miércoles, 13 noviembre 2019, 18:05
Sábado, 28 Septiembre 2019 04:16

EN LIBRERÍAS: Apuntes cespedianos

Escrito por  Rubén Ricardo Infante / Especial para CubaSí

En una tercera edición, llega a los lectores cubanos el volumen Los silencios quebrados de San Lorenzo (Ediciones Abril, 2018), donde el escritor, poeta, crítico de arte y profesor Rafael Acosta de Arriba realiza un pormenorizado análisis de la figura de Carlos Manuel de Céspedes.


Rafael Acosta de Arriba es reconocido por su admiración a esta figura esencial de la historia cubana.


Un breve poema abre las páginas del libro, con el título La semilla y la muerte. El texto es fruto de la creación del autor en su faceta como bardo:


Al mediodía,/ sangrando en la ladera,/ te despediste de tu patria/ dejándola empeñada en el cruento alborozo del alumbramiento.


El poema es un adelanto de lo que posee el volumen, pues, como señala el Historiador de la ciudad de La Habana, Eusebio Leal Spengler, en la presentación: «…se ha logrado superar la tentación simple de lo anecdótico, sin despojar a la historia real del velo que el culto legítimo de los seguidores del héroe tendieron, como un sudario piadoso, sobre el hombre ya por sí de mármol, bendito por José Martí en discurso inolvidable. Se ha dado coherencia al pensamiento, que sobrevive solo cuando encarna en una obra cierta y duradera».


Gracias a Leal, se conoció en Cuba el llamado Diario perdido (Editorial Ciencias Sociales, 1992), donde se recogen los últimos días de vida del iniciador de las luchas en Cuba. La admiración del historiador por la figura de Céspedes es uno de los motivos por los que ha apoyado el aporte sustancial que Acosta de Arriba realiza a los estudios sobre su vida.


Como señala el autor en las páginas iniciales del texto, advertimos cierta demora en justipreciar la obra total de un cubano que contribuyó a dignificar la Patria. Esta tercera edición llega a los lectores de la Isla en el año en que se cumplen doscientos años del nacimiento del hombre que en La Demajagua liberó a los esclavos y los conminó a la guerra. Incluso, si comparamos respecto al pasado año, cuando se cumplieron 150 años del inicio de las luchas por la independencia, estamos asistiendo con Céspedes a una celebración menor.


Porque aún pesa sobre él el martirio de opiniones encontradas; y de la misma forma que se le reconoce la valentía por las campanadas aquel 10 de Octubre, se le endilgan todos los errores de una contienda que para muchos significó la pérdida de riquezas, de poder, de familia, del ilustre apellido y de linaje…; para Céspedes, la Guerra Grande fue todo eso y más.


En pocos textos he encontrado los detalles de lo que sucedió en San Lorenzo, cierto misterio acompañaba el hecho real: después de ser depuesto como Presidente de la República en Armas, las tropas mambisas que él había animado como nadie, lo dejaron solo en la finca donde fue capturado. Durante la presentación del volumen, el autor remarcaba este hecho; es muy poco probable que las tropas españolas hayan ascendido hasta este sitio de forma casual, algunos sugieren la delación como causa posible.


El lector que decida penetrar en esta finca encontrará el retrato de un hombre que luchó contra todo, incluso contra su propio tiempo, para intentar alcanzar —en palabras de Lezama— una definición mejor para la Isla.

Modificado por última vez en Domingo, 06 Octubre 2019 08:36

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar