sábado, 15 diciembre 2018, 05:14
Recomendamos

Recomendamos (1298)

Valora este artículo
(1 Voto)

Es el látigo de Jesús contra los mercaderes. Confiesa: la victoria me emociona, no me asombra; pertenece a una patria de blancos, negros y a la mitad como Pablo me enseñó; ahora, sin la condena del redil.

Valora este artículo
(30 votos)

Los hombres que establecieron en las calles su campo de batalla para conquistar mujeres se las están viendo difícil en La Habana con el acceso de las damas a la tecnología, especialmente a los aparatos que se enchufan a los oídos.

Las mujeres cubanas somos unas expertas en ese tema, estamos acostumbradas a escuchar toda clase de piropos a diario y sabemos perfectamente cómo reaccionar ante cada uno...

Hoy, los piropos pueden ser un halago o un cubo de agua fría, con la marca del machismo. Una investigación revela cómo se comportan piropeadores y piropeadas en Santiago de Cuba.

Valora este artículo
(3 votos)

El devenir de la fotografía en Cuba forma parte de la historia de esta Isla, testimoniando desde los más épicos y trascendentales sucesos hasta el más anónimo y cotidiano acontecer.

Valora este artículo
(0 votos)

Una organización, un gremio que se consolida, un Festival que los reúne, una profesión que se reinventa y legitima…

Valora este artículo
(2 votos)

Pues resultan decisivas —junto a la tecnología y la innovación— para vencer los complejos desafíos de nuestro tiempo.

Valora este artículo
(2 votos)

La mayoría de ellos pulula con enormes pancartas y logran hábilmente que en sus pregones los números adquieran una equivalencia simbólica con algún animal, mineral o fuerza de la naturaleza.

Valora este artículo
(5 votos)

Vender, comprar, consumir, acciones que para los cubanos implican una cuarta: aprender.Mi amiga me preguntó alarmada: ¿tú también compraste mantequilla ayer?

Valora este artículo
(5 votos)

Comenzará a partir del próximo curso escolar en algunas provincias del país, según la necesidad de cobertura docente.

Valora este artículo
(7 votos)

Bigote había nacido en 1910, llegó a La Habana con catorce años, y tras dar un recital de chistes proverbiales y cantarinas sonrisas empezó a convertirse en una de las quintaesencias de nuestra capital…

Valora este artículo
(2 votos)

Como castillo de naipes han caído no pocos vaticinios en apenas dos fechas de grupos todavía inconclusas en un Mundial que al parecer viene con sorpresas.