sábado, 19 octubre 2019, 07:58
Martes, 25 Junio 2019 05:25

Raúl Torres: Estoy orgulloso de mi pueblo cubano

Escrito por  Giusette León García / CubaSí
Valora este artículo
(9 votos)
Raúl Torres: Estoy orgulloso de mi pueblo cubano Foto: Heriberto González Brito

A leyes sin alma, canciones valientes; a silencios cómplices, voces mambisas, como la herencia que le corre por las venas a Raúl Torres. El autor de Candil de nieve y Pon una ley dialogó con CubaSí.

―Acabas de estrenar un canción que denuncia algo tan cubanamente inadmisible como la Ley Helms-Burton y algunos te atacan en las redes sociales. No es la primera vez. ¿Cómo te sientes ante esas reacciones?

―Me frustra constatar tanta ignorancia en ese comando fascista, dedicado a criticar cada canción con texto que les molesta; sin embargo, lejos de ralentizarme, me impulsan, porque la promoción que me hacen es fortísima.

―Sin embargo, no eres el único artista cubano que ha vivido eso. ¿Te parece casual o será que es el trabajo de unos cuantos personajes en las redes?

―Realmente tu pregunta es la respuesta. No tengo ninguna duda de que hay dinero y de que es parte de la guerra librada hoy en día en las redes. Ya es una verdad a voces cuántos mercenarios tenemos dentro y fuera de nuestro país, todo el mundo los conoce. Hemos visto la lista millonaria de pagos a entes que trabajan en esta ciberguerra contra nuestra patria y, precisamente, hay gente sin escrúpulos cobrando tres pesos por intentar desacreditar a nuestros artistas que se han posicionado al frente de nuestra Revolución. Como dijo mi hermano Tony Ávila: «tiene que haber de tó».

Vamos a responderles de una vez. ¿Cuánto ganaste por hacer esa canción, por ejemplo, y compartirla de inmediato? ¿Quién te paga para hacer canciones como esa? ¿Por qué las haces?

―No he cobrado un centavo por ninguna de las canciones que he colocado. Fue suficiente la tamaña decepción que tengo de la sociedad capitalista en mi estancia en ciertos países. Ese fue el pago suficiente como para no parar de denunciar con mis canciones la mentira y la manipulación, y en este caso, la imposición de leyes totalmente injustificables. Por ejemplo, Pon una ley, desde mis versos, es una especie de traducción de lo que sentimos los cubanos que ya estamos acostumbrados a este proceder del gobierno norteamericano hacia nuestro pueblo, un pueblo digno del respeto que nos precede, el respeto y la admiración de la inmensa mayoría del mundo. Yo estoy orgulloso de mi pueblo cubano.

―Yo te escucho cantando tan orgánicamente para el amor y para la patria que pienso enseguida en las canciones de Silvio y Pablo, pero veo a ciertas personas tan asombradas, que quisiera preguntarte: ¿a qué influencias o herencias creativas les debes temas tan queridos como Candil de nieve o Regrésamelo todo, y a cuáles Cabalgando con Fidel o Pon una ley?

―Mis influencias están en la nueva trova primeramente, esos grandes han sido y son los primeros inspiradores de toda mi obra, sin embargo, por quien más he intentado impregnarme de inspiración ha sido de nuestro Jose Martí. Luego, la obra de cantores como Alí Primera (Venezuela) Victor Jara (Chile) y muchísimos más están presentes, forman  parte de mi altar de grandes pensadores de la canción.

―Háblanos un poco sobre las nuevas producciones. ¿Qué trae Raúl Torres en la música que está haciendo ahora mismo: ritmos, sonoridades, temáticas…?

―Estamos ahora terminando un disco para el sello discográfico Colibrí, del cual soy artista exclusivo de su catálogo. En esta producción estoy explorando tendencias desconocidas para mi público, y no quisiera abordar mucho el tema para que sea una sorpresa. Cruzo los dedos...

―Ya regresaron las noches del Candil en el Barbaram. He visto también en las redes varias propuestas, proyectos audiovisuales que salen de tu casa para visibilizar jóvenes talentos. Cuéntanos también un poco sobre todo eso.

―Ahora me encuentro produciendo una ristra de programas titulados «Candiltrovahouse», donde trovadores jóvenes desconocidos y otros más promocionados interpretan sus temas más representativos; es una especie de cofradía que estamos fundando para ayudarnos en nuestra promoción. Estos trovadores son los que forman parte del elenco de nuestro proyecto Candil en el Barbaram, que al fin ha reabierto sus puertas, para deleite de los amantes de la canción trovadoresca.

―Y a esos jóvenes, ¿qué mensaje intentas dejarles cuando les abres las puertas de tu casa y de tu experiencia?


―La trova es mi hábitat… A las nuevas generaciones, me gustaría dejarles como mensaje que exploren y se documenten sobre la trova; descubrirán un mundo que llenará las lagunas espirituales de las que hoy en día padecemos por culpa de la invasión nefasta de los medios comprados, las payolas, y de la infección de la música vejatoria del ser humano. Eso le hace falta al imperialismo para existir, embrutecer a la sociedad y vendernos su perfume hediondo,  pero como nos han repetido tantas veces en los estribillos que huele bien, no nos damos cuenta de su hedor.

Visto 1875 veces

Cuando retumban amenazas y gritos de guerra, los tambores del mundo entero tendrían que convocar a un mensaje unánime: la paz.

El cantautor dialogó con CubaSí sobre su próxima producción discográfica, su compromiso con el presente y el futuro de Cuba, el Decreto 349 y la salud de la Nueva Trova...

Comentarios  

 
#1 carlosvaradero 25-06-2019 08:49
Hay algo que se llama "dignidad" y que no muchos conocen.
Esos que no conocen su significado más bien deberían callarse delante de quienes si poseen la virtud de tenerla.
Raúl Torres es un cantante y compositor con dignidad, vergüenza le debería dar a quienes no tienen criticar su arte y su música.
Su arte es un arte comprometido con su pueblo, lo que digan los demás en su contra es muestra de cuanto le molesta lo que dice su música, pues que se sigan entonces recomiendo el hígado.
Bravo por Raúl Torres y sus canciones, tu eres de los músicos que le sobra lo que a otros le falta: DIGNIDAD.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar