Añadir nuevo comentario

El artista, conductor o figura pública tiene, no debe, tiene, una responsabilidad con su público y la población en sentido general. Esa responsabilidad viene concebida en la sinceridad de sus actos, la transparencia y el sentido del momento histórico en que se vive. Quien se preste a la manipulación mediática con fines y objetivos contrarios al bien popular y a su país merecen, cuando menos, el descrédito y la repulsa. Sí esa manipulación ocurriera en desconocimiento de esa figura, lo menos que debería hacer es rechazarla y denunciarla. Por suerte tenemos una gran, pero grandísima mayoría de estas figuras que está consciente de sus actos y posiciones. ¡FUERZA CUBA, SALDREMOS ADELANTE!
juliohg52@nauta.cu
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

Infografía

Video