Los 100 metros del oportunismo.¿Martiano y sionista?

Solapas principales

En este artículo: 
Los 100 metros del oportunismo.¿Martiano y sionista?
Fecha de publicación: 
14 Julio 2020
6
Imagen: 

Imagen de una parte de la Calle G, en La Habana, donde el "cesped" fue cubierto por adoquines.

Pues sí. No limpie los lentes. O no se frote los ojos, amable lector. Como lo está leyendo. Y todavía guarde una reserva para el asombro. Sucede que así se autodefine alguien que, para añadir un ingrediente más a la insólita mezcla, se declara también anticomunista y, a la vez, defensor de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. ¿No le basta? Pues para que la cocción disimule el mal sabor más que probable del resultado, he aquí la solución: siempre según sus propias palabras: estamos ante un socialdemócrata, anticomunista, martiano y sionista. Ah!, y opuesto al bloqueo, al que suele llamar, a tono con el equilibrismo semántico para agradar a Dios y al Diablo, embargo/bloqueo.

Si la cultura cubana es un ajiaco, quizás nunca Fernando Ortiz sospechó siquiera que en la composición del caldo se intentara agregar tan antinómicos ingredientes. Sin embargo, esta nota no va,  principalmente,  del sionismo. Pero algo hay que decir al respecto. Porque sucede que el personaje que así se autodefine, - (que no es que estemos ahora repartiendo las temidas recetas a diestra y siniestra) - reivindica, como cubano en el “exilio”, aunque con frecuentes viajes a la Isla, su derecho a participar en la política interna cubana y es, como vimos,  un ardiente opositor al bloqueo. Otro aderezo que también añaden otros, como blasón de honor, para blandir su derecho, no simplemente a opinar o sugerir, sino también a participar en proyectos y plataformas de subversión contra la Revolución Cubana. 

En el 2017, la revista Cuba Socialista, publicó en su No. 5 de mayo-agosto, un dossier titulado “Cuba Posible y las plataformas no confrontacionales de restauración capitalista.” Entre algunos textos de ambas partes del debate, aparece un intercambio que tuvo como escenario el espacio digital de Facebook, entre Arturo López Levy, (sí, el personaje  que se auto alude como martiano y sionista), y el escritor cubano Enrique Ubieta. El lector interesado en aquella saga de un probable renacer de aquellas estrategias en Cuba, quizás no encuentre esos textos digitalizados en la web actual de la revista, pero puede acudir a este enlace: http://videos.cubasi.cu/Centrismo_en_Cuba_Otra_vuelta_de_tuerca_hacia_el....

Sólo nos interesa, por ahora, recordar una de las reflexiones del  autor de Cuba ¿revolución o reforma?  en aquel debate. Le aclaraba Enrique Ubieta al sionista: “Pero si participa en una plataforma que se propone construir tendencias ideológicas contrarias al rumbo libremente adoptado por los ciudadanos del país, ese sí es un tema que nos concierne a todos. El restablecimiento  de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba es bienvenido, pero no bajo el supuesto de que Cuba deba cambiar su sistema social”. Porque eso último era lo que pretendían Cuba Posible y el socialdemócrata y adverso al comunismo, Arturo López Levy, antes Arturo Callejas, después de adoptar el apellido Levy, de origen judío, abreviatura de Segan Levi, que significa “ayudante de sacerdote”. Sería conveniente que alguna vez ALL aclarara si su línea política pertenece al llamado sionismo socialista, o al religioso, entre las varias que recoge la literatura. Porque ahora mismo el antisionismo, que no el antisemitismo, se levanta contra los horrendos crímenes que sigue cometiendo el estado de Israel contra el pueblo palestino. Pero en todo caso lo que le interesa a Cuba es la reflexión de Enrique Ubieta citada más arriba.

Ahora que si un Trump  defenestrado, inicia  un probable comienzo de la era Biden, probabilidad que se dibuja en el horizonte visible de la catástrofe que azota ahora al buen vecino, sería útil repasar aquel debate enmarcado en las consecuencias del paréntesis obamiano.

Porque se observan ya “algunos movimientos en el bullpen” de las nuevas plataformas no confrontacionales. En efecto, alistan y velan  sus armas otroras autodeclarados revolucionarios, uno de cuyos promotores visibles, es ahora becario de la formación de “líderes” en EEUU, mientras se anuncia como activista en los ruedos electorales del Norte a favor de Biden, cuando antes aspiraba a la militancia comunista. 

Cuba Posible respondió al objetivo, según declarara el mismo Obama en Cuba, de lograr el mismo resultado de tantas administraciones fracasadas, pero por los suaves carriles del “cambio transicional” . Por su parte, los directivos visibles, y tras bambalinas, de aquella “iniciativa”, se proponían, según sus propias declaraciones, “acompañar pacíficamente” a Cuba al pluripartidismo, y para tratar de agenciarse algún capital político ante una mayoría del pueblo cubano que aborrece el mercenarismo, se desmarcó con toda claridad de la falta de apoyo interno que tienen en Cuba los mercenarios explícitos, en la esperanza de que el mercenarismo implícito y tácito, apoyado por la Open Society de un Soros prestidigitador de varias revoluciones de colores en algunos rincones oscuros del mundo, se disimulara en las aguas de un tanque pensante de corte “académico”. 

Cuba Posible nació en el “oasis” obamista y se disipó apenas comenzó el esquizoide temporal trumpista. De lograr la presidencia, Biden parirá, sin dudas, otra criatura, y el socialdemócrata-sionista que fue miembro destacado de Cuba Posible, ahora publica en la mal llamada La Joven Cuba, terciando en lo que se ha denominado, en el humor del espacio digital, La Crisis de Los Adoquines.

Ahora mismo, aquella plataforma que se pretendía de “jóvenes revolucionarios” se despoja en el camino del logo que le diseñara uno de los 5, y ajusta la mira como un espacio de la opinión política cubana.
Y reaparece Arturo López Levy, quien desde las cenizas de Cuba Posible, seguramente renacerá a la probable estrategia Biden hacia Cuba. En el reciente debate acerca de la pavimentación de 100 metros del parterre de una importante arteria capitalina, con toda seguridad han participado ciudadanos a quienes la solución no les ha parecido la más conveniente y exhortan a que se apliquen otros procedimientos de licitación cuando iniciativas de esa índole sean necesarias. Pero también es evidente que algunos han hecho su pequeño maratón de los 100 metros del oportunismo. Las acciones de hoy siempre están iluminadas por las acciones del pasado. El llamamiento de Obama de olvidar la gran historia, tanto como la pequeña y reciente, no tiene terreno fértil en Cuba. El adversario alista sus armas. Las de Cuba tienen no cien metros, sino más de cien años de lucha.
 

Mis opiniones

Comentarios

Desconozco el porqué de un ataque tan frontal hacia López Levy. El es un cubano que hasta ahora solo ha expresado su opinión con lo cual se puede o no estar de acuerdo, pero a mi modo de ver son sinceras. Además su militancia política no me parece estar en contra de la nuestra. López Levy aboga por el cese del bloqueo, instrumento criminal al cual el no le llama embargo, reconociendo que no es es ese su función. Creo reconocer en López Levy a un cubano que como tal tiene y puede tener opinión sobre su país de origen, dar sus opinión y proponer soluciones que a su modo de ver pueden ser útiles. Sobre la pavimentación del final de la Avenida G bastante se ha opinado y escrito. Podemos o no estar de acuerdo con esa acción, pero si es cierto, y en esto coincido con López, que antes se debió consultar su utilidad.
Considero que López Levi tiene todo el derecho del mundo a pensar como quiere, a expresar libremente sus opiniones, a auto definirse de acuerdo con sus perspectivas y a proponer las soluciones que considere acertadas. ¿Por qué siempre quieren descalificar a quien no piense en concordancia con la línea oficial? Martí, nuestra referencia mas inmediata, universal y verdadera, quería una República "...con todos y para el bien de todos..." lo que entraña sin exclusiones de ningún tipo, ya sean de raza, género, religión, militancia e ideología. Por último me permito recordarle la ascendencia judía de López Levi, por lo que no es de extrañar que se proclame sionista pues desciende de emigrantes judíos sometidos a persecuciones en Europa.
raimundo.isaba@ranch.vcl.onat.gob.cu
Como mismo se alega que el señor López Levy tiene derecho a exponer su opinión los demás tenemos el derecho a manifestar libremente la nuestra en contra. Son tiempos de unidad cuando el enemigo arrecia sus ataques. Solo les recuerdo lo dicho por San Ignacio de Loyola "En una fortaleza sitiada cualquier disidencia es traición" y desde que tengo uso de razón (hace ya casi 60 años) mi país CUBA ha estado sitiado por el imperio más poderoso que haya existido jamas.
Totalmente de acuerdo con Juan Criollo. Nunca mejor si dicho.
lily840@infomed.sld.cu
Juan Crillo, fuerte y claro, como fortaleza Sitiada que somos, hay que ser o no ser, no estamos en tiempos de términos medios, muy bien, gracias.

Páginas

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video