sábado, 07 diciembre 2019, 23:46
Lunes, 21 Octubre 2019 06:39

La batalla contra la insensibilidad debe ser permanente

Escrito por  Alina M. Lotti / CubaSí
Valora este artículo
(1 Voto)

Subrayó el Ministro de Salud Pública, doctor José Ángel Portal Miranda, en una reciente reunión sindical.


Consciente de que los trabajadores de la Salud son servidores públicos, el Titular del sector, doctor José Ángel Portal Miranda, exhortó en un reciente Comité nacional del Sindicato de los Trabajadores de la Salud (SNTS) a librar una batalla permanente contra la insensibilidad de determinados colectivos y personas, lo cual no guarda relación alguna con la disponibilidad de recursos.

Señaló que hay suficientes alternativas para abordar los problemas de salud y cuando así no sea se debe explicar de la mejor manera, sin decir “no hay”.

En tal sentido comentó el ejemplo de un paciente a quien le dijeron que no había un esfigmo con el falso argumento de que estamos en período especial. "Todavía tenemos que seguir enfrentando unos cuantos irresponsables e insensibles y eso tiene que ser una batalla de todos”.

Ante la presencia de los principales cuadros del Ministerio de Salud Pública, dirigentes del Partido y del SNTS, Portal Miranda comentó cada uno de los problemas que inciden en la calidad de los servicios y llamó a enfrentarlos de manera unida.

“Deberse al pueblo no es una consigna, sino es trabajar en función de los problemas y las prioridades que hoy tenemos”.

Se refirió a la vinculación necesaria que debe existir entre la administración, el Sindicato y demás factores. “¿En cuántos lugares una queja se convierte en motivo de análisis en un colectivo?, a veces solo queda a nivel de la dirección, de ahí la necesidad de darla a conocer para que los trabajadores se enteren y los responsables sientan vergüenza de sus actos”.  

Reconoció que una gran mayoría siente un gran compromiso, pero también están aquellos que con determinadas acciones —ya sea por la calidad o la venta de algunos servicios—generan la insatisfacción de la población, a lo cual No está ajeno el Ministerio de Salud Pública y cuando los hechos se conocen se toman las medidas pertinentes.

“Dos, tres, cuatro personas echan a perder el criterio favorable sobre el desempeño de una institución”, enfatizó el Ministro.

A través de una video-conferencia, los asistentes a la reunión conocieron de primera mano las acciones que en las provincias se están desarrollando en relación con el necesario control epidemiológico, y resaltó la labor de los que laboran en la campaña antivectorial, “clave para lograr un trabajo técnico adecuado”, a quienes muchas veces no se les da el valor que merecen en los policlínicos y otros centros, ni se les estimula para garantizar que se sientan motivados.

Explicó que hoy es muy fácil conocer lo que ocurre gracias a las redes sociales, y aseveró que la disciplina no se genera de manera espontánea, “donde no hay un buen funcionamiento de la administración, del sindicato y del resto de las organizaciones en cada una de las instituciones, no se alcanza el estado deseado”.

Al abordar con particular importancia la calidad de los servicios, subrayó que los trabajadores de la salud deben mantener una ética intachable en su comportamiento, buena presencia, comunicación fluida entre el colectivo, los pacientes y los familiares.

Precisamente, esta relación —según manifestó— constituye una de las principales causas de insatisfacción de la población. Algunos médicos, enfermeras y técnicos se han divorciado de las familias de los pacientes. 
 
Insistió en que el trato del personal de la salud debe caracterizarse por calidez, humanismo, elevada sensibilidad ante los problemas de salud de cada persona; una comunicación profesional y oportuna entre médico-paciente-familia, donde se brinde una información clara y precisa y se respete la individualidad e intimidad de los pacientes.
 
“A veces no estamos claros de cómo vamos a trabajar la calidad, que no es un indicador, sino es cómo funciona el sistema todos los días donde está el pueblo. ¡Para eso estamos todos nosotros y esa es la responsabilidad que tenemos encima de nuestros hombros!”.

Acerca del Programa del Médico y la Enfermera de la Familia, explicó que hoy hay una situación más favorable y es raro encontrar un consultorio sin este personal. Todavía afrontamos algunos problemas de funcionamiento, conocemos cuáles son los que no marchan bien y consideró que es “preferible prescindir de aquellos profesionales que no estén comprometidos con la carrera de Ciencias Médicas”.

Otorgó gran prioridad a las consultas de proyección comunitaria. “Cada vez que una persona tiene que caminar kilómetros para consultarse con un médico y este por cualquier razón no asiste, ¿de qué compromiso, seriedad y responsabilidad estamos hablando? Después aparecen las justificaciones para decir por qué no se garantizó el servicio. Estas son las cosas que hay que discutir en los colectivos y cómo las vamos a enfrentar”.

