Leslie Anderson: “Nada como jugar de nuevo en Cuba”

Solapas principales

Leslie Anderson: “Nada como jugar de nuevo en Cuba”
Fecha de publicación: 
11 Enero 2020
0
Imagen principal: 

Lo encontré estirando sus piernas en las praderas del “Coloso del Cerro”, al lado de dos excelentes compañeros y amigos como Alexander Ayala y Frederich Cepeda. Es un tipo alto (1.87cm) y el béisbol profesional le robusteció el cuerpo, la constancia y su ética de trabajo.

Se muestra muy afable y su cubanía es admirable al igual que su comunicación. “Tira lo que quieras”, me dice. En esencia sigue siendo humilde, pese a sus contratos para nada despreciables. “Vine aquí porque esta es mi patria y a ayudar a Camagüey en todo lo que pueda”, sostiene el zurdo de 37 años.

Inició su carrera en Cuba en la temporada (2000-2001) y en nueve zafras puso números de respeto (.328/.416/.486/.902). Pegó 943 imparables, impulsó 473 y despachó 85 vuelacercas. Con las cuatro letras tuvo como principales eventos, los dos primeros Clásicos Mundiales, en 2006 y 2009, respectivamente.

-¿Qué te motivó a jugar nuevamente en la Serie Nacional de Cuba después de probarte en la estructura profesional norteamericana, las Grandes Ligas japonesas y el béisbol del Caribe?

-Fue un pedido de mi padre que lamentablemente ya no está. Nada más existió la oportunidad de venir acá, lo hice y significa muchísimo porque aquí comenzó mi historia. Este es el béisbol que más se disfruta, el de tu tierra y con el equipo que te mostró. Nada como jugar en de nuevo en Cuba.

alt

-¿Cómo ha sido el recibimiento de la afición cubana?

- Ha sido muy lindo todo, era también un sueño que tenía, jugar el último año de mi carrera en Cuba.

-¿Hacía qué tiempo no pisabas la grama del Latino?

-Diez años, se dice fácil, pero es un buen tiempo y mira cómo se puso en los dos primeros juegos del play-off. Nunca había jugado con él así. Imagínate lo que pude sentir cuando conecté esos batazos decisivos. Es algo inolvidable para mí.

-Háblame de Camagüey y de lo que han logrado este año…

-Un año maravilloso. Borroto ha demostrado ser un tremendo manager y un motivador excelente. Quedamos primeros en el torneo, después vencer a un equipo de tanta historia como Industriales y ahora a jugar una final contra Matanzas. El trabajo de los demás entrenadores también ha sido muy bueno y la entrega de todos los jugadores.

-¿Cuán importante fue para Leslie Anderson ser parte de la organización de los Rays de Tampa Bay durante 4 años?

-Mira con ellos aprendí a ser un profesional, ese es otro béisbol. Uno tiene el talento, pero en ese eslabón uno aprende muchas cosas y asumes el juego como tu trabajo. La manera de entrenar, la superación personal, el compromiso de hacerlo bien porque corres el riesgo de quedar sin trabajo…

-Tuviste buenos años en las Ligas Menores, sin embargo nunca recibiste el llamado al equipo grande. ¿Es muy difícil subir a las Mayores siendo latino?

-La barrera del idioma, el ser extranjero, muchas veces pones números y no recibes nunca ese llamado. Las organizaciones tienen diferentes estrategias con sus jugadores y en muchos casos priorizan al pelotero norteamericano. Yo le agradezco mucho a Yunel Escobar en mi estancia en los Rays.

-En el 2014 fuiste contratado por los Gigantes de Yomiuri, el equipo más importante del béisbol japonés, y colocado como tercer palillo del club…

-Ese fue uno de los grandes logros de mi carrera. Llegar a Japón con los Gigantes y poner números importantes en ese primer año. Lastimosamente me lesioné después y en los dos siguientes no pude estar a la altura esperada. El béisbol japonés es muy exacto y me enseñó mucho también.

-Tuviste la suerte de compartir en el vestuario de los Gigantes con otro pelotero cubano extraordinario: Frederich Cepeda. ¿Cómo viviste la experiencia?

-Frederich es más que un amigo, es mi hermano. Hicimos juntos el equipo nacional de Cuba y siempre fue muy especial compartir con él. Es un pelotero fenomenal, allá salíamos a comer los dos, nos ayudábamos con el idioma. Es difícil adaptarse a la cultura japonesa cuando eres latino y vivir en una ciudad como Tokio.

-¿Qué crees que se deba hacer para mejorar el béisbol cubano?

-Mira, lo primero está en el aspecto mental, en lo táctico. El béisbol hay que asumirlo como a una profesión, ser muy responsables con eso. Propiciarle implementos, invertir en él. Nosotros tenemos a uno de los mejores talentos del mundo. Este país es una fábrica de jugadores. Sólo hay que moldearlos, desarrollar las categorías inferiores y cambiar muchos conceptos arcaicos. Es cierto que el mejor talento ha emigrado, pero ahora hay maneras de contratación a través de la Federación que resuelven las necesidades materiales de los jugadores. En este aspecto los encargados de propiciar estos contratos deben ser más agresivos en la contratación y proteger a ese talento que todavía está en Cuba. Y por último, el tema espectáculo. Eso es fundamental en el béisbol actual, que la gente vaya al estadio a disfrutar, que ve vendan camisetas de los equipos y gorras con buena calidad, postales de los jugadores, las pantallas gigantes en las instalaciones. Creo que a nuestra pelota le falta eso…

Actuación en las Ligas Menores (Tamba Bay Rays)

TEMP: 4; JJ: 455; 1724-508, (.295/.350/.441/.790)

Grandes Ligas Japonesas (Gigantes de Yomiuri)

TEMP: 3; JJ: 173; 541-156, (.288/.355/.460/.815)

P.D: Esta entrevista con Leslie Anderson fue realizada durante dos etapas: una en la temporada regular y la otra en la fase de play-offs.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

Infografía

Video