Mientras espanta las moscas con su larga cola, la vaca Penka rumia felizmente, ajena al revuelo internacional que ha ocasionado.