miércoles, 13 noviembre 2019, 07:59
Jueves, 13 Junio 2019 07:34

Judo rumbo a Lima: Entre la objetividad y la necesidad de ipones dorados

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/CubaSí
Valora este artículo
(3 votos)

La carrera rumbo a los Juegos Panamericanos de Lima comenzó hace mucho tiempo para los gurúes del deporte cubano. José Antonio Miranda, Director de Alto Rendimiento del Inder mencionó a un grupo de 44 atletas con posibilidades más terrenales de agenciarse medalla de oro.


De cumplirse ese vaticinio, se superarían las 36 coronas de Toronto 2015, y es muy probable que estemos disputando la tercera plaza, un peldaño también por encima de lo conseguido entonces.

Hablamos de 13 disciplinas en las que se concentran las opciones de títulos para la delegación cubana, y más de un centenar de pruebas en las que de inicio no concursaremos.

El judo siempre ha sido uno de los puntales en el accionar cubano dentro de citas multideportivas continentales. Ciertamente en Toronto estuvo por debajo con tan solo tres cetros logrados en poder de Dayaris Mestre (48 kg), Idalys Ortiz (+78), y Magdiel Estrada (73).

En esta ocasión Rafael Manso, presidente de la Federación Cubana de Judo, fijó el propósito competitivo en cuatro oros, dos platas y siete bronces, como parte de una estrategia que nos coloca en una posición más ventajosa, partiendo de los respectivos rankings divisionales panamericanos.

La armada femenina tiene a Vanessa Godínez (48 kg) en el sexto escaño, lo mismo que Nahomys Acosta (52), Anailys Dorvigny (57) y Onix Cortés (70) se ubican terceras, en tanto Maylin del Toro (63), Kaliema Antomarchi (78), e Idalys, comandan sus respectivas categorías.

Lógicamente, eso no significa que tengan vía expedita hacia lo más alto del podio de premiaciones. Maylin deberá cuidarse sobremanera de la canadiense Catherine, la brasileña Katlyn Quadros, y la venezolana Barrios, todas con aval y sobrado kilometraje en la arena internacional.

Kaliema tiene un hueso durísimo en la experimentada Mayra Aguiar. De hecho, tiene considerable desventaja en los enfrentamientos particulares, y par de reveses este año ante la auriverde. Tampoco será presa fácil la ecuatoriana Chala, ante quien tiene saldo de 2-1 la antillana en lo que va de 2019.

Idalys es indiscutiblemente la carta más sólida. Su hoja de servicios es impecable, comanda igualmente el escalafón del orbe y posee en el cara a cara balances súper favorables respecto a sus principales adversarias, entiéndase la brasileña Maria Suelen Altheman, la boricua Mojica, y la mexicana Martínez, esta última además entrenada por Daima Beltrán. Un detalle: Ortiz exhibe dos reveses ante otra exponente canarinha, Beatriz Souza, pero es muy poco probable que la inscriban pues ni por asomo se le acerca en aval competitivo ni calidad a Altheman.

Las ubicaciones de nuestras chicas mejor posicionadas, al menos le garantizaría una ubicación no tan rocosa de inicio, y hasta siembras para Maylin, Kaliema e Idalys.

Las chicas de Yordanis Arencibia transitaron por una ruta crítica de rigor, que incluyó además de sus participaciones en torneos del Circuito Mundial, campos de entrenamiento en Francia, Japón y actualmente se hallan en Alemania.

Para los varones, comandados por Julio Alderete, las mayores opciones recaen, tomando en Cuenta su condición de punteros del listado de la Confederación Panamericana y el estudio de contrarios sobre Osniel Solís (66) e Iván Silva (90). En un segundo orden de poderío se hallan Magdiel Estrada (73), Andy Granda (+100), y Liester Cardona (100), quedando con menos posibilidades Roberto Almenares (60) y Jorge Martínez (81).

Hablamos de un plantel que tendrá en sus homólogos de Brasil y Canadá, los escollos de mayor cuidado, sin descartar individualidades de Estados Unidos, Ecuador, República Dominicana y Venezuela.

En el caso de Solís y Silva tendrán por ese orden, del quisqueyano Mateo, el auriverde Cargnin, y el morocho Valderrama; mientras el carioca Macedo, el canadiense Burt, y Florentino por Quisqueya la bella pudieran atravesársele al yumurino subcampeón del orbe.

Lo cierto es que el campeonato Panamericano de Lima a finales de abril, y el Open de Ecuador como modelajes más puntuales en lo que a estudio de contrarios se refiere, de lo que pudiera estar sucediendo en tierras del Cuzco.

Manso aseveró además que la preparación de ambas selecciones ha sido muy buena, que no enfrentan ningún problema de lesión y que en Perú no se convocó torneo por equipos.

En lo personal considero el propósito competitivo un tanto conservador, pero los entrenadores son los que cuentan con argumentos más sólidos para hacer sus matemáticas de preseas. Por lo pronto, habrá que esperar para ver que puediera estar sucediendo en la segunda semana de competencias en Lima, cuando al salir al tatami no tendrán tamaña presión, pues deben ser uno de los deportes de mayor contribución al medallero antillano, a la vez que junto a la lucha, el boxeo y el atletismo, cerrarán el calendario competitivo.

Lo cierto es que toda contribución será válida. No quiero precipitarme en vaticinios, pero en las disciplinas de combate, como en el resto, la batalla será campal, y poder superar rendimientos de hace cuatro abriles en la urbe canadiense no se antojará cuestión de coser y cantar ni mucho menos.

En el caso del judo, mi vaticinio coincide con el de los gurúes, al menos en lo que a vellocinos respecta.

Visto 463 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar