jueves, 19 septiembre 2019, 07:09
Jueves, 12 Septiembre 2019 04:40

Bienal Identidad

Escrito por  María del Carmen Vasallo / Especial para CubaSí
Valora este artículo
(0 votos)

“La Poesía: un arma cargada de futuro” será, este año, el eje central de este encuentro.


Desde este viernes 13 de septiembre y hasta el día 20, la Casa de la Poesía, en el Centro Histórico habanero, y el poblado de Jarahueca, en la central provincia de Sancti Spíritus, acogerán diversidad de propuestas como parte de la duodécima edición de la Bienal Identidad dedicada a Ada Elba Pérez, prolífica poetisa, compositora, escultora, y ceramista fallecida con sólo 30 años de edad, en un momento de ascendente y fructífera creación artística.

“La Poesía: un arma cargada de futuro” será, este año, el eje central de este encuentro que incluirá tertulias, recitales, conferencias, exposiciones, intercambios culturales con niños y jóvenes, presentaciones de libros, y talleres, entre otras propuestas.

Las jornadas se iniciarán este viernes 13 de septiembre, a las seis de la tarde, en la calle 8, entre 23 y 21, en el Vedado, con una “Serenata para un Ada”, recital poético-musical con trovadores, poetas y repentistas, en el lugar donde ella viviera. El resto de los días habrá sesiones en la Casa de la Poesía.

La Bienal Identidad Ada Elba Pérez surgió en 1997, en el pueblo de Jarahueca, en la provincia de Sancti Spíritus, con el fin de estudiar y difundir la obra artística y literaria de esa creadora, que nació allí en 1961.

Ada Elba Pérez, fallecida en 1992, es la autora de hermosos textos para niños y de canciones tan populares entre el público infantil como “Estela, granito de canela”, “El despertar”, “Señor arcoiris”, “Travesía mágica”, “El trencito y la hormiga”, entre otras, todas popularizadas por Liuba María Hevia.

Su labor poética está recogida en diversas antologías y cuadernos personales –algunos publicados después de su muerte– entre los que destacan: Identidad (1986), Cuatro muchachas violadas por los ángeles (1989), Apremios (1990), y Travesía mágica (2001), entre otros.

     

Como escultora intervino en diversas exposiciones personales y colectivas. Obtuvo diversos reconocimientos, entre otros los premios Luís Rogelio Nogueras en 1989, y el Premio Abril de Música en 1990.

Visto 280 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar