Se suponía que el Festival Meteor iba a reunir a grupos de rock “indie” de todo el mundo en lo que los organizadores describieron como una “experiencia musical avanzada que supera fronteras y distorsiona el tiempo y el espacio”.