Se refirió a la puntualidad, y criticó que muchas veces las consultas comienzan tardíamente o un paciente preparado para una cirugía entra al salón a las dos de la tarde. Entonces preguntó ¿qué ocurre en esa institución, que análisis genera ese hecho?


Visto 636 veces Modificado por última vez en Miércoles, 23 Octubre 2019 06:33

Comentarios  

 
#3 Jarocha 24-10-2019 11:10
Me parece muy acertado el análisis realizado por el compañero Ministro, incluso puedo hasta emocionarme al leer estas palabras, sin embargo no hago más que entristecerme, viendo como todos los esfuerzos, juicios y valoraciones de las máximas autoridades del país, caen en saco roto y se convierten en falsas consignas. He tenido la amarga experiencia haber sufrido junto a mi nieta un ingreso en el prestigioso Hospital Marfán, de 17 y 2 en el Vedado, antes atendí allí a mis dos hijos, guardaba los mejores recuerdos y las mayores atenciones. Acudí a su cuerpo de guardia con mi Carolina, fiebre y ras, la consulta externa estaba colapsada de tantos niños y niñas allí aquejados por lo mismo, sin embargo fui atendida con agilidad y profesionalidad , digamos que en un tiempo prudencial. Siguiendo el protocolo de la actual situación, la decisión fue ingresar. Se hizo. No pedí el nombre del médico, pero agradecida. Desde mi asiento de abuela y con mi bebita en brazos, tuve la primera mala impresión. El enfermero de guardia (20/10/2019) cuestionándose públicamente y ante los dolientes una decisión tomada por el médico hacia otro paciente. Una vez en la sala, 3er piso, la situación empeoró, las condiciones higiénicas eran deplorables, con mayor énfasis en el baño, inquerí, pregunté las causas respuesta "los domingos no se limpia" ????? quedé en una sola pieza, ganas no me faltaron de irme y llevarme de volada a mi nieta tan pequeña. Cucarachas por doquier, enfermeros que traían el medicamento y se lo dejaban a las madres para que estas fueran las que medicaran a sus hijos, médicos revisando un niño con impertigo, y sin lavarse las manos siquiera examinar a otro bebé, en dos ocasiones tuve que alertarlos y cederles una toallita húmeda mínimo, para que pudieran continuar en su labor, enfermedad de la piel que es altamente contagiosa, máxime cuando el sistema inmune se encuentra deprimido, pantristas buceando lo que darán de comer a los bebes, para llevárselo a la cara de todos, hasta el martes en la noche un médico en formación que solicitó en horario de la noche ver el fútbol en nuestra habitación. Inadmisible, de qué estamos hablando? Guardo fotos de todo lo sucedido y por más que quiera entender... NO ENTIENDO... Por suerte mi nieta está de alta.
 
 
#2 Badía. 23-10-2019 12:27
El Ministro fue enfatico hoy más que nunca se hace necesario prestar un servicio de la más alta calidad, contamos con técnicos y profesionales preparados y comprometidos con nuestro sistema nacional de salud y lo más importante con nuestro pueblo. Somos formados como verdaderos servidores públicos. La ética, sensibilidad y los valores nos caracterizan. Ministro este gran ejército de batas blancas no le fallará.
 
 
#1 mariana 21-10-2019 07:29
Estamos conscientes de la prioridad que siempre le ha dado el estado cubano a la salud pública y como se preocupa y ocupan porque los servicios se realicen con la calidad que está establecido pero como se manifiesta en este escrito se conocen todos los problemas que se presentan en el sistema de salud cubano, pero hasta cuando se van a seguir permitiendo. Esto es un problema serio que hay que acabar de parar. Por otra parte se emplean grandes recursos en la reparación de policlínicos y hospitales y ni los propios trabajadores del sistema de salud son capaces de velar por su cuidado ni los pacientes ni acompañantes cuidamos de los mismos. Hay que ponerle freno a estas indisciplinas sociales. alguien en estas instituciones tiene que estar a cargo del control y cuidado de los recursos que se han puesto nuevo, hablo de pilas de aguas, pica porte, lavamanos, puertas, ventanas. Me he extendido pero hay que poner un responsable en todas las unidades porque lo que no puede suceder es que hoy se restablezca un servicio nuevo y a los tres o cuatro días ya falten recursos en esos lugares. No hay sistema de salud que resista el descuido y el maltrato de los que en el trabajan y de los que reciben sus beneficios.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar