jueves, 19 septiembre 2019, 06:22
Jueves, 12 Septiembre 2019 02:17

Miguel Díaz-Canel: «Hoy son tiempos de Patria o Muerte»

Escrito por  Vladia Rubio / CubaSí
Valora este artículo
(8 votos)

El Presidente cubano anunció medidas para enfrentar la coyuntural situación energética que vive el país. No hay espacio para la improvisación, sí para la creatividad, dijo.


A trabajar con un sentido de país, de nación, de patria, de Revolución y de socialismo exhortó el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, a tenor del coyuntural déficit de combustible que vive el país.

Así convocó anoche, en el programa televisivo Mesa Redonda, realizado en esta oportunidad desde la sede del Palacio de la Revolución, donde protagonizó una comparecencia especial para informar las medidas que el gobierno cubano debe adoptar ante la actual situación energética.

Durante el programa, los ministros de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández; de Energía y Minas, Raúl García Barreiro; y de Transporte, Eduardo Rodríguez Dávila, dieron a conocer, a grandes rasgos, disposiciones que se tomarán en esos sectores para paliar la actual circunstancia.

A propósito de las mismas, el mandatario cubano precisó que se trata de una situación coyuntural y corresponderá a la población, de manera activa, participar y apoyar en este contexto.

Explicó que hace poco más de un año el General de Ejército Raúl Castro alertó, en ocasión de su discurso el 26 de Julio de 2018, sobre el riesgo de enfrentar situaciones nuevas como resultado de la gran escalada imperial que protagoniza la actual administración del gobierno de los EE.UU.

Y citó lo dicho entonces por el orador: “Para nosotros, al igual que para Venezuela y Nicaragua, está muy claro que se estrecha el cerco, y nuestro pueblo debe estar alerta y preparado para responder a cada desafío con unidad, firmeza, optimismo y fe inquebrantable en la victoria".

Realmente —dijo Díaz-Canel—, ha ocurrido lo que él vaticinó y para lo cual nos alertó.

Agregó el Presidente cubano que “para todos es conocido que la administración de los EE.UU., en el momento actual, está actuando con mayor agresividad hacia Cuba.

“Todo esto forma parte de un plan genocida que tiene como centro afectar aún más la calidad de vida de la población cubana, su progreso y hasta sus esperanzas, con el objetivo de herir a la familia cubana en todo lo que le es cotidiano, en sus necesidades básicas, y, paralelamente, acusar entonces al gobierno cubano de ineficacia”.

Aclaró que con esto lo que están es tratando de modelar un estallido social, incomprensiones, desmotivación, y complejizar el entramado social.

“Hemos dicho en otras oportunidades, y en expresión muy cubana, que nos quieren cortar la luz, el agua y hasta el aire que respiramos para arrancarnos concesiones políticas. No se esconden para hacerlo, y ustedes han visto que en los últimos tiempos han estado declarando públicamente los fondos que destinan a la subversión ideológica dentro de Cuba.

“Todos hemos sido testigos de cómo inventan pretextos falsos e hipócritas para reincorporarnos a listas espurias y justificar el recrudecimiento del bloqueo y la persecución financiera de la que somos víctimas en este momento”, agregó.

El Presidente detalló que lo anterior se relaciona asimismo con fenómenos que están ocurriendo en América Latina y el Caribe. Indudablemente, afirmó, la administración Trump ha fracasado en sus intentos de derrocar a la Revolución Bolivariana, y eso los ha llevado también a ensañarse con Cuba, con enorme hipocresía, usando la mentira, la falacia y las amenazas.

Refirió que “pretenden crear una matriz de opinión en la cual nos responsabilizan con la situación venezolana. Nos han acusado hasta de un mal comportamiento, entre comillas —como si ellos tuvieran derecho y moral para estar evaluando cómo nos comportamos nosotros. Yo creo que ellos son los que se comportan mal ante el mundo”.

Comentó que, aparentemente, se muestran preocupados por el supuesto sufrimiento del pueblo cubano, cuando son ellos los diseñadores y ejecutores de su política cruel, asesina y fracasada del bloqueo. De ahí que “son ellos los principales responsables de los problemas que están afectando a nuestro país”, sentenció.

Como si todo esto fuera poco, agregó Díaz-Canel, anunciaron la implementación de nuevas medidas para evitar que Cuba tenga acceso a divisas, y limitan aún más las remesas familiares y donativos; por lo tanto, también están restringiendo libertades del pueblo cubano y del norteamericano.

En cuanto a la actual situación energética que vive la Isla, abundó en que el gobierno de EE.UU. se empeña “en tratar de impedir la llegada de los tanqueros y para eso amenazan brutalmente a las navieras, a los gobiernos donde están registrados los barcos que tienen negocios con Cuba y a las empresas de seguro”.

alt

Un asunto coyuntural

Díaz-Canel enfatizó en que la situación que hoy vivimos es coyuntural, esencialmente energética, y es con algunos de los combustibles.

Expresó que no hay problemas con abastecimientos de otro tipo y al país están llegando barcos que están esperando por su descarga. Ejemplificó que hay barcos con granos, con cereales, con harina de trigo para la producción del pan, con alimentos varios, y ello es resultado de las medidas que se han estado tomando en materia de importación en los últimos meses para enfrentar el desabastecimiento ocurrido a fines del pasado año y en los primeros meses del actual.

La coyuntura energética “nos obliga a aplicar oportunamente medidas coyunturales, acotó, para minimizar el impacto en los servicios básicos a la población, para potenciar el ahorro de portadores energéticos, limitar el uso de esos combustibles y podernos centrar en las prioridades”.

“Yo creo que, como se está trabajando, estamos en condiciones de mitigar bastante la situación que podamos enfrentar en estos días”, aseguró.

Destacó que dichas medidas, que se irán dando a conocer en los próximos días de manera detallada, se discutieron el martes en el seno del Buró Político del Partido y fueron aprobadas por su dirección, por su primer secretario, el General de Ejército Raúl Castro, quien ha estado al tanto y encabezando el análisis y el planteamiento de las decisiones.

En momentos posteriores de su intervención, a propósito del plan contra plan que Cuba ha diseñado, Díaz-Canel, evocando a Martí, sentenció que “hay que trabajar con valentía, con inteligencia, con responsabilidad, con optimismo y creatividad, sin lamentaciones, seguros y convencidos de que somos capaces de superar una coyuntura como esta.

“Hay que pensar y actuar distinto, en el sentido de activar la creatividad y generando respuestas nuevas a problemas que, aunque no son nuevos, sí se presentan en escenarios nuevos”.

Subrayó la necesidad de informar exhaustivamente al pueblo sobre la circunstancia actual y la importancia de su participación activa. “El pueblo tiene que conocer qué es lo que nos está pasando, por qué nos está pasando y cuál es su participación. Hay que convocar, movilizar a las tareas que sea necesario emprender con la población como protagonista”.

Destacó, de manera particular, el aporte que pueden brindar los jóvenes y sus potencialidades, a la vez que llamó a rechazar con energía la política hostil del imperio, responsable principal del cerco económico tendido contra nuestro país. “Por tanto, yo creo que hay que entender este llamado como una convocatoria a dar lo mejor de cada uno de nosotros, sin dramatismos ni falsas alarmas”.

Como parte de la estrategia concebida por Cuba, indicó que hoy es importante compartir entre todos el fomento del ahorro como práctica de vida y también el altruismo, a la vez que convocó a enfrentar con rigor y firmeza manifestaciones de delito en medio de esta situación.

“Mucha vigilancia para que nadie acapare, especule ni quiera subir precios. Porque, además, no es una situación relacionada con otros abastecimientos, es solo un tema limitado al área electroenergética, pero que, por supuesto, nos afecta en otros ámbitos.

“Hay que mantener ese control popular, que es una victoria de la estrategia de pensar como país y que desarrollamos para apoyar las medidas tomadas en el verano desde el punto económico, y no podemos retroceder en ese empeño”.

En otro momento de su comparecencia, el presidente comentó que el déficit energético que enfrentamos “no responde a la falta de gestión y capacidad del Gobierno cubano, como ha tratado de mostrar el imperio. Tenemos muchos problemas que solucionar, pero este, en particular, no tiene que ver con insuficiencias nuestras, sino tiene que ver con la agresividad con que el gobierno de EE.UU. está imponiendo a nivel extraterritorial medidas para asfixiar económicamente a nuestro pueblo”.

Entre los esfuerzos que ha desplegado la dirección del país para elevar el nivel y la calidad de vida de nuestro pueblo mencionó medidas económicas que calificó de audaces como el incremento del salario del sector presupuestado, la revitalización de las principales actividades de la economía y el disfrute de la población en el verano.

Asimismo, señaló la mejoría del transporte por ferrocarril, el evitar el alza de precios, incremento de opciones de servicios y de bienes para la población, el aseguramiento para el inicio del curso escolar, la superación del desabastecimiento de alimentos que impactó en los últimos meses del año anterior, así como afectaciones mínimas a la generación, distribución y suministro de energía eléctrica, aunque hubo una situación prácticamente igual que la presente y, sin embargo, el pueblo no la ha sentido, dijo.

Una noticia mala y una buena

Al abundar en qué ha ocurrido con el combustible, el mandatario informó que se han tenido que hacer constantes negociaciones a causa de toda la persecución a que se nos somete. “Y a pesar de los esfuerzos no se consiguió en estos días el arribo de buques que necesitábamos para lograr como un empate, o sea, que el último que descargó permitiera conectar con el próximo que llega”.

Tal contingencia provoca dos momentos fundamentales: el que se vive desde el martes y que se extenderá hasta el día 14 de este septiembre, “período en que no nos va a entrar combustible y vamos a trabajar con el que ya le habíamos entregado a la economía. Y por tanto, como no hay más en existencia, estaremos trabajando con medidas de ajuste y ahorro que se explicarán”.

El venidero día 14, dio a conocer, entra un barco de combustible y luego, los próximos arribarán a finales de septiembre. “Con el combustible que llega a partir del 14 tenemos que mantener medidas de ajuste y ahorro, de uso eficiente para lograr que el mismo nos dure lo más posible y así, cuando entre el del fin de mes, ya volveremos a la situación normal. Esta es la mala noticia”.

“La buena noticia es que todos los contratos de embarque de combustible que nos hacen falta para octubre ya están negociados; por tanto, tenemos garantías de, entre lo que llega a fines de septiembre y los contratos hechos para octubre, garantizar el combustible...”

En octubre, sentenció, volveremos a una situación relativamente normal, de ahí que el déficit de combustible sea visto como un asunto coyuntural.

No obstante, expresó, aunque no hay alarma, debe aprovecharse tal coyuntura para seguir sistematizando soluciones y para comprender que tal situación pudiera repetirse, por lo que las medidas y conductas a seguir en el momento actual sirven de entrenamiento.

alt

No es un periodo especial

El mandatario cubano sentenció categórico que no estamos en Período Especial.

La manera en que hemos trabajado en estos años, dijo, no nos debe conducir a una situación de Período Especial porque hoy contamos con fortalezas que entonces no existían y eso dibuja un escenario cualitativamente distinto.

Entre los aspectos que permiten la anterior afirmación mencionó:

-Tenemos una estrategia de desarrollo económico y social aprobada en los dos últimos congresos del Partido.

-Contamos con una conceptualización del modelo económico y social al que aspiramos y al que estamos defendiendo.

-Tenemos las bases para la elaboración del plan de desarrollo económico y social hasta el 2030 y para seguir avanzando a más largo plazo.

-Recientemente, en ejercicio de democracia popular aprobamos una nueva Constitución, que ya hemos empezado a implementar. Nos encontramos en medio de un amplio ejercicio legislativo para apoyar dicha implementación.

El presidente cubano agregó que estos han sido ejercicios que han contado con el apoyo mayoritario del pueblo y con su confianza en la dirección de nuestro Partido.

Adelantó que “situaciones más complejas de carencias nos pueden llevar a que los programas anden más o menos rápido, pero andarán y no hay espacio para la improvisación, sí para la creatividad”.

-Como otro elemento importante que refuta el que hoy estemos en un Período Especial mencionó la producción nacional de una cantidad de petróleo que cubre casi el 40% del consumo actual del país, lo cual no existía en las condiciones del Período Especial.

Agregó que tal producción de petróleo incluye casi el 48% del combustible que hay que dedicar a la generación eléctrica; por tanto, nos puede faltar otro tipo de combustible, pero con la producción nacional queda garantizada que nuestras termoeléctricas - base fundamental de nuestra generación eléctrica- puedan trabajar con estabilidad.

-El desarrollo alcanzado por el turismo, con mas de 70 mil habitaciones a pesar del bloqueo, y que asegura significativos ingresos en divisas convertibles. Durante el verano creció el turismo nacional un 19%. Por tanto, es una actividad que aporta un importante potencial y encadena muchos procesos productivos.

-Los inversionistas principales no se han retirado. Cuba mantiene alianzas económicas y comerciales, y diálogos con determinados espacios en el mundo como la Unión Europea, con la que acabamos de celebrar una sesión de Consejo Conjunto para evaluar cómo marcha la aplicación del acuerdo de diálogo político y de cooperación. Ha planteado defender a los inversionistas europeos que tienen negocios en Cuba.

“Constantemente hay un intercambio, aquí casi nadie se ha retirado de los proceso inversionistas que estamos llevando”, dijo el presidente.

-Contamos con la exportación de los servicios médicos y otros, que además de exportarlos garantizan una buena parte de nuestros servicios en el área de salud y medicamentos.

-Ha crecido la inversión extranjera como factor dinamizador de nuestra economía. Dicha inversión está presente en el níquel, en el petróleo, en la minería, en el turismo, en la Zona Especial de Desarrollo del Mariel, en la industria alimentaria y en el tabaco, entre otros ejemplos.

-Hoy tenemos como fortaleza una economía más insertada en el mercado internacional, donde el desarrollo turístico y la industria farmacéutica y biotecnológica son una fortaleza. No obstante, tenemos potencialidades para las exportaciones que deben aprovecharse mejor, indicó.

-El país tiene superiores capacidades constructivas, en redes hidráulicas , transportación y comunicaciones, cuenta con infraestructura y con las reservas que tenemos en el ahorro y en la sustitución de importaciones.

- Mantenemos relaciones económicas, comerciales y financieras con Venezuela, Rusia, China, Vietnam, con la Unión Europea, con toda el área de América Latina y el Caribe, con países de África... “Cuba no está ni remotamente aislada, más bien somos un país que el mundo mira con admiración y respeto”, señaló Díaz-Canel.

-Existe una diversificación de las exportaciones y de los mercados –aunque este es un ámbito en que tenemos que trabajar más-, antes dependíamos prácticamente de la producción cañero-azucarera como valor de cambio incluso para la exportación, hoy tenemos una gama mayor de productos exportables y estamos potenciando todos los encadenamientos productivos posibles.

-Contamos con un sector privado como complemento de la actividad estatal, el cual ha crecido y se ha fortalecido. Ese sector –indicó el orador- está siendo particularmente atacado y castigado por las medidas de bloqueo impuesto por el mismo gobierno norteamericano que ha declarado públicamente un supuesto interés en defenderlo. Ello, mientras prohíbe cruceros, limita remesas y corta los viajes a Cuba, actividades todas que ayudan al florecimiento de esos trabajadores.

Aún cuando no vivimos un Período Especial, disponemos, reflexionó Díaz-Canel, de las experiencias de enfrentar uno en su fase más aguda, lo cual es un valioso arsenal para vencer difíciles situaciones junto al pueblo, que ha dado lecciones de probada capacidad de resistencia educado en el amor a la Patria, a la Revolución y al Socialismo. “Ya la historia nuestra ha demostrado que sí se pudo, sí se puede y si se podrá”, enfatizó.

alt

Austeridad y ahorro

Al referirse a la austeridad y el ahorro que debe caracterizarnos, el mandatario cubano señaló que como parte de tales conductas deben ajustarse los niveles de la actividad económica.

Comentó que seguiremos asegurando suministro de combustible y se continuará buscando más eficiencia en la operación puerto-transporte-economía interna, la cual engrana lo que llega en el barco y lo que se distribuye.

Deberá además existir una planificación estricta y eficiente del uso de los medios de transporte –de carga y de pasajeros. En este orden refirió: “Tenemos que lograr que aquí nada se mueva vacío”.

También en las medidas de ahorro se inscribe el desplazar y aplanar los picos de máxima demanda energética para, si fuera necesario llegar a los apagones, que sea con la mínima afectación posible.

Mencionó asimismo la posibilidad de desplazar horarios de entrada a los centros laborales y también el trabajo a distancia.

“Habrá que paralizar algunas actividades y luego redoblarlas, porque seguimos insistiendo en cerrar el año con un crecimiento del Producto Interno Bruto.

Informó que ya se había definido qué inversiones mantener, cuáles detener y otras que marcharán más lento. En lo posible, no se detendrán programas importantes como la producción de alimentos, la vivienda, la informatización de la sociedad, las exportaciones, la sustitución de importaciones, el turismo, las fuentes de energía renovable, el transporte y la producción nacional, entre otras.”

Más que medidas, como elementos de la conducta humana que llamó a cultivar mencionó el lograr que todo el mundo sea sensible con la situación.

“Necesitamos que en todos se multiplique la solidaridad como pueblo”. Ejemplificó al respecto con que los carros estatales deberían parar en las paradas de guagua así como los ómnibus de los centros de trabajo. “Que nada pase vacío por una parada”, volvió a insistir.

Al señalar esas y otras medidas para el ahorro, destacó la necesidad de proteger a la población y de descargar de visitas y eventos no imprescindibles a las provincias y territorios para que se concentren en la implementación de esos ajustes.

“Vamos a trabajar con el concepto de que nos debemos al pueblo y eso entraña una permanente vigilancia y uso de las herramientas que nos puedan advertir a tiempo de cuándo algo está faltando o fallando, del compromiso con la información oportuna para no dar espacio a las bolas”.



“La Revolución lo que necesita es que demos la gran batalla por la defensa del país, por la economía, y que le rompamos al enemigo el plan de destrozarnos y asfixiarnos. Esta Revolución también precisa que fortalezcamos en nuestra gente la espiritualidad, el civismo, decencia, solidaridad, disciplina y sentido del servicio público, desechar el lamento inútil y concentrarnos en buscar salidas. Convertir este desafío en oportunidades para crecernos y estar más preparados para otras contingencias.

Instó a enfrentar con energía y sin descanso lo que genera la burocracia, la insensibilidad, la desidia así como otros males, y dar buenos servicios, buenas respuestas, buenas soluciones, desde la amabilidad, la humildad y la educación que nos hace a todos más integrales, mejores ciudadanos y revolucionarios.

“Creo, dijo, que con ese sentido de país, de nación, de Patria, de Revolución y de Socialismo debemos estar trabajando en estos momentos”.

Aquí no se rinde nadie

Luego de recordar que se continuaría ofreciendo información sobre la situación energética y las medidas al respecto, el presidente cubano recordó que “la mejor respuesta la va a dar nuestro pueblo, como siempre.”

“Ahora, hay que trabajar distinto, porque los tiempos son distintos. Hoy tenemos fortalezas que nos faltaban en el momento en que se inició el Período Especial, pero lo que no cambian son los principios, la creatividad, la solidaridad.

“No cambia la voluntad de resistir creando, no cambia el espíritu de los cubanos. Y yo creo que todos seremos mejores cuadros -en el caso de los que dirigimos-, mejores ciudadanos, mejores revolucionarios, mejores servidores de la nación, mientras más soluciones encontremos en esa extraordinaria reserva de talento y de creatividad del pueblo.

“Somos los hijos de la Generación del Centenario y cumpliremos con ella, que es cumplir también con el pueblo cubano”.

En alusión a la histórica frase del Comandante de la Revolución Juan Almeida, de cuya desaparición física se cumplían 10 años, el presidente enfatizó: “aquí no se rinde nadie y vamos a acertar una contundente derrota a los planes y a los anhelos del imperio.

“El mundo nos verá y nos admirará en la misma medida en que verá y condenará a nuestros adversarios. Hoy son tiempos de patria o muerte”, sentenció el presidente cubano Miguel Díaz-Canel al finalizar su intervención.

Nota: Hoy jueves, con la presencia del presidente cubano y de varios ministros, la Mesa Redonda continuará informando sobre la actual coyuntura energética y las medidas para afrontarla.

Visto 1558 veces Modificado por última vez en Sábado, 14 Septiembre 2019 08:20

Comentarios  

 
#5 Misael Capote 12-09-2019 13:32
Ahora lo que se debe es combatir las ilegalidades, ya aquí en Guanabacoa ya empezaron los boteros a subir los precios. Se necesita el apoyo de todos, y ya muchos se están acobardando y están sacando provecho de la situación. Eso no se puede permitir.
 
 
#4 El Sobreviviente. 12-09-2019 13:05
Valientes y hermosas las palabras de nuestro Presidente y de los Ministros de Economía y Planificación y Transporte todo sobre todo. Estos son tiempos de claridad y recordar nuestras raíces, lo importante ahora es que a nivel provincial cada cual haga lo que le corresponde y nosotros como pueblo mantener la fe y los principios.
No quisiera terminar sin señalar el Ministro de energía considere que Cuba es toda la isla no La Habana y Artemisa, nosotros somos como provincias un factor determinante en la consolidación de nuestro país.
 
 
#3 Miriam Borges E. 12-09-2019 12:58
Apoyo a Díaz Canel

En esta situación actual,
los problemas de energía,
precisa Canel, es habitual,
EE.UU se muestra como un vigía.

La ignorancia de su política,
Y el contexto panorama actual,
Diaz Canel, expresa que es un tema coyuntural.
Aseveró tomar como práctica

Enfrentar con elegancia
Estrategia y desarrollo social,
El pueblo con vigilancia,
Unidos y seguros a superar.

La convocatoria lanzada está,
El pueblo está consciente,
Y Canel su presidente,
Insiste en la austeridad.

El ahorro tema esencial
Se impone tomar medidas
Sin afectar nuestras vidas,
La situación del Diesel centralizar.

Y sobre los recursos
Los productos asegurar
Se trabaja en incrementar
El producto interno bruto.

El imperio condenar,
Corresponde a los cubanos,
Asumir sin amilanar,
Así somos los cubanos.

Para todos y sin alabancias,
Habló nuestro presidente
El pueblo asumirá,
Son tiempos de “Patria o Muerte”.
 
 
#2 Jose Luís Tejeda Mor 12-09-2019 11:49
Tremenda intervención. Mas claro, ni el agua. Ahora lo q se impone es el apoyo de todos, para salir adelante. Ningún presidente en el mundo puede hacer eso, y q todo el pueblo lo escuche y respalde.
 
 
#1 amlopen 12-09-2019 11:48
SOMOS CUBA PATRIA O MUERTE VENCEREMOS... Y COMO DIJO EL PRESIDENTE DIAZ CANEL... HOY SON TIEMPOS DE PATRIA O MUERTE.. CUENTA CON TU PUEBLO.. TE APOYAMOS... PA´LANTE...
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar