domingo, 24 junio 2018, 07:13
Viernes, 17 Agosto 2012 16:57

Opinión: Morir de sed

Escrito por  Arnaldo Musa
Valora este artículo
(3 votos)

En estos momentos, 31 países padecen escasez de agua, algo más de 2 600 millones de personas –un 40% de la población mundial


En el subsuelo donde hoy se combate por las riquezas energéticas del dividido Sudán, se encuentra también uno de los mayores acuíferos del mundo, las areniscas de Nubia (foto), con un volumen cercano a los 75 000 kilómetros cúbicos de aguas fósiles. Pero su población se muere de sed, al igual que la de otra región africana, la del norte del Sahara, con más de 60 000 kilómetros cúbicos. En otro importante lugar al respecto, Libia, si se aprovechó para el beneficio del ser humano, pero ahora se encuentra en poder de intereses imperiales.

Como se ve, las regiones con más problemas de abastecimiento de agua y situación de higiene, pese a los acuíferos nombrados, acumulan la mayor pobreza. Todas se encuentran en África.

El este de Asia es la zona que más ha mejorado, gracias a los avances en China y la India; en Centro y Suramérica se ha alcanzado el 75% de cobertura de agua potable, y el de los países industrializados es del 98%.

Estados Unidos, una nación hídrica, sufre la peor sequía de los últimos tiempos, por lo que hay grandes pérdidas en varios cultivos, lo cual provocó la subida de precios en alimentos tan importantes como el arroz, el trigo y el maíz.
   

En estos momentos, 31 países padecen escasez de agua, algo más de 2 600 millones de personas –un 40% de la población mundial- no tienen acceso a servicios de saneamiento y más de mil millones al agua potable.

Este problema favorece las infecciones y amenaza el desarrollo humano en muchos países, problemas sanitarios que disminuirían si se redujera la diferencia entre áreas urbanas y rurales, y se invirtiera en infraestructura.

Pero no hay que olvidar que lo más importante no es la cantidad de agua disponible en un país, sino el uso y la efectividad para manejarla.

UN PASADO MUY PRESENTE

Épocas pasadas vieron guerras por el agua, y el futuro no es promisorio, a pesar de que dos tercios del planeta están cubiertos del líquido y es el mayor componente de los seres vivos.

El control del río Jordán y de las capas subterráneas de Cisjordania, Haifa y Gaza es una de las principales fuentes de conflicto entre israelíes y palestinos.

Los acuerdos impuestos a la fuerza por el sionismo, son de evidente desigualdad, porque establecen que por cada litro de agua que puede recibir un palestino, un israelí tiene derecho a cuatro.

Pero el resto del planeta no las tiene todas consigo, cuando el 60% de las fuentes de agua están localizadas en solo nueve países (entre ellos Estados Unidos, Rusia, Canadá, Brasil, China e Indonesia), y el otro 40% no impide que por lo menos 80 naciones tengan penuria hídrica.

Y todo esto sin mencionar el papel que juegan importantes compañías que monopolizan el agua, las célebres embotelladoras, que ofrecen dádivas a gobernantes y funcionarios para controlar el importante producto, algo que en ninguna nación debería permitirse.                  

Visto 2245 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar