sábado, 07 diciembre 2019, 22:22
Viernes, 23 Agosto 2019 04:06

Vilma Espín Guillois: Continuar el legado con su propia humildad

Escrito por  Alina M. Lotti / CubaSí
Valora este artículo
(0 votos)

Hoy 23 de agosto cuando la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) celebra su fecha fundacional —59 años— resulta imprescindible rememorar a quien fuera alma y espíritu de esta organización.



Muy pocas veces la vida da la posibilidad que ha tenido Margiola Sánchez del Campo Guilarte, como el hecho de conocer en vida a Vilma Espín Guillois, cuyo Memorial erigido en su honra en la provincia de Santiago de Cuba, ella dirige desde su fundación el 7 de abril del 2010.  


 JRR2113 cubasi

Margiola Sánchez del Campo Guilarte. Foto: José R. Robleda.

Hoy 23 de agosto cuando la FMC celebra su fecha fundacional —59 años— resulta imprescindible rememorar a quien fuera alma y espíritu de esta organización, cuyo quehacer durante estos años de Revolución no solo dignificó a las mujeres sino que les abrió las puertas del conocimiento, del empleo y les dio la oportunidad de participar de forma plena en la vida económica, social y política en el país.

Por eso para Margiola es una satisfacción formar parte del colectivo de esa instalación museográfica, en cuyas salas se recoge de una manera abarcadora la vida de la gran patriota que fue Vilma, así como su quehacer en cada una de las tareas que tuvo por delante.

Por estos días, apenas unos instantes antes de que recibiera la Orden Mariana Grajales —que otorga el Consejo de Estado a propuesta de la FMC— Margiola doblemente emocionada por el estímulo y la posibilidad de expresarse sobre Vilma, fue acercándonos a una heroína, de cuya obra aprende todos los días.


 JRR2264 cubasi
Por su quehacer destacado en la FMC, Margiola recibió de manos del Segundo Secretario del Comité Central del Partido, José Ramón Machado Ventura, la Orden Mariana Grajales, a propósito de las actividades por el aniversario 59 de la organización.  Foto: José R. Rodríguez Robleda.


Como dirigente de la organización femenina en Santiago de Cuba sostuvo encuentros en varias ocasiones con Vilma, tanto en visitas, recorridos y en los propios congresos (el VI y el VII) donde ella asistió como delegada.  

Fue una dicha haberla conocido y compartir con ella durante algunos años experiencias relacionadas con el trabajo comunitario, esfera que yo dirigía, explicó Margiola.

“Eso me brindó la oportunidad de conocer a una mujer de gran dulzura y, al mismo tiempo, fortaleza; que compartía con la población, con las mujeres y hombres de pueblo, quienes muchas veces se les acercaban con problema y preocupaciones. Ellos sabían que tendrían una respuesta, aun cuando no hubiera solución”.

Calificó de muy valioso lo aprendido junto a Vilma en relación con el trabajo de prevención, la atención a los menores, a los adultos mayores, a las familias disfuncionales, “era algo a lo que ella otorgaba especial importancia”, enfatizó.  

Señaló que la labor que desarrolla el Memorial le ha permitido profundizar en su vida y obra. “Luego de su desaparición física comprendimos que sabíamos muy poco de ella. Su modestia y sencillez hizo que desconociéramos muchas cosas.

“De ahí que las investigaciones que venimos haciendo nos han permitido ahondar en su juventud, sobre todo en su fragua política en la Universidad de Oriente, y después su participación en la lucha clandestina, como guerrillera en la Sierra Maestra.  

“Lo que más se conoce es, precisamente, su quehacer en la Federación de Mujeres Cubanas, ¡fueron 47 años dirigiéndola, por eso siempre será nuestra eterna presidenta!”.

Se refirió a la participación de Vilma en varias esferas de la sociedad, siempre en defensa de los derechos de las mujeres, como Salud, Educación, el sector jurídico, donde hizo aportes y revisiones de resoluciones, entre estas la Ley de Maternidad, el Código de Familia, el Código Penal.

“Ahí siempre estuvieron sus consejos, iniciativas, propuestas. Fue una mujer de gran cultura, de extraordinaria sensibilidad humana, con gran prestigio y autoridad, ganados por la profundidad de sus análisis. 

“O sea, cada vez que usted revisa un tema de la sociedad ahí está su obra y eso es lo que nos lleva a continuar su legado, lo cual implica hacerlo con la propia visión que tuvo Vilma, pero conscientes de que hoy vivimos otra etapa".

Visto 773 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar