martes, 16 julio 2019, 14:27
Domingo, 07 Julio 2019 06:32

Ileana Mulet y La Habana: un amor sin tregua

Escrito por  Giusette León García/CubaSí

El Museo de Arte Colonial será la sede a partir de este viernes, 12 de julio y hasta el 30 de agosto para esta nueva declaración de amor a la ciudad que ha estado soñando y pintando, viviendo y reescribiendo durante 39 años.

La propuesta incluye pintura y poesía, las 23 piezas plasticas: acrílicos, óleos sobre tela, comparten espacio en la sala transitoria del Museo con un «grupo sugestivo de poemas, e instalaciones  que grafican el tránsito de sus moradores por la ciudad añeja  y ajetreada, en construcción permanente o maravillosamente en constante ensoñación», según ha escrito la propia artista.

alt

Con obras que recorren el trabajo de Ileana desde principios de los 90, hasta piezas recién creadas, es fácil imaginar que asistiremos tanto a las confesiones de  la ciudad como a una autobiografía de la artista que la mira y se ve a través de eso motivo constante, de esos muros permanentes que no le dan tregua a sus pinceles ni a sus palabras.

La poesía es toda inédita, nuevesita de paquete para regalarle a la ciudad, solo el poema que da título a la muestra fue incluido en su más reciente libro, Bailar sobre Adoquines.

Ileana Mulet, siempre lo digo, de tanto mirarse en el espejo de La Habana, se parece a ella, real y maravillosa, siempre sorprendente, por eso sus inauguraciones suelen reunir todo el arte que le sea posible, en esta ocasión, son canciones dedicadas a la ciudad, en la voz de Teresa Yanet, lo que abrirá la entrega plástica y poética.

Para Ileana, la ciudad es tal vez un misterio que nunca termina de descifrar, por eso nunca termina de soñarla, así la ja descrito: «La tarde  bosteza;  pasiones truncas,  ebrios, ranas en los patios húmedos, perros vestidos de Caballeros Andantes, Cartománticas con enormes flores en el cabello;  mulatas y blancas  a la manera de las deidades del Panteón Yoruba,  las hacedoras de trencitas para los cabellos rubios de los turistas pregonan.  Todo parece estresarnos; las paredes de los edificios en cambio  parecen reposar demostrando su fuerza.  Finalmente  los comercios hechos al gusto de refinadas personas, especias del Oriente, flores finas y naturales, artículos de arte hechos por maravillosas manos,  y un té, tostadas con mantequilla, chocolates,  Mojitos... y para saciar el hambre,  la Bodeguita del Medio con comida criolla».

Como parte del proyecto Rutas y Andares, que organiza la Oficina del Historiador y dentro del marco de la muestra, el día 30 de julio  a las 10 de la mañana, la artista ofrecerá un conversatorio en el que tratará varios temas relacionados con el arte y la ciudad.

En versos lo ha dicho, la ciudad que se despierta temprano le pertenece, solo tiene que pintarla... y, digo yo, regalárnosla una y otra vez.

Modificado por última vez en Jueves, 11 Julio 2019 06:58

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar