miércoles, 13 noviembre 2019, 22:06
Martes, 01 Octubre 2019 05:15

EN GALERÍAS: Revisitando a José Antonio Aponte

Escrito por  Yuris Nórido / CubaSí
Valora este artículo
(1 Voto)
José Bedia (La Habana, Cuba, 1959): Júbilo de Aponte. 2017. Técnica mixta sobre papel. 269 x 363 cm. Inspirada en las láminas 24 y 25: «… se hace presente al autor del libro en su retrato figurando al pecho un Laurel de fidelidad palma por victoria de parecer un compás… y la infancia representada por una figura de niño atada a una columna y en la plana del frente un rostro de anciano». José Bedia (La Habana, Cuba, 1959): Júbilo de Aponte. 2017. Técnica mixta sobre papel. 269 x 363 cm. Inspirada en las láminas 24 y 25: «… se hace presente al autor del libro en su retrato figurando al pecho un Laurel de fidelidad palma por victoria de parecer un compás… y la infancia representada por una figura de niño atada a una columna y en la plana del frente un rostro de anciano».

El Centro de Desarrollo de las Artes Visuales expone la muestra «Aponte visionario: arte y libertad negra», en la que una veintena de artistas reinterpretan un libro perdido hace siglos.

Todavía en la primera mitad del siglo pasado se podía escuchar una frase: «más malo que Aponte». Se refería a una de las más interesantes figuras de la historia cubana: José Antonio Aponte, negro libre, artesano, soldado, quien encabezara una conspiración antiesclavista y anticolonial en 1812.


La historiografía contemporánea le ha hecho justicia a un hombre que encarnó tempranamente ese espíritu libertario que unas décadas después floreciera en la primera de las Guerras de Independencia.

alt
Tessa Mars (Port-au-Prince, Haití, 1985): Goddess of Memory. 2018. Acrílico sobre tela. 101,6 x 127 cm. Inspirada en la lámina 57, que representa a Polinia, Diosa de la memoria.


El arte también le ha rendido homenaje; el más reciente ejemplo es la exposición «Aponte visionario: arte y libertad negra», que se exhibe en el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales de La Habana hasta el 25 de octubre, para después quedar inaugurada en la galería Oriente, de Santiago de Cuba, el 5 de noviembre.


Se trata de una exposición que ya fue vista en tres ciudades estadounidenses y que reúne a 20 relevantes artistas de ese país, Cuba y el Caribe.


La idea que los inspira bien que pudiera ser tema de una novela histórica.

alt
Jean-Marcel St.Jacques (Richmond, California, Estados Unidos, 1972): Portal for Aponte (detalle). 2017. Técnica mixta sobre puerta rescatada con cinco armas fabricadas por el artista Odinga Tyehimba en colaboración con el autor en homenaje a la sociedad Abakua. 244 x 88 x 18 cm. Inspirada en la lámina 37: «Sigue una puerta fabricada por el sumo Pontífice Pío IV y el Templo de Santa María del Pueblo, a cuya puerta están tres morenos en traje de eclesiásticos».


Cuando Aponte fue apresado y juzgado, después del fracaso de la insurrección que organizara, le fue requisado un volumen, hecho a mano, que las autoridades españolas descubrieron en su casa.


Se trataba de un libro de pinturas, integrado por 63 láminas en las que se combinaban pinturas, dibujos y collages de abanicos decorativos, grabados e ilustraciones de diversos orígenes.


El autor de esta singular obra de arte era el propio Aponte.


El libro era un compendio de historias bíblicas, recreaciones de paisajes de varias latitudes y evocaciones celestiales, en las que los negros aparecían como emperadores y guerreros.

alt
Alexis Esquivel (La Palma, Pinar del Río, Cuba, 1968): Como fuego arde en vivas llamas. 2018. Acrílico sobre tela. 140 x 200 cm. Inspirada en las láminas 18 y 19: «De Aponte al (Dios) Rey y a la Patria el amor como fuego arde en vivas llamas. Oculto a vuestras vistas su ardor rompiendo de las Aguas el fuerte muro respira llamas en humo puro».


Aquí comienza la polémica: el propio Aponte afirmó que lo había creado como un regalo para el rey de España; pero las autoridades estaban convencidas de que lo había utilizado para estimular a sus colaboradores: les mostraba imágenes de negros poderosos, en escenas idílicas, para mostrarles que un mundo distinto era posible: era su visión de la libertad.


El libro desapareció. Pero en las actas del proceso que condenó a Aponte a la horca quedó una descripción detallada de cada una de las láminas.


Dos siglos después, convocados por la historiadora Ada Ferrer y el artista Édouard Duval Carrié, varios artistas reinterpretaron estas imágenes desaparecidas, partiendo de lo que se describe en las actas, pero desplegando sin cepos todo su caudal creativo.

alt
Clara Morera (La Habana, Cuba, 1944): El Preste Juan. Técnica mixta sobre tela. 183 x 122 cm. Inspirada en las láminas 6 y 7: «Gobernando Claudio llamado también el Preste Juan, que llevaba por botas Garras de León y está pintado a la derecha».


El resultado es un conjunto de disímiles concreciones plásticas: desde la forma, el estilo y el concepto.


La pretensión primera es el homenaje a un hombre que, para muchos de sus compatriotas, sigue siendo apenas una referencia en los libros de historia, pero que es uno de los más relevantes precursores de las gestas libertarias.


Pero, además de eso, la muestra abre un panorama inspirador: su riqueza expresiva traduce la fuerza imaginativa de José Antonio Aponte, que, además de un líder, fue un artista en el más amplio sentido del concepto.

Visto 513 veces Modificado por última vez en Domingo, 06 Octubre 2019 08:46

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar