martes, 12 noviembre 2019, 20:38
Martes, 22 Octubre 2019 06:35

Violencia en Bolivia confirma plan golpista de EE.UU.

Escrito por  Jorge Petinaud Martínez/PL
Valora este artículo
(0 votos)

La toma y quema de oficinas del Tribunal Electoral Departamental de Potosí y acciones violentas contra árbitros comiciales en Tarija, Chuquisaca, Oruro y La Paz confirman denuncias sobre planes golpistas de EE.UU.

'Si Evo Morales gana las elecciones este 20 de octubre un gobierno de transición cívico-militar se pondrá en su lugar. Este nuevo gobierno no reconocería la victoria electoral de Evo y alegaría el fraude durante los comicios', describió el portal Nicaragua Rebelde.

La publicación digital formula esa denuncia bajo el rótulo de La Embajada de #EE.UU: en La Paz continúa su accionar encubierto en #Bolivia para apoyar el Golpe de Estado contra el presidente Evo Morales.

Opina ese portal que para justificar la instauración de un gobierno paralelo en el poder, la oposición necesita crear un clima de inestabilidad en el país suramericano.

Con ese fin, añade, las fuerzas opositoras a través de los comités cívicos y en alianza con la denominada Coordinadora Nacional Militar ha estado preparando una tropa de choque de jóvenes para llevar a cabo acciones violentas principalmente en las ciudades de Santa Cruz y en La Paz.

Según Nicaragua Rebelde, estos grupos se insertarían en las protestas convocadas con la orden de provocar confrontaciones violentas con la policía, como sucedió en la urbe cruceña durante el cierre de campaña del Movimiento al Socialismo (MAS).

Simultáneamente, explica la fuente, ocurriría un levantamiento militar, con acciones organizadas por la Coordinadora Nacional Militar con el apoyo de la Unión de Militares Retirados de Santa Cruz.

Esta última ciudad sería la sede del denominado gobierno de transición para consolidar los planes opositores de dividir el país en dos frentes: Occidente y Oriente, lo cual generaría un caos y hasta una posible guerra civil, explica Nicaragua Rebelde.

Al referirse a los preparativos de esta operación, el portal señala que desde Miami partieron hacia el puerto chileno de Iquique, cercano a Bolivia, embarcaciones cargadas de armas y municiones dentro de contenedores, cuyo contenido fue declarado como 'miscelánea'.

Personas no vinculadas a la oposición fueron reclutadas y contratadas con el solo propósito de aportar sus nombres y retirar los contenedores del puerto.

Nicaragua Rebelde precisa que el ciudadano boliviano Juan Carlos Rivero está a cargo de comprar las armas en Estados Unidos y hacerlas llegar a la Coordinadora Nacional Militar en Bolivia.

Añade que Rivero está vinculado directamente al político Manfred Reyes, también radicado en Estados Unidos y vinculado a la embajada de Washington en La Paz.

Este opositor neoliberal reapareció recientemente en la palestra boliviana, cuando en la última semana de la campaña electoral publicó en las redes sociales un mensaje en apoyo al candidato de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa.

Indica el medio digital que la embajada siguió permanentemente la entrega de las armas y municiones a través de colaboradores secretos, y con ese objetivo se reunió de manera secreta con figuras de la oposición boliviana.

Precisa el portal que el contenido fundamental de esas pláticas fue el financiamiento y asesoramiento a las acciones planificadas, y subraya que entre estos interlocutores uno de los principales es el presidente del Comité Cívico de La Paz, Jaime Antonio Alarcón.

El precio de los votos

De acuerdo con Nicaragua Rebelde, los comités cívicos, que recientemente realizaron protestas antigubernamentales en Santa Cruz, La Paz, Cochabamba y Potosí bajo la denominación de Cabildo, contrataron a ciudadanos bolivianos para comprar votos a favor del aspirante de CC por el valor de 50 dólares por cada elector.

El pago se llevaría a cabo después de realizada la votación, para lo cual el contratado tenía que mostrar la foto con la boleta marcada.

'Que no nos intenten sorprender ni engañar los grandes medios de derecha este lunes 21 de octubre con un supuesto levantamiento 'popular espontáneo', concluye la publicación al recordar que del mismo modo y con falsas noticias quisieron encubrir en 2018 el intento de golpe de Estado contra el gobierno sandinista en Nicaragua.

Recientemente, el semanario de análisis político La época alertó sobre la presencia en el departamento de Santa Cruz de un equipo de expertos civiles y militares encabezados por George Eli Birnbaun, consultor político norteamericano, con trabajos realizados en el Senado de Washington.

En su expediente, añade el semanario, constan misiones cumplidas con éxito en más de 15 oportunidades en los cinco continentes, por lo cual llegó a ser jefe de gabinete del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, además de trabajar con Arthur Finkestein, diseñador de estrategias para los republicanos en Estados Unidos.

Birnbaun también dirigió el equipo de campaña política de Martha Lucía Ramírez, vicepresidenta de Colombia, a favor de quien aplicó la estrategia de las falsas noticias, concluye La época.

Por su parte, el codirector del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico, Álvaro Verzi, detalla la misión de Birnbaun en Santa Cruz, en el artículo EE.UU. gesta un golpe en Bolivia, si no hay votos apela a las botas, publicado en Rebelión.

Explica el sociólogo y analista político que el experto en subversión tiene la tarea de trabajar con las redes de la Unión Juvenil Cruceñista para desacreditar al presidente Morales.

Respecto a Jhanisse Vaca Daza, ejecutiva de la organización no gubernamental Standing Rivers, financiada por la Freedom Fellowship of the Human Rights Foundation estadunidense, tiene la encomienda de supervisar el uso de su plataforma en la diseminación permanente de información adulterada y falsa con el objetivo de generar reacciones contrarias a las políticas estatales.

Visto 756 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar