domingo, 08 diciembre 2019, 05:20
Miércoles, 28 Agosto 2019 23:38

Alta complejidad: Italia, aún sin gobierno

Escrito por  Arnaldo Musa / Especial para CubaSí
Valora este artículo
(0 votos)

Se cumplió este martes 27 el plazo para hallar solución al sin gobierno italiano, desalentando al presidente Sergio Mattarella, quien creía posible un acuerdo entre el antisistema Movimiento Cinco Estrellas y el Partido Democrático.

Se cumplió este martes 27 el plazo para hallar una solución al sin gobierno italiano, desalentando al presidente Sergio Mattarella, quien pensaba que sería posible un acuerdo entre el antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5E) y el Partido Democrático (PD), socialdemócrata, por lo cual la tercera nación más rica de la Unión Europea (UE) y décima economía del mundo afronta una crisis política, ahondada por la renuncia del primer ministro Giusseppe Conte, que causó la ruptura de la coalición gubernamental integrada por el M5E, de Luigi Di Mao, y la Liga, de Matteo Salvini.

Mattarella intenta formar un nuevo gobierno de coalición, con el fin de evitar la disolución de Parlamento y la convocatoria a nuevas elecciones-. El mandatario aspira a utilizar un régimen de tecnócratas durante un período de transición de por lo menos un año, que debería preparar el difícil presupuesto del año próximo que debe presentar a la Comisión Europea en octubre.

Disolver la coalición y forzar elecciones, ese era el plan del líder de Liga en Italia. Pero no funcionó tan rápido como Salvini quiso. De todas maneras, y previendo que tarde temprano habrá comicios y que no habría acuerdo sobre un gobierno de ese tipo, el líder de la Liga viajó hasta las playas del sur de Italia, haciendo una fuerte campaña contra su antiguo aliado M5E, que sobre todo en el sur más pobre del país cuenta con más votantes que la Liga.

El líder de M5E, Luigi Di Maio, tampoco se quedó de brazos cruzados y está elaborando un plan para evitar que haya de nuevo elecciones rápidas, que es precisamente lo que Salvini quiere lograr con la ruptura de la coalición populista.

Di Maio acusó al partido de extrema derecha de haber traicionado a los italianos, de solo sacar provecho de los resultados obtenidos en las encuestas y de no estar interesado en hacer reformas y crear un gobierno estable.

Sin embargo, los socialdemócratas están entre sí en desacuerdo sobre si realmente deberían asociarse con el M5E, considerado hasta ahora como su principal adversario. El exlíder del gobierno y del partido, Matteo Renzi, está a favor, pero el actual líder del partido, Nicola Zingaretti, opina que "esta no es una alternativa creíble para mantener a un gobierno económico en el cargo”.

En fuerte crisis económica

Y es que Italia está inmersa en una crisis económica, tiene que reducir su excesiva deuda y continuar reestructurando sus bancos. Para la Unión Europea sería extremadamente inconveniente una larga crisis gubernamental o incluso un gobierno de derecha bajo Salvini, cuya política financiera sería un enigma. El periódico italiano La República escribió que si Salvini quiere ser primer ministro después de nuevas elecciones, querrá salir de la moneda común, el euro. Salvini lo niega, aunque dicha medida formó parte de su programa electoral.

El partido de ultraderecha Liga lidera actualmente las encuestas, con un 36%. Para gobernar, Salvini necesitaría partidos para formar coalición. Pronto se reunirá con los líderes del fascista Fratelli d'Italia , luego de haber recibido un fuerte espaldarazo del conservador Forza Italia, del ex primer ministro Silvio Berlusconi, quien podría regresar de nuevo a la escena política con una coalición de extrema derecha a sus 83 años.

Para el M5E es una cuestión de supervivencia. En las elecciones del 2016, obtuvo el 32% de los votos y se convirtió en la fuerza más poderosa en el Parlamento. En las encuestas, Luigi Di Maio ahora lograría sólo la mitad de los votos. Di Maio quizá luche en las posibles nuevas elecciones por razones personales. De acuerdo con las normas internas de los populistas, los diputados pueden competir solo dos veces seguidas por las elecciones. Para Di Maio, los próximos comicios serían los terceros.

Antes unas nuevas elecciones, Di Maio, como autoproclamado luchador antisistema y antipolítico, quiere lograr reducir el número de parlamentarios de 950 a 605. La votación sobre este tema estaba programada para este septiembre. Para convencer a M5Ede una breve alianza con los socialdemócratas, el destacado exlíder del partido, Renzi, habría declarado sorprendentemente que su partido ahora podría votar a favor de la reducción del Parlamento.

Para Europa, un gobierno de extrema derecha en Italia sería un desastre, peor incluso que la coalición hasta hace poco existente, que ha logrado poco, opina el director del Instituto Alemán de Investigación Económica, Marcel Fratzscher, quien pronosticó: "Salvini continuará en su rumbo de confrontación con Europa, especialmente porque hasta ahora le ha valido la pena”.

Visto 1138 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar