El videoarbitraje funciona y fue determinante para el debut triunfal de Francia en la Copa del Mundo. Ambos goles de Antoine Griezmann y Paul Pogba contaron con la intervención de la tecnología que se estrena en un Mundial, decantando el sábado la victoria 2-1 sobre Australia por el Grupo C.