lunes, 19 agosto 2019, 10:46
Martes, 13 Agosto 2019 06:10

Ni calumnias, ni bloqueo: Venezuela se prepara para vencer

Escrito por  Arnaldo Musa / Especial para CubaSí
Valora este artículo
(1 Voto)

Como buena mentirosa y llena de mala gente, la radio que osa llevar el apellido de nuestro Apóstol, al servicio del Imperio y la gusanera anticubana, repitió por estos días que más de cien mil soldados cubanos, chinos y rusos se encontraban a lo largo de la frontera con Colombia.


Ello coincidió con la declaración del mandatario Iván Duque de que nada que provenga de Nicolás Maduro le asusta, que adornó posteriormente con la frase de que “Perro que ladra no muerde”, a fin de mostrar una valentía totalmente falsa, al colaborar cobardemente en la impunidad de cientos de asesinatos de líderes sociales y ex combatientes que creyeron en un acuerdo de paz sólo presente en el papel.

Los hijos del Imperio han estado refocilándose por los presuntos desastres que conllevará el fortalecimiento del bloqueo estadounidense a Venezuela, sin importar el daño que causa a la calidad de vida del venezolano común, y más preocupados por la ayuda que recibe Caracas de naciones hermanas y amigas.

Así, en un ataque que casi llegaba al histerismo, uno de los más conspicuos halcones, John Bolton, exigió a China que no siguiera ayudando al Gobierno Bolivariano, en un inconcebible pedido a una nación a la que el presidente Donald Trump está obligando a entrar en una guerra comercial.

Lo cierto es que este domingo último, millones de personas aceleraron la entrega de firmas al Secretario General de Naciones Unidas para que condene el boicot estadounidense, al tiempo que en otros lugares del mundo se quintuplicaban las acciones de solidaridad con Caracas.

Por lo pronto, Maduro, en movimiento lógico y necesario para contrarrestar las virulencias del gobierno estadounidense, llamó a los sectores económicos del país, públicos y privados, a hermanar fuerzas con el objetivo de elevar la producción en diversas áreas y así garantizar la protección integral del pueblo venezolano.

“Necesitamos más trabajo, producción, disciplina, organización, entrega de todo el sector económico, los empresarios. Hagámoslo por Venezuela, nosotros tenemos que seguir elevando, aumentando la capacidad de producción”, manifestó desde la avenida Sucre de Caracas.

En esa línea, instruyó a los ministros de Industrias y Producción Nacional, Tareck El Aissami; Agricultura y Tierras, Wilmar Castro Sotelo y Alimentación, Carlos Leal Telera, garantizar los doce millones de cajas de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), que mensualmente se otorga a seis millones de familias venezolanas, con producción netamente nacional.

Asimismo, exhortó a la dirección y trabajadores de Petróleos de Venezuela (PDVSA) a trabajar en función del aumento de la producción petrolera. “Hay que apretar la tuerca, elevar la efectividad, organización y la producción, Tenemos que estar, a finales de este 2019, en los dos millones de barriles de petróleo para invertirlo en salud, educación, vivienda, alimentación”, acotó.

Ante una multitud que se movilizó en rechazo al bloqueo impuesto por Estados Unidos al país, recalcó que el Gobierno Bolivariano ha estructurado desde el 2013 diversos mecanismos “para elevar la producción de la economía real, la distribución segura y la protección del ingreso del pueblo”.

“Creó la Gran Misión Abastecimiento Soberano para tomar el control de los procesos de producción y distribución; los CLAP, para llevarle directo el mercado al pueblo, por encima de las mafias; el Carnet de la Patria, para proteger con los bonos a la familia. Debemos perfeccionar, mejorar, renovar los mecanismos para garantizarle al pueblo su alimentación, ingresos y paz”, dijo Maduro.

“Estados Unidos no quiere diálogo: acude al terror económico y muestra plan para imponer su tutelaje sobre Venezuela” recalcó el mandatario.

Este importante esfuerzo interno, que es trascendental, está teniendo un magnifico complemento en las alianzas estratégicas del país con China y Rusia, además del apoyo de naciones como Irán y Turquía, el aval político de las naciones de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América y otras naciones no penetradas por la insidia imperialista.

Al contrario, los gobiernos reaccionarios adscriptos al Grupo de Lima, peleles de Washington en la Organización de Estados Americanos, saben al pie de la letra la estrategia de Estados Unidos para matar a cualquier régimen que huela a socialismo.

Perú, además de presentar unos magníficos Juegos Panamericanos, también fue sede de otro evento nada enaltecedor, bochornoso, aunque no se consiguió lo que pretendía el enviado especial de Trtump de encontrar una solución para acabar con el gobierno de Maduro, disfrazada con la “solución a la crisis venezolana”.

