sábado, 20 julio 2019, 03:39
Miércoles, 19 Junio 2019 05:58

Campo y pista: Trazar ruta a Lima con los pinchos sobre la tierra

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/CubaSí
Valora este artículo
(2 votos)
Yaimé Pérez Yaimé Pérez

La situación del atletismo cubano de cara a los Juegos Panamericanos de Lima difiere de la que poseía hace cuatro años, cuando la foja en Toronto resultó ser de 5-3-1. De ahí que, con los pinchos en la tierra, los análisis de entendidos coloquen a nuestra delegación (debe rondar los 45 efectivos), en condiciones de asegurar tres coronas.


Hablamos del saltador de longitud Juan Miguel Echevarría (frescos aún sus 8.34 metros dorados en la Liga del Diamante de Rabat, Marruecos), además de marchar tercero del ranking mundial; las discóbolas Yaimé Pérez (68.28 dorados en ese propio escenario), y Denia Caballero (68.46 en una confrontación acá en La Habana) y estabilidad sobre 65 metros en lo que va de campaña por parte de ambas, por lo que no sería nada festinado vaticinarles el uno-dos.

Redondea la predicción dorada la heptatlonista Yorgelis Rodríguez, quien llegará sin haber hecho ningún heptalón completo previo, pero físicamente bien recuperada de su intervención quirúrgica en la rodilla, y algunos avances de sus potencialidades en pruebas individuales (no se puede descartar a una atleta que posee 6 742 puntos de tope personal).

Visualizando los rivales más enconados de estos exponentes tenemos que Estados Unidos los concentra a casi todos.

Hallamos en la longitud a los norteños Jeff Henderson (líder del escalafón con 8.38 mts), JuVaughn Harrison (8.20), y Trumaine Jefferson (8.18), sin descartar al jamaicano Tajay Gayle (8.30), y el uruguayo Emiliano Lasa (8.13). Lógicamente ante ellos Echevarría sale como favorito.

Buscando órbitas de cuidado tenemos en el disco a la norteña Valarie Allman (67.15), la jamaicana Shadae Lawrence (65.05), y las brasileñas Andressa de Morais (64.86) y Fernanda Martins (64.16).

Mientras, le plantarán cara a Yorgelis las americanas Kendell Williams (6 411 ptos) y Erica Bougard (6 374), la canadiense Georgia Ellenwood (6 135), la colombiana Evelis Jazmín Aguilar (6 285 merecedores de plata en Barranquilla 2018), y la también antillana Adriana Rodríguez, con varios heptatlones por encima de las 6 000 unidades y urgida de crecimiento y predisposición a los escenarios competitivos de fuerza, especialmente en el componente psicológico, pues posee las potencialidades físicas que casi ninguna homóloga del orbe tiene.

En un segundo peldaño, con posibilidades que pasarán en alguna medida por la inscripción de sus rivales y tener un día de lucidez total colocaríamos a disciplinas como la pértiga femenina, las vallas cortas masculinas, el triple varonil, el relevo 4x100 masculino, y la posta larga femenina.

Pértiga: Es cierto que Yarisley Silva es la reina regente de la pértiga femenina en América. Muchos recordarán la definición de Toronto y su récord de 4.85 mts entonces. Objetivamente no se parece mucho en este minuto a la Yarisley reina del orbe en ese propio 2015 gracias a 4.90. Ahora, la pinareña aparece en el puesto 12 del escalafón (4.67). A este lado del Atlántico le anteceden las estadounidenses Jennifer Suhr (4.91), Sandi Morris (4.82), y Katie Nageotte (4.67), la canadiense Alysha Newman (4.76), y la venezolana Robeilys Peinado (4.67), por solo citar algunas.

Bien rocoso se presume el sendero hacia la reedición del cetro de nuestra representante.

110 c/v: Roger Valentín Iribarne va cumpliendo sus vaticinios de seguir rebejando registros. Se impuso con 13.40 segundos en Katowice, Polonia, pero ese crono aún no le garantizaría presencia en medallas. Le anteceden, con mayor aval y prestancia en eventos de nivel, donde la presión aflora, los estadounidenses Grant Holloway (12.98), Daniel Roberts (13 flatt), los jamaicanos Omar McLeod (13.12) y Ronald Levy (13.33), el barbadense Shane Brathwaite (13.36), y el brasileño Gabriel Constantino (13.38), registros todos inferiores al del capitalino en la actual campaña.

Triple (M): Jordan Díaz (17.41 metros en 2018), Andy Díaz (17.22), y Cristian Nápoles (17.21) constituyen el tridente de respeto de nuestros triplistas. Con altibajos, secuelas de algunas molestias, y todavía ninguna lid de prestigio notorio en la que han clavado sus pinchos por encima de 17.30 en este 2019, llegarán a tierras del Cuzco a medirse a pesos pesados como los norteños Omar Craddock (17.68), Christian Taylor (17.47), Donald Scott (17.43), y Will Claye (17.40), el auriverde Alexsandro Melo (17.31), y el jamaicano Jordan Scott (17.08), por solo citar a los más prominentes. Claro, habrá que ver con qué atletas se inscribe Estados Unidos, y si como ha sucedido en otras disímiles ocasiones sus estrellas prefieren volver la mirada al entorno más lucrativo de la Liga del Diamante.

Relevos: Indiscutiblemente contar con cuatro hombres con registros individuales en el hectómetro inferiores a los 10.20 segundos, le confiere mayor fortaleza a nuestra posta corta. Cerraron el 2018 con 39.03, y en lo que va de año no poseen un tiempo inferior a ese.

Habrá que esperar por la composición definitiva de la posta, pues Roberto Skyers ha tenido molestias reiteradas en los últimos tiempos. De cualquier manera, hay cuartetas que vuelan bajito: Estados Unidos (38.07), Canadá (38.34), Jamaica (38.51), Barbados (38.41 en Barranquilla 2018), y República Dominicana (38.71 en el propio escenario). Eso sin descartar a los representativos de Trinidad y Tobago, y Granada. Serán dos cruentas carreras para los nuestros, si en definitiva se cuelan en la definición.

En el caso de la cuarteta del 4x400 femenil la avala un crono de 3:34.97 minutos estampado en el Memorial Barrientos, pero sin dos de sus principales figuras: Rose Mary Almanza y Zurian Echevarría. Con ellas ese parcial debe mejorar considerablemente. De cualquier manera, Estados Unidos (3:25.72) es amplio favorito para imponerse. A continuación, se sitúan Canadá (3:28.21), Jamaica (3:28.30), además de Brasil (3:35.29).

De forma general, y tomando en cuenta la inscripción nominal de otros países de considerable nivel cualitativo en el campo y pista, las posibilidades de la legión de la Mayor de las Antillas pasarán en primer término, por la capacidad que tengan de realizar o acercarse a sus registros cimeros en esa, la competencia fundamental del año. Hacia Lima han estado dirigidos todos los esfuerzos preparatorios, (contemplan bases de entrenamiento en Europa, la altura mexicana, y otros escenarios), planificación milimétrica, ruta crítica competitiva…

La celebración del Campeonato del Mundo a finales de septiembre (27 al 6 de octubre en Doha) pudiera hacer replantearse la agenda competitiva a muchas figuras. Si en definitiva vuelven su mirada a Lima, sería uno de los torneos atléticos continentales mucho más fuertes de los últimos tiempos.

Tocará esperar a ver qué sucede a la hora cero en el estadio de la Villa Deportiva Nacional Videna.

Visto 368 veces

Comentarios  

 
#1 Luis Bencomo Rodicio 19-06-2019 13:12
UUFFF esta muy fuerte la pelea lo importante es que nuestro atletismo esta mas competitivo que años anteriores con figuras jóvenes y con muchas condiciones la pista dirá la ultima palabra.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar