Robótica y automática en la escuela cubana

Robótica y automática en la escuela cubana
Fecha de publicación: 
17 Febrero 2020
0
Imagen principal: 

Durante la evaluación del programa educacional que se implementa en el país, el presidente, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, insistía en la importancia que tiene la introducción, de manera gradual, de la automática y la robótica en diferentes niveles educativos.

Para entender el significado de esa propuesta, vale primero recordar que por Automática puede entenderse la ciencia que estudia la automatización y sus aplicaciones, en especial las técnicas desarrolladas con el fin de reducir y eliminar la intervención humana en la producción o en el funcionamiento de bienes y servicios.

Por su parte, la Robótica como ciencia o rama de la tecnología estudia el diseño y construcción de máquinas capaces de hacer tareas que realizan los humanos. Son los conocimientos que permiten concebir, realizar y automatizar sistemas basados en estructuras mecánicas poli articuladas, dotados de un determinado grado de «inteligencia», destinados a la producción industrial y, en general, a sustituir al hombre en diversas tareas.

alt
Al evaluar la marcha de los  programas educacionales, Díaz-Canel comentó sobre la introducción gradual de la automática y la robótica en diferentes niveles educativos.      Foto: Radio Rebelde digital

Si bien estas especialidades no son nuevas en Cuba, el objetivo actual es incentivar su estudio, capacitar al capital humano para que interactúe con las máquinas de forma eficiente.

Muchas son las razones que sustentan tal intención. Entre ellas —y no porque sea el argumento de mayor peso—, vale recordar que dentro de una década, para el 2030, la población joven de esta geografía será menos de un tercio de un total: 29,2%, según proyecciones de la Oficina Nacional de Estadística e Información.

Será difícil mantener la producción, empujar el desarrollo, sin fuerza de trabajo suficiente, con ese alto por ciento de población añosa.

Claro que es descabellado aspirar a que las máquinas, los robots, las nuevas tecnologías en su conjunto, cubran todas las necesidades que se avecinan para la Isla, pero ser pasivos ante ese porvenir, incluso ante este presente, resulta demasiado arriesgado.

Automática para el desarrollo

La automatización de simples procesos acompaña al hombre desde tiempos remotos en la búsqueda de conseguir sus objetivos con el menor esfuerzo y tiempo posible.

Entendidos en el tema mencionan entre los primeros ejemplos en la historia de la automatización al reloj despertador de Platón, en el año 378 a.n.e., para despertar a sus discípulos, o la clepsidra o reloj de agua, de Ktsibios, en el siglo III a.n.e.

Pero la automática como disciplina científica surge durante la Segunda Guerra Mundial para satisfacer las demandas bélicas.

Los equipos multidisciplinarios capaces de desarrollar la industria automotriz, los radares y el control automático de los cañones, entre otros, imprimieron un giro a los acontecimientos de la guerra.

La automática en Cuba: puntos de partida

En Cuba, según la investigación «Automatización, robótica y sistemas computacionales. Breve Historia de la Automática en Cuba», presentada en la II Convención Científica Internacional de Ciencia, Tecnología y Sociedad UCLV 2019, la industria azucarera fue pionera, a mediados del siglo XIX, al adoptar tecnologías de proceso continuo y de producción en masa.

Luego del triunfo de la Revolución, con la creación del Ministerio de Industrias y su Dirección de Automatización y Electrónica, después Centro de Automatización Industrial -todo ello gracias a la visión futurista del Che Guevara-, ese quehacer cobra rango de especialidad.

Primero fue la Escuela de Automatización (1962), cuatro años después se creó el Departamento de Control Automático dentro del Departamento de Cibernética Técnica de la Academia de Ciencias de Cuba y, justo ese mismo 1966, en los estudios de Ingeniería Eléctrica se introduce la especialidad de Regulación y Control Automático.

Expertos de la entonces Checoslovaquia y también de la URSS, impartieron asignaturas relacionadas con el control automático, primero en las Universidades de Oriente y de La Habana; después, en la Universidad Central Martha Abreu de Las Villas (UCLV).

alt
Máquinas de riego de pivote central controladas por una tecnología de automatización, proyecto que encamina la UCLV.                                                       Foto: UCLV


Robótica en la Antilla Mayor

En la ponencia sobre el Grupo de trabajo para el desarrollo de la robótica en Cuba, presentada en la II Convención Científica Internacional de Ciencia, Tecnología y Sociedad UCLV 2019, se concluye que la robótica en el país está caracterizada por «pobre impacto en la mejora de la calidad de la producción y los servicios, el aumento de la productividad, ahorro de energía y materias primas, la humanización del trabajo, el ahorro de fuerza de trabajo y la calidad de vida».

De ahí el llamado de la dirección del país a impulsar esta rama, identificando primero aquellos sectores que pueden asimilar mucho más rápidos los cambios, sobre todo en la producción de alimentos, el ahorro y la salud.

Como premisa, se cuenta con el Grupo para el Desarrollo de la Robótica, coordinado directamente por el Ministerio de Educación Superior y la UCLV, el cual será el encargado de unir saberes con la Universidad Tecnológica de La Habana (CUJAE) y la Universidad de Oriente para intercambiar con líderes tecnológicos en busca de la automatización de procesos.

alt
Palmiche, diseñado por el equipo Mambí de la Cujae, fue  el primer robot cubano que ganó premio en una competencia internacional, en noviembre último.

En recientes declaraciones a la Agencia Cubana de Noticias, el Doctor en Ciencias Luis Hernández Santana, profesor del Departamento de Control Automático de la universidad villaclareña, explicaba la experiencia de ese centro en la robótica móvil con vehículos autónomos, aéreos y acuáticos, insertados en procesos industriales o de servicios.

Precisaba el investigador que Cuba, a muy corto plazo, puede mostrar resultados en la industria azucarera con aquellos equipos que poseen sistemas avanzados de cultivo, como las cosechadoras y las máquinas de suministro de fertilizantes a la tierra que, con un computador a bordo, pueden realizar funciones automatizadas. Esta labor, sentenció, se lleva adelante de conjunto con el Instituto Nacional de la Caña de Azúcar.

Hernández Santana, también coordinador científico dentro del Grupo Nacional para el Desarrollo de la Robótica en Cuba, coincide en que la actual dinámica poblacional en la Isla precisa automatizar procesos para restarles funciones a los seres humanos, sin dejar de pensar en el desarrollo de la robótica doméstica para la atención de personas de la tercera edad.

En la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría (Cujae) existe hace dos años el Laboratorio de Instrumentación y Control, equipado con tecnología de punta para la medición de flujos, muy empleados en la industria petroquímica cubana.

La Cujae también se adentra en el diseño de algoritmos para la robótica móvil con el objetivo de procesar imágenes para la detención de obstáculos, la planificación de trayectorias y la autoestimación de la posición de los robots.

Un proyecto interesante vinculado con la salud tiene lugar en Santiago de Cuba. Allí, la Universidad de Oriente desarrolla un prototipo de exoesqueleto robótico que ya da sus primeros resultados en pacientes que presentan la condición de «hombro doloroso».

alt
Prototipo cubano de exoesqueleto robótico.   Foto: ACN

La aspiración es poderlo utilizar en la rehabilitación de pacientes hemipléjicos a causa de una enfermedad cerebrovascular. Dicha investigación está a cargo del Centro de Biofísica Médica de la Universidad de Oriente y el Hospital Clínico Quirúrgico Juan Bruno Zayas.

Si bien la nación comenzó desde los años 80 a trabajar en torno a la automatización de procesos, actualmente la obsolescencia de muchos equipos provenientes del campo socialista, así como las exigencias que hoy imponen las normas internacionales de calidad, constituyen también condicionantes para que la automática y la robótica se sigan abriendo espacio en el país, también a partir de las semillas que sean sembradas desde las aulas del sistema general de enseñanza.

No solo nos hará más competitivos en términos de exportaciones –tan necesarias a la economía-, sino permitirá ubicarnos de cara a la llamada Industria 4.0, y, a la vez, tributarán de un modo más decisivo a una humanización del trabajo y a la mejor vida del cubano, que también en el ámbito de esas ciencias y su desarrollo debe enfrentar las restricciones del bloqueo imperial.

También en el aula, la robótica y automatización

Con la introducción del estudio de la robótica y la automatización en diferentes niveles educativos, el país busca crear entornos de aprendizajes multidisciplinarios.

Según reporte del periódico Granma, para ese empeño se tomarán las experiencias en robótica y automatización del Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona, las universidades de Pinar del Río, la de Oriente, la Central de Las Villas y la Cujae, en La Habana.

alt
Semejando una foca blanca bebé llamada Paro, el primer robot con inteligencia artificial, diseñado por Japón, llegó a Cuba en febrero de 2018, para la Feria Tecnológica de Sancti Spíritus.

Se aspira a que niños y jóvenes desarrollen desde edades tempranas la intuición científica e ingenieril, potenciando habilidades de investigación y solución de problemas.

«¿Se imaginan, cuando los muchachos empiecen a aprender robótica, el cambio que dará la sociedad; cuando la gente comience a buscar otro tipo de aplicación para resolver problemas comunes?», preguntaba el Presidente cubano. Sí que puede imaginarse, y no será ciencia ficción, sino desarrollo, calidad de vida.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

Vistas aéras de ciudades vacías ante la propagación de la pandemia del Coronavirus.
  • Vistas aéras de ciudades vacías ante la propagación de la pandemia del Coronavirus.
  • Vistas aéras de ciudades vacías ante la propagación de la pandemia del Coronavirus.
  • Vistas aéras de ciudades vacías ante la propagación de la pandemia del Coronavirus.
  • Vistas aéras de ciudades vacías ante la propagación de la pandemia del Coronavirus.
  • Vistas aéras de ciudades vacías ante la propagación de la pandemia del Coronavirus.
  • Vistas aéras de ciudades vacías ante la propagación de la pandemia del Coronavirus.
  • Vistas aéras de ciudades vacías ante la propagación de la pandemia del Coronavirus.
  • Vistas aéras de ciudades vacías ante la propagación de la pandemia del Coronavirus.
  • Vistas aéras de ciudades vacías ante la propagación de la pandemia del Coronavirus.

Infografía

Video