIACIONES SOCIALES ACTUALES, HAGAN DE NOSOTROS LOS CUBANOS PERSONAS INFELICES Y CARENTES DE SENSIBILIDAD Y DISPUESTOS A LLEGAR A LA BARBARIE REAL DE LA ESPECIE HUMANA. DE IGUAL MANERA COINCIDO CON LA EXISTENCIA DEL TALENTO ARTÍSTICO CUBANO, QUE SE PIERDE ALGUNAS VECES POR LA BÚSQUEDA DE INCENTIVOS MONETARIOS, LO QUE NO SUCEDE CON LA MAYORÍA, CONTAMOS CON ARTISTAS MUY PROFESIONALES Y PATRIOTAS A TODA COSTA, CREO QUE NO HAYA DUDAS PARA NADIE DE ELLO. PERO ESTOS ESTÁN DISEMINADOS POR TODA LA ISLA Y LA TELEVISIÓN DEBE DAR OPORTUNIDADES REALES. Y SI CRITICO, LA EXCERVACIÓN EN DETERINADOS MEDIOS DE LA CRÍTICA IMPROVISADA A TRAVÉS DE DIVERSOS PERSONAJES, A QUIENES VIVEN EN LA PARTE ORIENTAL DE LA ISLA, EL HECHO DE QUE SUS COSTUMBRES, IDIOSINCRACIA Y MANERAS DE HABLAR SUENEN CON MELODÍAS DIFERENTES A LAS DE LA REGIÓN ORIENTAL, NO QUIERE DECIR QUE SEAN CUBANOS DESPROVISTOS DE LA EDUCACIÓN QUE LA REVOLUCIÓN HA HECHO CRECER POR TODA CUBA Y NO SIEMPRE SON LOS QUE PRONUNCIAN MAL EL IDIOMA ESPAÑOL, QUE SI ES POSIBLE SE EMPLEE MUY MAL, BAJO EL MANTO DE OCCIDENTALISMOS Y NO CUBANISMOS IDENTITARIOS.
MIENTRAS LA SELECCION DE LOS PROGRAMAS ESTE ASOCIADA A LOS CRITERIOS PERSONALES, QUE AUNQUE TENGAN MUY BUENA INTENCIÓN, NO RESPONDE AL CRITERIO GENERAL DE LA POBLACIÓN, LA GENTE PREFERIRÁ OTRAS OPCIONES A LA TV NACIONAL. NO ES IMPONIENDO UN GUSTO LA FORMA ES QUE LA GENTE VA ACEPTAR LOS PROGRAMAS.

Páginas

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

Infografía

Video