lunes, 19 agosto 2019, 10:56
Miércoles, 24 Julio 2019 04:20

La buena música de La Academia cumple 10 años

Escrito por  Mario Vizcaíno Serrat / Especial para CubaSí
Valora este artículo
(1 Voto)

El baterista Ruy López-Nussa y el grupo que dirige, La Academia, cumplen 10 años, que desean celebrar con presentaciones en teatros, una gira por escuelas de arte y un mayor impacto en medios de difusión.


La Academia cultiva géneros cubanos con guiños de ojo a muchos de otras latitudes, sin aspirar a complacer gustos masivos. A sus músicos les interesa todo el rigor posible, más inspirados en la herencia musical del universo que en los productores de la radio y la televisión.

El precio que pagan es alto: no aparecen con regularidad en los medios de difusión. En cambio, tienen un público apasionado que los sigue, conformado, además, por estudiantes de música y profesionales que disfrutan lo que el público común no suele descubrir durante un concierto. Las altísimas concesiones artísticas que demandaría entrar en la mejor difusión de los medios cubanos no les interesa a López-Nussa y La Academia.

El notable baterista es hermano de Hernán López-Nussa, uno de los grandes pianistas cubanos, y padre de Harold y Ruy Adrián, talentosos pianista y baterista, respectivamente. El tronco de la familia era el pintor y periodista Leonel López-Nussa.

Desde una versión muy cubana de No woman no cry, el clásico de Bob Marley, composiciones propias como Descargando y Sahara, hasta recreaciones de El cumbanchero y El bodeguero, de Rafael Hernández y Richar Egües, La Academia cultiva de todo, con algo que cuando un artista lo logra tiene ganada la mitad del camino: el sello.

Con una nómina marcada por los trompetas Roberto García, director musical y compositor, y Maikel González, y el percusionista Octavio Rodríguez, La Academia ha grabado cinco discos con el sello Colibrí y ninguno ha salido al mercado. «El mayor premio a los 10 años de la agrupación sería que este año viéramos al menos uno de los cinco discos, tenemos fe en que así sea», advierte Ruy, mientras conversa para Cubasí en el estudio de su apartamento, en el barrio habanero de El Vedado.

Uno de esos cd es con el cantante canadiense de origen jamaicano Paul Everton, un conjunto de piezas que incluye reverencias a Bob Marley.

Mientras celebra los 10 años de carrera, La Academia intenta vencer obstáculos burocráticos y apatía que encuentra en el camino, impulsada por el aliento de la música y el estímulo de poder llegar a más público en Cuba, para dejarle una huella de buena música.

Visto 303 veces Modificado por última vez en Jueves, 25 Julio 2019 09:46

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar