miércoles, 16 octubre 2019, 13:22
Viernes, 06 Septiembre 2019 04:33

Del otro lado del mundo: ¡Cuba va!

Escrito por  Bárbara Vasallo / Servicio especial para CubaSí
Valora este artículo
(4 votos)

Exponentes de la música cubana en varias manifestaciones, unos que ya partieron de este mundo y otros que permanecen, desfilan por el libro ¡Cuba va! Dialogando con músicos cubanos.


Pareciera que todavía Noel Nicola tiene lecciones que dar, y desde la eternidad adonde fue a parar, insiste en que la canción es un «vehículo de cultura», un «vehículo de pensamiento», y en que la trova en cada momento debe tener sus características.

O Giovani del Pino, quien fundó la agrupación Yoruba Andabo; contra vientos y mareas, defendió la rumba y sus raíces y la llevó hasta lo más alto en los escenarios de los Grammy, y aún trata de describir por qué el bailarín toca, y el que toca, baila ese contagioso ritmo traído por los ancestros desde África.

Exponentes de la música cubana en varias manifestaciones, unos que ya partieron de este mundo y otros que permanecen, desfilan por el libro ¡Cuba va! Dialogando con músicos cubanos, de la autoría de Juan Miguel Morales López, publicado por la editorial Milenio, por estos días presentado en varios sitios de España y bien recibido por el público, al decir del propio autor, gracias a Internet.

alt

Morales López (Almería, España, 1967), fotógrafo profesional, amante de la música, especializado en retratar el arte en todas sus manifestaciones y la cotidianidad, presenta el texto acompañado de imágenes de imprescindibles figuras de la música de Cuba, desde Esther Borja, la conocida Damisela encantadora, hasta X Alfonso, contemporáneo creador, testimonios de alto valor que ahora, del otro lado del mundo, el lector aprecia.

De excelente factura, lo que pudiera considerarse un ensayo, ofrece más de 50 fotografías, casi todas inéditas, de esas personalidades que, en primera persona, conversaron con el fotógrafo y contaron, tal vez sin saber que serían sus últimas entrevistas, anécdotas e historias que acompañaron sus vidas en la música y en el tiempo que les tocó vivir en Cuba.

El libro es un trabajo que requirió de muchas complicidades —confiesa el autor en los agradecimientos—, porque en el 2003 Juan Miguel llegó a la Isla por primera vez con la cámara en ristre en el empeño de captar imágenes de músicos cubanos de todas las épocas.

Durante las sesiones de fotos, grababa las conversaciones con sus fotografiados, y ahora Milenio las publica, verdadera joya de la cultura.

Irrumpir en la casa de Teresita Fernández y conocer de primera mano la historia del gatico Vinagrito, canción con la cual crecieron varias generaciones de cubanos; imaginar su «colección de muñequitos» que representan a los amigos que partieron, porque «no me gustan las fotografías de los muertos», o que abolió el reloj porque vivía inmersa en el tiempo infinito, son confesiones que no tienen precio.

Ñico Rojas, Richard Egües, Ricardo Abreu (Los Papines), Sergio Vitier o Celina González contaron sus historias, donde prevalece el respeto por la música, por el público que siempre los acogió, y resaltaron el papel de la Revolución en la promoción del arte, en la enseñanza artística y en dignificar la cultura.

Las piezas fotográficas que acompañan la obra, enfocadas por el lente de este artista incansable y amigo de Cuba, complementan las palabras que faltan, por eso Compay Segundo, Juan Formell, Ibrahím Ferrer, Tata Güines o Santiago Feliú lo dicen todo, absolutamente todo, con sus gestos o miradas.

Según expresó el autor, espera presentarlo en la nación caribeña, junto a la exposición de fotografías que ya ha mostrado en varias localidades del territorio ibérico.

De lujo los prólogos de Vicente Feliú y Silvio Rodríguez, quienes coinciden en la valía de la obra; y el epílogo de Pere Camps, director del BarnaSants, importante festival de la canción de autor en España, quien expresa:

«Recoge canciones semilla, canciones que no callan, canciones que se alzan, canciones que abrigan, canciones que quieren que llueva a cántaros, canciones que arriesgan la cuerda, canciones que abrirán las grandes alamedas, canciones que vienen de un silencio, canciones que palpitan en las venas, canciones que caminan… canciones que galopan, canciones obreras, canciones barricada… canciones mansas para pueblos bravos… y las transforma en retratos de mujeres y hombres que no cantan por cantar».

Visto 639 veces Modificado por última vez en Domingo, 08 Septiembre 2019 05:28

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar