miércoles, 23 octubre 2019, 03:19
Martes, 04 Junio 2019 06:01

Una foto rodeada de historia

Escrito por  Víctor Joaquín Ortega / Especial para CubaSí
Valora este artículo
(3 votos)

Me muestra la foto y una sonrisa enigmática. La conversación ocurrió hace bastante tiempo en la oficina de prensa del Coliseo de la Ciudad Deportiva. 


Ángel García confiesa lo que pensaba cuando iba a posar para un fotógrafo muchos años antes, junto a un grupo de deportistas cubanos durante los Segundos Panamericanos, acogidos por Ciudad de México en 1955. Me muestra la foto y una sonrisa enigmática. La conversación ocurrió hace bastante tiempo en la oficina de prensa del Coliseo de la Ciudad Deportiva.

«Yo me dije entonces -cuenta García-: no es mexicano; el dejo es de chileno, más bien de uruguayo o de argentino. Con amabilidad nos llamó para fotografiarnos a pesar de que no nos llevamos tantos triunfos como en los Centroamericanos del 54, efectuados allí también; a pesar de nuestros monos desteñidos, los pinchos demasiado usados, el tipo de muertos de hambre que mostrábamos.

¿Por qué nos habrá escogido con tantos campeones que hay por aquí?, me pregunté. Y fuimos: sabíamos que el muchacho se buscaba los frijoles con su camarita...»

Tengo la foto en la mano y este es el orden de los «capturados» por el joven. Fila de arriba, de pie, de izquierda a derecha de quien observa: Samuel Anderson, Ángel, Claudio Cabrejas y Luis Betancourt. Abajo, en cuclillas, Víctor Hernández y Roberto López Jova. De ellos, únicamente subió al podio el triplesaltista Víctor que llegó a 15.60, solo superado por el brasileño Adhemar Ferreira da Silva y el venezolano Arnaldo Devonish, con 16.56 y 16. 13 respectivamente.

En esos Juegos, Cuba terminó en el noveno lugar del medallero con un premio de oro: Bertha Díaz, con 7.5 en los 60 planos; diez de plata y ocho de bronce. Para nuestra representación en atletismo, hubo, además, un subtítulo para la Díaz en 80 con vallas (11.8) y bronce para Evaristo Iglesias en los 110 (14.7) y la discóbola Alejandrina Herrera (38 metros).


En la primera gran lid del continente, Buenos Aires 1951, la Mayor de las Antillas había anclado en el tercer puesto por países al acumular 9-9-10, con Rafael Fortún a la vanguardia: escalón dorado en 100 (10.6), 200 (21.3) y plata en el relevo (41.2) junto a Jesús Farrés, Ángel García y Raúl Mazorra. A Fortún lo esperaba un regalo tremendo a su regreso: lo cesantearon de su puestecito en Obras Públicas -listero o aguador casi siempre- y pasaba a engrosar el gran ejército de desempleados de su patria. No sería la única ocasión.

Cuba podía haber alcanzado la corona en el 4 x 100, pero la dirección de la delegación había dejado en Cuba al velocista Dioscoredis Wilson para cargar con la querida de uno de aquellos funcionarios, y un hombre, en realidad más de los 400 y los 800, debió suplirlo, según me lo contó el propio sustituto: Angelito. El preterido había integrado el conjunto victorioso del relevo corto en la cita centrocaribeña de Guatemala 1950 al cronometrar 41.5; Fortún, Farrés y Mazorra, los otros tres.

En los Centrocaribes de 1954, la cosecha fue superior para los nuestros, y el atletismo adquirió sitio destacadísimo: en general, segundos entre las delegaciones, con solo por encima México: 48-42-36 por 29-19-20. Y a la cabeza en el deporte rey: 8- 3-5, con un gran triunfo, el de Ángel sobre el as olímpico y recordista mundial George Rhoden en los 400 lisos, ambos terminaron con tiempo de 47.9. En la plática recordaba Angelito que «los Panamericanos son fuertes; de contra, los batistianos estaban en el poder y nos llevaron hasta lo peor, y la cosa estaba muy mala desde mucho antes...»

De nuevo el enigma, la sonrisa, antes de expresar: «¿Y sabes quién tiró la foto...? Aquel hombre, mijo, ¡se convertiría en el Che!»

Más adelante, el periodista e historiador Enrique Montesinos escribió en relación con los Panamericanos de Ciudad de México 1955: «En el entorno extradeportivo destacó la presencia histórica como compilador de noticias y fotógrafo del argentino Ernesto Guevara de la Serna, posterior guerrillero y comandante, quien contratado por la Agencia Latina reportó para su país incidentes de las actuaciones albicelestes sobre todo». (Juegos Panamericanos.. Editorial Deportes.2014.)

alt

Visto 625 veces Modificado por última vez en Miércoles, 05 Junio 2019 06:22

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar