Las dolencias musculares arruinaron la Copa del Mundo de Rusia al máximo goleador del pasado Mundial de Brasil. Su baja pesó bastante a una Colombia que se fue eliminada el martes al caer en los lanzamientos de penales contra Inglaterra por los octavos de final.