Ray Fernández, respetuosamente irreverente y militantemente comunista

Solapas principales

Ray Fernández, respetuosamente irreverente y militantemente comunista
Fecha de publicación: 
4 Febrero 2020
0
Imagen principal: 

Si quieres una entrevista «bonita», busca a otro artista. Pero si prefieres un diálogo sincero, casi libre de formalidades, divertido y muy serio, él es el tipo, porque se deja la barba y se afeita la lengua y porque, cuando otros se confunden, Ray Fernández está clarísimo de cuál es su bando y, sin teque, es el de los que aman y fundan.
 

En el balance de la Egrem se levantó entre los primeros para pedir respuestas a la obsolescencia tecnológica del DiabloTun Tun, de la Casa de la Música de Miramar, donde tiene una peña habitual, así que por ahí empezamos:
 

«En el Tun Tun llevamos 11 años. Empezó con el poeta Bladimir Zamora y yo en la guitarra, pero eso no funcionaba, porque para el espectáculo del cabaret no se presta la poesía y la guitarra sola. Entonces incorporé bajo, percusión y ya hicimos la cumbancha. Tengo un grupo, estuve trabajando siete años sin plantilla de grupo, porque no me la daban por toda la burocracia y toda la jodedera, hasta que ya nos hicieron profesionales y ahí seguimos luchando. Ahora sí me puedo dar el lujo de invitar a poetas y a muchos jóvenes, que me dicen: yo soy trovador, te voy a mandar un disco para que oigas y, si te gusta, me invites a la peña. Y les digo: No. ¿Tú eres trovador? Sube. Y eso me ha traído muchos problemas con las instituciones, porque no se puede trabajar si no estás evaluado y eres profesional, pero bueno, yo me he tomado esas prerrogativas y unos han sido buenos y otros malos, pero yo les abro la puerta».

alt

Le pedimos que nos contara también sobre sus proyectos: discos, giras, conciertos… y ahí va el autor de Lucha tu yuca, taíno:
 

«Toda mi discografía está hecha con la Egrem: Paciencia, El Conciertoski y Mamá, ando contento (ojo con la pausa). No hago conciertos hace tiempo, no me los proponen; no hago giras nacionales, no me las proponen. Me hacen videoclips, no me los ponen. En los Lucas me nominaron y le dije a Cruzata: ven acá, ¿en qué categoría estoy?, en la categoría de video fantasma, ¿no? ¿Cómo me nominan, si no me pones? Por asunto de perfil, porque el videoclip lo paga la Egrem, pero yo escojo una canción que no es cómoda, porque yo quiero que sea conflictual como soy yo, en fin, esa es la trinchera. Ahora estamos trabajando en un disco de vinilo. Esta es una tendencia que está en boga por la piratería. Se grabó aquí con la Egrem. Lo haremos en Austria en vinilo y aquí en CD».
 

Sobre este disco, que está casi listo, pero todavía no tiene nombre, nos adelantó Ray: «Tiene temas nuevos: Batanga taína, Jau Jau, El perfumista, que habla sobre los pregones en Cuba, es muy simpático, es el que compra pomos de perfume vacíos; dice: “yo colecciono frasquitos; que aunque es un hobby muy raro, nunca he tenido el descaro de rellenar los pomitos; yo los compro por bonitos, lo he dicho en comisaría, aunque el señor policía me tilda de delincuente, porque mi tío es gerente en una perfumería. Yo solo compro pomos de perfume vacíos; si son de marca te los pago mejor”. Es un coqueteo con el pregón, que siempre ha sido divisa de la cancionística cubana. Géneros tengo ahí vals, boleros, punto guajiro, batanga, son, rancheras, que ahora me ha dado por eso; tengo un abanico bastante amplio».

alt
 

Tiene una bien ganada fama de irreverente y no la niega, pero aclara: «Soy respetuosamente irreverente. Me he buscado problemas, pero soy respetuoso. Me gusta cuestionar y bromear también, hasta con lo más solemne. Si lo hago con mi abuelo, que me crió, que es mi Dios y me río con él, ¿por qué no puedo bromear con un líder, con un estamento religioso, con un político, con una doctrina? Eso me ha traído malas interpretaciones. Y no es que yo sea poco serio, el humor es muy serio, el choteo es muy serio; Mañach lo dijo».
 

Sin embargo, no falta quien confunda el casabe auténtico de un taíno con el pan importado desde Miami que alimenta a los mercenarios, así que, llegado el momento, hay que cantarles las cuarenta. ¿O no?
 

«Yo siempre lo he dicho, desde que me dieron la militancia, porque me la gané, que soy militante del Partido. Lo digo en todas partes, entonces ahora, que di una respuesta en Facebook, porque le hice unas decimitas a los supuestos clandestinos estos, que yo les digo “desangra puercos”, y en un intercambio epistolar con un personaje le puse que yo soy marxista leninista, no desde una hipnosis, sino desde una reflexión, y el tipo dice que los he tenido engañados toda la vida, pero eso me ha costado en las redes menciones a mi progenitora, a mi masculinidad, entonces yo me río de eso también, porque hay gente asalariada que están para eso, para meterte el dedo en la garganta. Ahora estoy oyendo consejos de algunos amigos que han sido vilipendiados ya, pero voy saliendo bien».

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

Infografía

Video