“SUGERENCIAS” DEL IMPERIO

Allí, Wilbur Ross, secretario norteamericano de Comercio, presentó en privado a representantes de 57 países, una serie de “sugerencias” que su país plantea para un eventual “día después” de la salida de Maduro del poder.

La clave para Venezuela, según Ross, pasará por lograr que la “inversión privada se cimente por la confianza en el crecimiento económico, basado en reformas económicas, el imperio de la Ley, la transparencia, la cooperación global y la integración regional”, reconociendo que más allá de eso, y en el fondo de todo proyecto para el país, deberá estar el petróleo y el gas natural, “que una vez ayudaron a hacer grande Venezuela aún siguen allí. Solo necesitan ser rehabilitados tras años de mala gestión”, indicó.

Ross clasificó los esfuerzos para lograr “la prosperidad” venezolana en cuatro categorías principales: el sector energético, la estabilización macroeconómica y financiera, la normalización agrícola y la rehabilitación del sector privado, con objetivos a corto, mediano y largo plazo, que requerirán ayuda inicial de recursos y expertos estadounidenses para “arrancar la maquinaria”, “toda vez que Maduro y sus colegas se marchen”.

“El corto plazo incluye ayuda humanitaria inmediata, uno o dos meses después de Maduro. El plazo medio será trabajar para revertir el impacto del socialismo, entre los tres y doce meses posteriores, y los esfuerzos a largo plazo serán recuperar el crecimiento económico sostenible, indicó. Caso por caso, las sugerencias para la energía pasan por instituir reformas pro mercado, y promover la participación de firmas privadas mediante una nueva ley de hidrocarburos, relata la agencia española EFE.

Luego se debería mejorar la regulación para las empresas de energía, facilitando la inversión privada y las licitaciones, además de reparar el sistema de generación energética, señaló Ross.

En cuanto a la estabilización macroeconómica, lo primero que EE.UU., prevé hacer será eliminar las sanciones y promover el crédito, enviando consejeros técnicos y buscando que instituciones financieras internacionales tengan confianza en las nuevas políticas económicas. Más adelante se buscará renovar el Banco Central, el sistema impositivo, las instituciones fiscales y el sector bancario, en el contexto de un acuerdo a largo plazo con el FMI y en la necesidad de la estabilidad económica y elecciones libres.

La agricultura venezolana tendrá un tratamiento de choque y recibirá importaciones de semillas, fertilizantes, equipamiento y consejería técnica, añadió. Luego, se dará impulso a una mayor cooperación agrícola entre EE.UU. y Venezuela, al tiempo que se buscará “estimular las cadenas de suministro locales” para que los productores puedan cubrir las necesidades del país.

En cuanto al sector privado, EE.UU., eliminará las restricciones comerciales “para las empresas estadounidenses”, ayudará a movilizar contactos comerciales con Venezuela y apoyará reformas en favor del mercado y los negocios.
Mejorar el clima de negocios, atraer inversión extranjera, eliminar los controles estatales, implementar estrategias de privatización y atajar la corrupción serían los pasos a seguir, acompañados de arreglos en infraestructura imprescindible, como los pozos de petróleo de lago Maracaibo o el complejo de refinería de Paraguaná.

En cualquier caso, Ross apuntó que todos estos planes son solo “sugerencias”, que el hipotético gobierno de Juan Guaidó deberá tomar “si decide, que es lo mejor para su país”. Ya ni siquiera se habla de respaldo a elecciones, sino de la imposición del títere para que Estados Unidos se adueñe del país.

Visto 325 veces

Comentarios  

 
#1 Pedro R.Castro 14-08-2019 11:39
Muy claro lo que debe hacer Venezuela para que sea perdonada y nada mas y nada menos es rendirse y dejar de luchar y regalar su pais por espejitos y baratijas para que los pocos sigan viviendo bien bien y el pueblo heroico y luchador nunca pueda ser soberano ,en fin seria peor que la cuarta republica una libertad tutelada y sin duda despues de un provervial baño de sangre que sin duda habra cuando dice "..“El corto plazo incluye ayuda humanitaria inmediata, uno o dos meses después de Maduro..." y el chavismo sea sacado del poder a sangre y fuego.Sera fariseo esta pretension ,esto nunca se debe permitir ni en sus sueños mas delirantes a un imperio que solo quiere sumision a sus subditos.Entron izando una ayuda economica" a la Argentina" y un "Gaidog" o otro cipayo entregista y la miseria para todos. Viva Venezuela Chavista
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar