viernes, 16 noviembre 2018, 00:08
Mostrando artículos por etiqueta: Alemania

Alemania es el motor de Europa. Grecia, la cola. Uno es el paradigma del bienestar y la economía pujante. Otro, el del caos político y económico que puede acabar con el sueño del euro y de Europa. Pero ambos tienen un equipo de fútbol que se enfrentan, en igualdad de condiciones, en busca de una plaza de semifinales en la Eurocopa 2012.


Los dos países que encarnan las dos velocidades de Europa, Grecia y Alemania, se miden este viernes en los cuartos de final de la Eurocopa 2012. Un partido marcado por la situación política y económica de ambos y que obliga a echar la mirada atrás en busca de otros choques en los que el fútbol tuvo mucho que ver con situaciones políticas muy complicadas.

Además, la presencia de Angela Merkel en el palco ha provocado que aumente la seguridad alrededor del partido y que, de paso, se desaten las bromas en las redes sociales, como la que asegura que la canciller alemana presenciará el partido para pedir dinero a los griegos por dejarles participar en la misma competición que la todopoderosa Alemania.


1964. España - Rusia: el ego franquista contra los comunistas

En 1960, España no pudo llegar muy lejos en la primera edición de la Eurocopa. El sorteo le emparejó con Rusia en cuartos de final, cuando el campeonato se disputaba a eliminatorias de ida y vuelta, pero Franco no permitió que la selección viajara a la antigua Unión Soviética, cuna del comunismo por el que él había luchado y país con el que había roto relaciones, por lo que se dio el partido por perdido a España y la primera Eurocopa se esfumó.

Cuatro años después, Rusia y España llegaron a la final, pero esta vez se disputaba en Madrid y a Franco no le quedó más remedio que enfrentarse a la posibilidad de perder contra los comunistas en su propia casa. No fue así. España ganó 2-1 en un atestado Santiago Bernabéu gracias al mítico gol de Marcelino (a centro de Pereda y no de Amancio como se pensó) y Franco entregó el trofeo al seleccionador español, José Villalonga.


1969. El Salvador - Honduras: la guerra del fútbol

Una eliminatoria entre Honduras y El Salvador para estar en el Mundial 70 dio nombre a una guerra entre los dos países, 'la guerra del fútbol', que sólo duró cuatro días pero que dejó más de 6.000 muertos entre el 14 y el 18 de julio de 1969. El partido de ida se jugó en Tegucigalpa y ganaron los locales 1-0 en el último minuto. La vuelta, caldeada por la prensa local, se jugó la semana siguiente y vencieron los salvadoreños 3-0. Como entonces no valía la diferencia de goles, se disputó un partido de desempate en México, donde ganó el Salvador 3-2 en la prórroga, clasificándose para el Mundial.

Apenas dos semanas después, El Salvador invadía Honduras. Sus tierras productivas estaban en manos de pocos terratenientes y los salvadoreños habían emigrado en masa al país vecino, hasta que fueron expulsados y perseguidos por el gobierno hondureño. La llegada en masa de sus compatriotas fue aprovechada por El Salvador para invadir Honduras, entendiendo que el aumento de población y la falta de recursos llevarían a un estallido social interno. La Organización de Estados Americanos negoció un alto el fuego y la guerra sólo duró cuatro días. Los salvadoreños retiraron sus tropas después de llegar a las puertas de la capital de Honduras.


1986. Argentina-Inglaterra: la guerra de las Malvinas

El 2 de abril de 1986, Argentina desembarcó en las Islas Malvinas, un archipiélago situado frente a la Tierra de Fuego, al sur del país, y ocupado por Inglaterra desde hacía décadas. La disputa por la soberanía entre americanos y europeos llevaba años sobre la mesa, pero fue entonces cuando los argentinos invadieron, en parte para desviar los problemas internos del país en los que aún mandaba la Junta Militar, y pensando además en la posibilidad de que hubiera yacimientos petrolíferos en sus aguas. El 14 de junio, apenas diez semanas después, Reino Unido reconquistaba 'sus' territorios, que siguen bajo su dominio hasta la fecha.

Con casi un millar de bajas entre ambos bandos en el recuerdo, ocho días después el destino hacía una de las suyas. Inglaterra y Argentina se medían cara a cara en los cuartos de final del Mundial 86 y el partido, marcado por la guerra, tuvo un protagonista: Diego Armando Maradona. Marcó dos goles, uno con 'la mano de Dios' y otro que asombró al mundo tras driblar a todos los ingleses que salieron a su paso y llevó a su país hasta la semifinal. La venganza a la Guerra de las Malvinas se había servido sólo una semana después y sobre un plato de verde hierba mexicana. La 'Albiceleste' terminó ganando aquel Campeonato.


2012. Polonia-Rusia: cuatro décadas de comunismo después

El partido de la primera fase de la Eurocopa entre los anfitriones y Rusia estaba marcado en rojo en el calendario de la UEFA... y de la policía polaca. Es mucho el odio existente entre los extremistas de ambos países y eran presumibles los incidentes después de que los ultras de unos y otros se citaran por internet para una batalla campal.

Fue el 12 de junio, en la segunda jornada de la primera fase, y el 1-1 del partido quedó en segundo plano después de los incidentes provocados por los ultras en pleno centro de Varsovia, que dejaron imágenes dantescas, casi 200 detenidos y cientos de heridos. Hay heridas que aún no se han cerrado.